ENTRETENIMIENTO

Consejos para que no lo atormenten los traumas de la infancia

Mayo 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Consejos para que no lo atormenten los traumas de la infancia

"Hay siete emociones que son basura emocional: tristezas, odios, culpas, apegos, rabias, miedos y envidia", dice Gonzalo Gallo, conferencista.

Sanar las heridas de la infancia es esencial para no desangrar la vida emocional adulta.

No se trata de andar contándoles a todos qué nos pasó cuando éramos niños y así justificarnos por comportamientos que nos distinguen como adultos. Se trata de mirar el pasado, reconocerlo, asumirlo y no permitir que siga siendo ese lastre que nos hace infelices.“Mientras más pronto te pones en paz con tu pasado, más disfrutas el presente y aclaras tu porvenir. Para muchos el pasado es pesado porque cargan pesos sufrientes”, señala el conferencista Gonzalo Gallo.Este proceso se llama sanar el niño interior, y consiste en “revisar nuestra infancia y reconocer todas aquellas experiencias que necesitan sanarse y perdonarse para poder entregar en el presente a nuestro ser interior todo el amor, seguridad y aceptación que necesita”, explica Gloria Cecilia Ramírez, directora de Escuela de Vida. “Todo ser humano archiva desde el embarazo  improntas o huellas  negativas de desamor, abandono o de abusos. Todo se graba y si no se liberan las emociones negativas, la vida no fluye o nos enfermamos. Eso en sicología se llama ‘el cuerpo del dolor’.  Se hace con terapias dinámicas o activas, no es hablar por hablar”, explica Gallo.Carlos Alberto Maldonado, máster en programación neurolingüística y facilitador en procesos de desarrollo integral, explica que antes de comunicarnos con el mundo exterior hay que saber comunicarse consigo mismo “para sanar el pasado, entender que ciertos episodios tenían que pasar, dejar de preguntarse por qué, en lugar de mirar para qué están pasando otras cosas en su vida actual. Y en la medida en que las aceptemos será más fácil seguir moviéndonos por la vida, hacia adelante, en lugar de quedarnos en un pasado sobre el cual no se puede hacer nada”.Agrega que un método fácil y efectivo para identificar si requerimos sanar ese niño interior es ver la vida actual. “Por ejemplo, hay que mirar cómo están nuestras relaciones emocionales y sentimentales, pues todo lo que pase en ellas es producto de la infancia. Miremos, ¿qué resultados hay en nuestra vida? Muchos de ellos son producto de las creencias y es decisión de cada uno modificar los resultados. En ese sentido, es hora de modificar las creencias”. Ramírez anota que es básico “sanar el niño interior herido para que en la vida de adulto se exprese con mayor fuerza el niño interior sano que es la parte en cada uno donde se conserva la alegría, la capacidad de asombrarse y de disfrutar la vida. Esto permite liberar cargas del pasado, elevar la autoestima y la confianza en sí mismo, educar a los hijos con mayores herramientas, y amar con libertad y sin apegos”. El proceso también es recomendado para quienes experimentan crisis emocional, depresión, falta de sentido por la vida o baja autoestima. Además, debe hacerse antes “de tocar fondo y quedar atrapado en las redes del odio, la culpa, el miedo o la ira.  La vida de muchas parejas no es armónica porque casi siempre ambos tienen heridas emocionales sin sanar. Muchos sufren en una ‘cárcel emocional’”, anota Gallo.Para Maldonado, hay dos momento de la vida sobre los que nadie puede hacer nada: el pasado, porque nada se puede cambiar; y el futuro, porque no existe. “Las situaciones que muchos califican como malas, son las maestras de la vida. Y la única forma que existe para verificar que se ha perdona una situación del pasado es “cuando la recuerdas sin dolor. Si lo hay, es porque no se ha completado el proceso del perdón”.Recupera a ese niño interior“Hay que conectarse con el niño interior. Miremos cómo actúa hoy un niño: no lo vemos estresado por lo que va a jugar mañana, tampoco lo vemos peleando con otro y dejando de hablarle, sino que a los cinco minutos están otra vez abrazados. El niño nos enseña cómo vivir en el aquí y el ahora, nos enseña conceptos como el amor, el compromiso, la sinceridad, la curiosidad, la espontaneidad”, explica Carlos Alberto Maldonado, máster en programación neurolingüística y facilitador en procesos de desarrollo integral. Agrega que de nada sirve llenarse de malos sentimientos hacia alguien por algo que pasó. “A lo mejor te puedes estar envenenado con alguien y esa persona ni lo sabe, así que solito te estás tragando todo el veneno”.Pasos para sanar1. Reconocer de qué manera su niño interior herido afecta su vida de adulto hoy. 2. Tomar conciencia de cada etapa de su infancia, de la relación con papá y mamá y de las situaciones que generaron dolor o miedo.3. Sanar la relación con papá y mamá comprendiendo que ellos dieron desde los recursos que tenían, según lo que recibieron en su infancia.4. Realizar ejercicios de afirmaciones, visualizaciones, meditaciones y escritura de cartas. Llénese de amor y seguridad. 5. Asumir responsabilidad por los pensamientos y sentimientos que experimenta en el presente, siendo el adulto el que está a cargo del niño interior y cuando experimente tristeza, soledad o miedo entra a atender esa parte.Las 13 señalesGloria Cecilia Ramírez, de Escuela de Vida, brinda algunos aspectos claves que nos permiten establecer si hace falta de sanar nuestro niño interior:1. Busco complacer a los demás olvidándome de mi mismo. 2. Me aíslo y me cuesta relacionarme.3. Me cuesta expresar el afecto.4. Soy inseguro y dudo de mis capacidades.5. Cuando me molesto me torno agresivo e impulsivo.6.  Tengo dificultades para terminar lo que empiezo.7. Me siento triste y desanimado con frecuencia.8. Busco drogas o alcohol para sentirme bien.9. Me avergüenzo cuando lloro10. Soy muy exigente y duro conmigo mismo.11. Tengo dificultad para dormir.12. Lastimo a los demás cuando expreso cosas.13. Desconfío de las personas.Talleres en CaliMayo 13 y 14 El conferencista Gonzalo Gallo dictará, dentro del Diplomado de PNL realizado por el Centro Integral de Formación CUME LTDA, el módulo ‘Sanando El Niño Interior’, en Comfenalco Valle, de 6:30 a 10:00 p.m. Cupos limitados. Informes: 316 2551910, 310 5855706, 312 2864285. Mayo 14 Conferencia ‘Las Cinco Heridas de la Infancia’, a cargo de Gina Ardila, en la Biblioteca Departamental, 6:30 p.m. Informes: 311 3274984, 316 481 8344. Fijo 486 7565. Mayo 14 El taller ‘Me perdono, me libero’, con Ana María Villa R., sicóloga clínica y terapeuta Reiki, en Mandrágora, 9:00 a.m. Informes: 395 0065 y 552 9805. Junio 5 Escuela de Vida inicia el curso Liderazgo desde el Ser I, para liberar cargas del pasado y crear una vida libre. Informes: 440 4221 y 311 6092396.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad