Cosplay, una tendencia que tiene miles de seguidores caleños
ENTRETENIMIENTO

Cosplay, una tendencia que tiene miles de seguidores caleños

Septiembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Molina | Especial para El País.
Cosplay, una tendencia que tiene miles de seguidores caleños

Luis Carlos, Cielo y Sebastián se tomaron el Bulevar del Río el viernes pasado y desfilaron con sus trajes, a plena luz del día. Ellos son personas que se consideran orgullosas de hacer parte de esta tendencia llamada Cosplay.

El Cosplay es una práctica japonesa en la que las personas se visten y actúan como sus dibujos animados favoritos.

Parecía como si las personas que transitaban por el Bulevar del Río el viernes pasado, al mediodía, se hubieran quedado atónitas, suspendidas en el limbo del tiempo y el espacio. El calor era brutal, y a lo mejor, eso los llevó a pensar que lo que tenían en frente era tal vez un espejismo. Pero al frotar sus ojos, las imágenes que parecían salidas de un cómic seguían ahí. Por el camino que lleva a la iglesia de la Ermita, surgieron tres figuras particulares que de inmediato empezaron a llamar la atención de la gente. La primera era una chica de cabello azul, con orejas de conejo que sobresalían de su cabeza y, los otros dos eran chicos vestidos de una manera que podría causarle curiosidad a cualquiera. Uno de ellos sostenía sobre su brazo izquierdo un arma puntiaguda y que lucía peligrosa. El otro, llevaba puesta en su rostro una máscara oscura con mechones de un color que oscilaba entre el verde y el azul. “Parecen como sacados de una película”, comentó un señor que pasaba por el lugar y, la verdad, su definición no era tan lejana de lo que estaba pasando. Esos tres jóvenes, que en una mañana calurosa sorprendieron en el centro de Cali con su presencia, son practicantes del Cosplay, una tendencia originaria de Japón en la cual las personas pueden vestirse y actuar como sus personajes animados favoritos. ¿En qué consiste?Las personas que practican esto también son conocidos como Cosplayers. Pueden representar a personajes de Anime (animación japonesa) Manga (tiras cómicas de japón) o juegos de vídeo. Ellos mismos investigan al héroe o villano del que se quieren vestir, realizan los trajes con sus propios medios y practican las representaciones con mucha entrega. El objetivo principal es parecerse lo que más puedan a ese ser animado con el cual se identifican. Cielo Clavijo fue la chica que se llevó la mayoría de las miradas este viernes. Comentó que se encontraba realizando un Cosplay de Natsuki, una de las protagonistas principales de ‘Summer Wars’, una película de animación japonesa.“Me gusta vestirme como ella porque es una muchacha muy bonita y tiene una actitud de gran determinación. Además, el traje es muy bonito porque tiene muchos colores y orejitas de coneja”. Cielo comenta que realizar uno de estos vestidos requiere de grandes inversiones de tiempo y de dinero. “Un traje bien hecho, con peluca y lentes de contacto incluidos puede salir entre $150.000 y $200.000. Además, a uno le toca conseguir muchas telas de diferentes colores y eso cuesta”. Pero el dinero no es un impedimento cuando hay pasión por lo que se hace y creatividad. Eso es lo que dice Sebastián Salazar, a quien le gusta vestirse como Issei, de una serie llamada ‘High School DxD’. “Hacer todo esto es increíble. A mí me encanta la animación japonesa y tener la posibilidad de traer a la realidad a todos esos personajes de fantasía, es algo único”. Su pasión va más allá de lo que las personas puedan pensar de ellos cuando los ven con un disfraz. Incluso, Sebastián disfruta mucho con lo que puede provocar en los transeúntes. “A mí me gusta ver las reacciones de la gente cuando me ven metido en un personaje. A veces mis amigos me dicen que estoy loco pero mis papás me han apoyado mucho, consideran que esto es un arte”, dice.Y es que hasta ha contagiado de su fiebre de Cosplay a su hermano, Luis Carlos Salazar, quien ya hace parte de esta práctica. “Ya he hecho varios Cosplays y es algo que me gusta mucho. Cada vez quiero realizar algo diferente”, asegura Luis. Internet lo fomentaSebastián, Luis Carlos y Cielo no están solos en esta cruzada por el Cosplay. El número de personas que sienten gusto y atracción por la animación del país del Sol Naciente va ‘in crescendo’. En la ciudad, específicamente en el Centro Cultural Comfandi, el grupo ‘Shinanime’ realiza eventos masivos, a los que asisten, en promedio, más de 1000 personas, la mayoría de los cuales practican Cosplay. Cada vez es más común ver en cada reunión pelucas, lentes, trajes nuevos y toda clase de accesorios. Además de esto, los asistentes tienen la posibilidad de comprar diferentes productos como comida japonesa, botones de sus series favoritas, maletines, figuras de colección, entre otras cosas. Julio Ortega o ‘Suo Hayato’ es el organizador de este evento y señala que el auge de los aficionados al Anime y al Cosplay se debe al internet. “Las redes sociales han facilitado que tendencias de otros lugares atraviesen el mundo y lleguen a partes lejanas. Eso es lo que ha permitido que al evento cada vez vengan más personas aficionadas a esta cultura”. Julio comenta que en los eventos se realizan diferentes actividades y concursos para incentivar la práctica del Cosplay. “A veces hacemos campeonatos y le damos premios a los mejores trajes. Sin embargo, cuando una representación es muy buena, la persona puede competir a nivel nacional e internacional”. Los eventos se realizan, generalmente, cada dos meses y el próximo será el 27 de octubre. El promedio de edad de los que asisten está entre 15 y 24 años. Parecer, sin dejar de ser Sebastián empuña su brazo izquierdo con fuerza. El personaje que está representando tiene un increíble poder en esa parte del cuerpo y, por ende, sus movimientos deben tener carácter. No obstante, él comenta que esta es una práctica lúdica, en la que se juega a ser alguien de ficción, pero solamente por un rato. “La idea es meterse en el cuento del personaje pero eso no quiere decir que uno se vaya a volver loco o algo así. Esto es un pasatiempo, pero las personas no deben sobrepasar el límite”, argumenta. El reloj de una señora de baja estatura marcaba las 12:23 del mediodía. Luego de observar atentamente a aquellos tres jóvenes, que parecían diferentes al resto, optó por dedicarles una sonrisa y seguir caminando. Ellos, por su parte, decidieron continuar con su travesía por el Bulevar, a pesar de tener encima a un sol intenso e inclemente. A medida que avanzaban, como todos unos superhéroes, se fueron perdiendo entre los carros, los edificios y las múltiples miradas de la gente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad