Cuatro hombres se robaron el corazón de María Cecilia Botero

Abril 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya | Reportera de El País
Cuatro hombres se robaron el corazón de María Cecilia Botero

María Cecilia Botero asegura que es "una mamá vanguardista, más bien fresca. Además, uno debe cambiar con el mundo”.

Su primer esposo Juan Carlos Atuesta, cuyo matrimonio duró solo cuatro años; luego David Stivel, de quien es viuda y que le dejó otro amor: su hijo Mateo. Y el economista Mauricio Reina, su novio desde hace 18 años, son los amores de María C.

“Un hombre inteligente es lo mejor que le puede pasar a una mujer”, asegura María Cecilia Botero, quien considera que eso es más importante que la edad en una relación de pareja. “Yo lo he comprobado: mi primer marido y yo teníamos la misma edad, después David que me llevaba 25 años y ahora a mi novio le llevo 6 años. Con esas tres relaciones, la edad nunca ha tenido que ver. Creo que cuando dos personas se entienden, se encuentran y son realmente el uno para el otro, ni la edad, ni la raza, ni nada puede ser un obstáculo”, recalca.Cuatro hombres han marcado su vida: su primer esposo Juan Carlos Atuesta, cuyo matrimonio duró solo cuatro años; luego David Stivel, de quien es viuda y que le dejó otro amor: su hijo Mateo. Y el economista Mauricio Reina, su novio desde hace 18 años. Cuenta que su primer matrimonio, “fue hace más de 30 años, tenía 20 años y era una época muy distinta. Vivimos rico y me separé por motivos distintos a la falta de amor, me separé enamorada, fue triste y me sentí frustrada”.“Mi primera reacción fue ‘¿Ahora qué?’ Parecía que mi vida se iba a acabar y que no iba a ser capaz; sin embargo, David logró volverme a enamorar, era bastante mayor que yo, me llevaba más de 25 años”. Ahí se gestó una relación que duró 11 años, hasta que un cáncer acabó con la vida del escritor, productor y director de cine y televisión de origen argentino. Una relación en la que reinó el amor, y donde según María Cecilia “así suene absurdo solamente recién casados tuvimos una discusión, nunca más”. Viuda y con un hijo de 8 años, se prometió que no le impondría un papá sustituto a Mateo. “Tuve claro que mientras estuviera chiquito y adolescente, yo no iba a entrar otro señor a mi casa, mi casa era la casa de Mateo. Quería que sintiera que ese era su espacio y que nadie iba a usurparlo. Lo respeté y descubrí que sí se puede ser novio, ser pareja sin vivir pegado el uno del otro”.Ese gesto hoy lo agradece Mateo: “Sé que para ella fue muy difícil la muerte de mi padre, de esa experiencia aprendimos los dos. Y ella hizo bien la tarea de ser papá y mamá. Siempre le he agradecido ese respeto porque supo cuándo era el momento adecuado de presentarme una nueva persona y me dio la oportunidad de conocerlo”. Tres años después de la muerte de su esposo, María Cecilia Botero conoció al economista Mauricio Reina, quien en ese entonces era viceministro de comercio exterior y hoy investigador de Fedesarrollo y crítico de cine. Reconoce que con él estableció “una relación bastante particular, madura, porque nosotros no vivimos juntos, no se nos ha pasado por la mente casarnos, somos independientes”.“Cuando uno ha tenido un buen matrimonio como me sucedió a mí, donde hubo una relación tan bonita, tan encajada, tan perfecta, eso mismo hace que uno diga ‘Mejor no me arriesgo’”, explica.Su hijo Mateo, quien tiene una buena relación con Mauricio, dice que varias veces cuestionó a su mamá sobre el futuro de la relación: “Le pregunté qué iba a pasar con ellos porque yo me iba a estudiar a Argentina y ella iba a quedar solita, pero han sabido llevar su relación. Nunca la he visto en el plan de casarse, así de novia está perfecta”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad