50 grabados de Juan Antonio Roda están en Cali

50 grabados de Juan Antonio Roda están en Cali

Marzo 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
50 grabados de Juan Antonio Roda están en Cali

Obra risa.

En el Banco de la República está la exposición itinerante ‘Las series secretas’, del más importante grabador de nuestro país.

grabador más importante que tuvo Colombia, era español. Se llamó Juan Antonio Roda. Nació en 1921, frente al mar de Valencia, en la Península Ibérica y murió en el 2003, bajo la mirada de las montañas que rodeaban su casa en Suba, dejando un rico legado.Ahora los caleños pueden disfrutar de parte de su obra, con la exposición ‘Las series secretas de Juan Antonio Roda’, una exposición del Banco de la República, que se puede apreciar en la sala de exposiciones de esta entidad en Cali.Integrada por 50 obras originales, la exposición con curaduría de Marta Rodríguez, revisa las ‘pruebas de estado’ del artista, piezas gráficas que surgen durante el proceso de grabado y que dan cuenta de los caminos, decisiones o enmiendas que realizó el maestro; sin duda uno de los detalles más interesantes en la metodología de trabajo de Roda.En esta muestra se exhiben obras de algunas de sus series más famosas, entre ellas: ‘Retrato de un desconocido’, ‘Risa’, ‘El delirio de las monjas muertas’, ‘Amarraperros’, ‘Tauromaquia’ y ‘Flora’.Roda llegó a Colombia en 1955, más concretamente a Barranquilla, donde hizo contacto el grupo de La Cueva, en especial con el pintor Alejandro Obregón, y decidió quedarse en el país.En el catálogo de la exposición se señala que Roda incursionó en la pintura, el grabado y el dibujo, siempre a partir de series temáticas y con un estilo particular que transitó entre la abstracción y la figuración. En los años 80 dejó atrás la pintura y se dedicó completamente al grabado. Al respecto, el crítico Jordi Benet dijo que dicha decisión hizo que el grabado “se convirtiera en su forma esencial de expresarse, en la plenitud de su arte”.Sus grabados en la mayoría de los casos son aguafuertes, en los que se valió del uso generoso de la resina y de la intervención -hacía el final del proceso- de recursos de la punta seca, así como de una particular presión del tórculo (prensa) y de diferentes calidades de papel, para lograr negros intensos, una amplia variedad de grises, entramados de rayas y blancos perfectos.Sobre lo que son y cuál es la importancia de las ‘pruebas de estado’, la curadora Marta Rodríguez explica que “el trabajo del grabador, las pruebas de estado, se asemejan a los borradores de una novela, en los que es posible ver, a través de las tachaduras y enmendaduras, no sólo cambios de palabras y frases, sino también transformaciones en los rasgos de los personajes”.La curadora añade que lo característico de Roda es que, con base en un simple bosquejo, trabaja sobre la plancha como otros lo hacen sobre el papel, añadiendo, suprimiendo, modificando. “Durante este proceso se detiene continuamente para imprimir pruebas, a manera de instantáneas, y de ese modo registra cada etapa de la obra. Digamos por lo tanto que las pruebas de estado constituyen testimonios de las sucesivas confrontaciones del artista con su imaginación y su técnica, de su placer o disgusto ante las formas construidas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad