Crepúsculo ante el ojo de la crítica
ENTRETENIMIENTO

Crepúsculo ante el ojo de la crítica

Noviembre 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez y Adolfo Ochoa
Crepúsculo ante el ojo de la crítica

Con garras y colmillos, la crítica desgarra la taquillera saga vampira.

El crítico de cine Alberto Posso es uno de los escépticos convertidos por obra y gracia de ‘Amanecer’, la primera parte de la última película. Él asegura: “La evolución de la saga ‘Crepúsculo’ en el cine es similar a la de los libros. Una primera parte de endeble contenido, romance almibarado y pobres efectos especiales, fue tocada por la varita mágica del éxito inmediato. La crítica quedó disgustada por los adolescentes ‘faltos de cerebro’ que se dejaron seducir de forma tan fulminante por semejante fórmula”.Sin embargo, los psicólogos atribuyeron el éxito del primer filme al romance puritano entre Bella y Edward, quienes se daban tiernos besitos, enviándoles un mensaje claro a los jóvenes que eligen la virginidad como planteamiento de vida. Muchos argumentaron que el veto de Bella de ceder a las tentaciones de la carne con un vampiro equivaldría a un nuevo concepto generacional que pregona el amor romántico, por encima de los riesgos del amor físico.Millones de dólares de distancia a la primera parte, con una lujosa taquilla en el bolsillo, los productores pretendieron mayor ostentación efectista para la segunda película, ‘Luna nueva’, con la aparición de unos hombres lobos que, a pesar del esfuerzo, fueron el hazmerreír de los expertos en efectos especiales y gran parte del público.“El argumento de esta segunda película se enredó en la maldad de los vampiros diabólicos, dejando de lado la esencia romántica de la pareja vampiro-humana. Cinematográficamente desmereció a la primera, que ya era de muy poca calidad narrativa”, explica Posso.En ‘Eclipse’, la tercera, donde el argumento es la obsesión de Bella por convertirse en vampira para ser joven toda la eternidad y tener mayores probabilidades de retener a su amado infrahumano, los efectos especiales le dieron mayor credibilidad a los protagonistas licántropos.Entonces la saga parecía destinada a adolescentes fanáticos del Facebook. Por eso, la sorpresa de la crítica y de los espectadores adultos ha sido mayúscula con ‘Amanecer, parte I’, que sumó más adultos a la lista de seguidores. La razón, según Posso, es que “el fundamento romántico ya no parece tan cursi. Podría leerse como un ‘Romeo y Julieta’ contemporáneo que refleja en su concepto de fantasía, cómo el amor es capaz (al menos en teoría), de vencer todo tipo de barreras, ideologías y diferencias sociales, culturales, de raza y económicas.Para Juan Carlos Romero, director del Programa de Cine y Comunicación Digital de la Universidad Autónoma de Occidente, la saga no se salva: “Es una creación pensada y planeada para facturar dólares, por ello su sustento artístico es débil y superficial”.Según Romero: “Estos vampiros enamorados, tristones y melancólicos pretenden reemplazar a los siniestros personajes que la tradición literaria y cinematográfica han construido con esfuerzo. Amor e ira gratuitos son las sombrías perspectivas de las sagas de hoy. El dólar manda y el talento huye. Ese es el triste presente de un ‘Amanecer’ que no posee luz propia. Mejor, así nuestros pálidos vampiros sólo tendrán que preocuparse por amar hasta la eternidad a la bella durmiente”. Los fanáticos de la saga creen lo contrario, pero entre gustos no hay disgustos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad