Conozca los secretos de los ídolos de la música popular en Colombia

Conozca los secretos de los ídolos de la música popular en Colombia

Agosto 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Conozca los secretos de los ídolos de la música popular en Colombia

El Caballero Gaucho,quien falleció la semana pasada, cantó durante más de 60 años.

La música popular tiene tanto arraigo que el mercado discográfico está consolidado y sus cantantes son algunos de los mejores pagados del país.

Los cantantes populares son hijos del micrófono y de la Segunda Guerra Mundial. Sin el avance tecnológico y sin el retroceso bélico, no habrían surgido los intérpretes que aún suenan en cantinas y emisoras de pueblo.Antes de salir los sistemas de grabación electromagnéticos, a finales de los 20, sólo llegaban al disco cantantes con voces formadas. Pero apenas apareció el micrófono las voces ‘normalitas’ y con acentos aguardienteros comenzaron a difundirse, llevando al disco canciones salidas del alma del pueblo. Fueron los años del Trío Matamoros, de Lucha Reyes, Carlos Gardel, Ignacio Corsini y Agustín Magaldi.Al estallar la II Guerra Mundial, los estudios de Hollywood fueron destinados a producir propaganda bélica, lo cual marcó el surgimiento del cine mexicano: Jorge Negrete, Pedro Infante y las Hermanas Padilla se tomaron el continente.En Colombia surgió la música de carrilera, “canciones mexicanas hechas y cantadas en nuestro país”, explica el musicólogo Julián Bueno. Los siguientes 30 años la huella de las Padilla perduró con Las Camanduleras, Las Gaviotas y las Hermanitas Calle, entre muchas.Del Sur llegaban pasillos y valses cantados por grupos argentinos con nombres colombianos: los Romanceros del Cauca y los Trovadores del Valle suplían la falta de industria fonográfica nacional. También los Trovadores de Cuyo y el Conjunto América. La discografía colombiana surgió en los años 50 y para consolidarla el dictador Rojas Pinilla prohibió importar discos. Aparecieron los primeros ídolos populares: Lucho Vásquez, Raúl López y Conrado Cortés.Vásquez pretendía sustituir a los recién fallecidos Negrete e Infante, cantando ‘El tren lento’ y ‘El aburrido’; el segundo imitaba a Daniel Santos con su ‘Loca ansiedad’, mientras Cortés arrancaba suspiros con ‘Qué injusticia’.Los tres desaparecieron rápido, al morir trágicamente. Asesinado el primero, atropellado por una volqueta el segundo y en un accidente aéreo el tercero. Dieron paso a la generación del Caballero Gaucho con ‘Viejo farol’; Los Pamperos con ‘Amanecí bebiendo’; Óscar Agudelo con ‘El redentor’, y Tito Cortés, con ‘Derrumbes’ y ‘Alma tumaqueña’. Se sumaron los ecuatorianos Olimpo Cárdenas y Julio Jaramillo, y todos se escuchaban en las ciudades de hierro decembrinas, porque los radioteatros habían desaparecido. En los años 60 libraron una lucha generacional con los ‘juvenícolas’ del Club del Clan.El decenio siguiente apareció la música guasca, o sea el merengue andino, con ‘Ya voy Toño’, ‘El arruinao’ y otras linduras. Años más tarde surgiría la ‘guascarrilera’, “un invento de los locutores de radio, porque eso no existe en la música”, dice Bueno.Pero los tiempos cambiaban y las clases emergentes impondrían un nuevo género y otros ídolos: la música de despecho, que a pesar de su popularidad, no ha podido opacar a los ídolos de todos los tiempos. No es sino ir a las cantinas de los pueblos; allá disfrutan de la eternidad. Test: ¿Qué tanto sabe de música popular?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad