Conozca todas las verdades sobre el consumo de aspirina
ENTRETENIMIENTO

Conozca todas las verdades sobre el consumo de aspirina

Marzo 23, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca todas las verdades sobre el consumo de aspirina

La aspirina como cualquier otro antiinflamatorio no esteroide tiene riesgo renal. Entre más altas las dosis mayor posibilidad de sufrir el daño.

A 115 años de su creación, el ácido acetil salicílico todavía da qué hablar en cuanto a sus riesgos y beneficios. Conozca la realidad de sus indicaciones.

Si el viejo señor Hoffman, padre del médico Félix Hoffman, no hubiese sido víctima de una artritis, cuya severidad taladraba sus coyunturas, es probable que el ácido acetil salicílico hubiese tardado un par de años en ser sintetizado y la aspirina hoy no estaría cumpliendo 115 años. Pero no fue así, para fortuna de los adoloridos. La historia es así: en 1985, Hoffman, el médico, utilizó a su padre como conejillo de Indias, intentando liberarlo del recalcitrante dolor. Para ello buscó un salicilato que fuera mejor tolerado (pues este le producía vómito al viejo). Fue así como  Hoffman, quien trabajaba para la compañía alemana Friedrich Bayer, logró sintetizar dicho elemento—a través del procedimiento químico de acetilación—que dio origen al ácido acetil salicílico.  Hoffman padre presentó una clara mejoría de sus dolencias al tolerar el medicamento que, además,  requería dosis menores para lograr el efecto analgésico. Desde entonces, hace 115 años, esa famosa pastillita blanca que abunda en los botiquines familiares alrededor del mundo – la aspirina- hace parte de la vida diaria de millones de personas.Tan popular se volvió, que incluso escritores y artistas en general no tuvieron reparos en referirse a ella. Kafka bromeaba diciendo que la tomaba para la angustia existencial, Enrico Caruso para aliviar los dolores de cabeza y el nobel Gabriel García Márquez, pretendía aliviar la angustia de una muerte anunciada en su célebre crónica cuando dice “...la última imagen que su madre tenía de él era la de su paso fugaz por el dormitorio. La había despertado cuando trataba de encontrar a tientas una aspirina en el botiquín del baño…” Con los años, el uso de la aspirina se masificó para el manejo del dolor y la fiebre. Sin embargo, hoy uno de sus usos más frecuentes es la prevención de eventos cardiovasculares. A pesar de todo, no le han faltado detractores. Muchos aseguran que puede causar daño renal, gastritis o problemas de coagulación.  ¿Qué tanto es cierto y qué no alrededor de esta centenaria píldora? Hablamos con el médico Carlos Fernández, gerente de Asuntos Médicos y Regulatorios de Bayer, para resolver algunos interrogantes.¿Inicialmente su uso fue solo para el dolor? Sí, para manejo de dolor y fiebre, posteriormente se usó para controlar la inflamación y con el paso de los años llegaron las investigaciones en prevención cardiovascular.Creería uno que, ante la aparición del acetaminofén, la aspirina pasó a un segundo lugar en materia de manejo de la fiebre. ¿Cuál es la diferencia entre estos medicamentos?La aspirina continúa usándose para combatir la fiebre, pero ahora solo está indicada en adultos, ya no se recomienda en los niños. Ese espacio ha sido llenado por el acetaminofén. Pero se trata de sustancias diferentes: mientras el acetaminofén sirve para manejar fiebre  y dolores leves, las aplicaciones de la aspirina son múltiples y muchas aún son objeto de investigación. ¿Cuál es la realidad de su uso para prevenir accidentes cardiovasculares?El efecto que aspirina produce a nivel cardiovascular se relaciona directamente con la capacidad que tiene el producto de bloquear la agregación de las plaquetas en la sangre ( células encargadas de los procesos de coagulación cuando por ejemplo hay heridas para evitar que las personas sangren sin parar y son las responsables de que se formen nuevos tejidos que van a reparar el sitio donde hubo lesiones), lo que indirectamente impide la formación de coágulos o trombos que puedan llegar a tapar las arterias y generar los infartos por taponamiento o bloqueo del paso de sangre a los tejidos. Entre más pequeño el vaso sanguíneo, mayor riesgo y este se magnifica o amplía cuando hay factores de riesgo cardiovascular como colesterol alto, sedentarismo o diabetes, que dañan los vasos sanguíneos disminuyendo su calibre y predisponiendo a la persona a su taponamiento y a sufrir un infarto. De hecho, hay estudios que confirman que la aspirina de 100 miligramos previene 1 de cada 3 infartos, lo cual salvaría muchas vidas y le ahorraría millones de pesos al sistema de salud, si las personas que pertenecen a los grupos de riesgo tomaran medidas de prevención.¿Una persona puede tomar por iniciativa propia aspirina de manera diaria sin consultar al médico o necesariamente se requieren dosis personalizadas? Nuestra recomendación es que si esa persona tiene dos o más factores de riesgo para enfermedad cardio-cerebro vascular, como por ejemplo, tabaquismo, sedentarismo,  obesidad, manejo de niveles elevados de estrés, tiene el colesterol y los triglicéridos elevados o padece hipertensión y si además a eso le agregamos que tiene antecedentes familiares de enfermedad cardio cerebrovascular en su grupo primario de familia, como por ejemplo infarto cardíaco o cerebral debe, ante todo, consultar. Así su médico de cabecera podrá evaluar la situación desde el punto de vista clínico y verificar si ese paciente amerita la toma diaria de aspirina y le fije la dosis; usualmente hablamos de una tableta diaria, pero en casos especiales el médico puede ajustar esa dosis. Se dice que el consumo habitual de aspirina licúa la sangre a niveles peligrosos, que ocasiona daño en los riñones y gastritis. ¿Es esto cierto?El ácido acetilsalicílico (AAS), principio activo de aspirina, presenta la misma buena tolerancia y efecto seguro que otros analgésicos de venta libre. Según estudios, la incidencia de molestias gástricas producidas por el AAS es de 1 por cada mil personas. Pero en la actualidad existen aspirina de rápida disolución que facilita el paso muy rápido por el estómago sin irritarlo como es el caso de aspirina efervescente que se absorbe rápidamente en el duodeno, y aspirina recubierta o con cubierta entérica, que trata de menguar el efecto del medicamento en el estómago. No obstante, siempre vale la pena revisar con el médico si estas situaciones anormales se deben a la toma de AAS o si son más bien síntomas de otros factores de riesgo del paciente.   ¿Qué otros efectos secundarios puede producir su consumo habitual?Como sucede con todo medicamento puede generar algunas molestias. En el caso de este producto algunas personas pueden quejarse de náuseas, acidez estomacal, vómito, pero en general son pasajeros. Si alguna persiste debe suspenderse el uso de este y/o cualquier otro fármaco no ordenado por el médico y consultar.  ¿Qué efecto comprobado científicamente puede tener la aspirina sobre el cáncer de colon? Los estudios realizados hasta la fecha avanzan en forma prometedora, sin embargo, se necesita mayor evidencia con un mayor número de pacientes para  lograr demostrar al 100 % ante la comunidad médica y las autoridades sanitarias que esta nueva aplicación clínica sí  es factible; tanto Bayer como organismos de investigación independientes continúan desarrollando sus protocolos de investigación alrededor del mundo para comprobar que esas primeras evidencias descubiertas hace un par de años continúan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad