Conozca cómo fue concebida Games of Thrones, la serie que revoluciona al mundo

Junio 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca cómo fue concebida Games of Thrones, la serie que revoluciona al mundo

Las batallas entre las familias que luchan por el poder son el eje de la trama.

Ya se rueda en Irlanda del Norte la quinta temporada de ‘Juego de Tronos’, una historia medieval fantástica considerada como un fenómenos televisivo mundial. Fanáticos colombianos hablan sobre la serie de HBO que ha deslumbrado hasta a la Reina Isabel.

Es difícil de explicar en poco espacio. Puede ser un ejercicio tan inútil como intentar descifrar en un par de líneas la trama de Harry Potter y de El Señor de los Anillos: Juego de Tronos puede ser un poco de eso pero a la vez es mucho más que eso. Y en últimas, no tiene nada que ver con eso. En la complejidad de su argumento hay magia y también peleas de espadas, pero lo que pasa en la serie rebasa los límites de las otras historias: también hay zombies, dragones, lobos guardianes, batallas campales, sexo lésbico, incesto y personajes entrañables que son asesinados sin compasión alguna desde la primera temporada. Suponga que Harry Potter y el Señor de los Anillos transcurren en una ciudad de hierro y Juego de Tronos en Bangkok. Y que, como en Bangkok, allí puede pasar cualquier cosa. Es algo así. La diferencia entre un paseo de niños y una excursión adolescente en Mardi Gras. Juego de Tronos es una historia medieval fantástica que se desprende de ‘Canción de hielo y fuego’, la extensa obra del novelista estadounidense George R. R. Martin que empezó siendo pensada como una trilogía y ya lleva cinco tomos publicados, dos en proceso de construcción y tres novelas cortas que sirven de ‘precuela’. R.R. Martin ha sido inflexible con su respuesta ante la constante pregunta de la prensa que lo busca con frenetismo para tratar de averiguar cuándo acabará de escribir: “Terminaré cuando termine”, dijo el año pasado. La razón de la urgencia por saberlo es simple: la serie ha sido traducida a más de 30 idiomas, el cuarto tomo llegó a la categoría de best seller y hasta el año pasado 24 millones de copias habían sido vendidas en todo el planeta. Juego de Tronos es también una mina de oro.Hace dos domingos se emitió el capítulo final de la cuarta temporada y tras la emisión, HBO, la cadena dueña de sus derechos, dijo que ese había sido el unitario más visto en toda la historia del canal. Si es necesaria alguna prueba, doce horas después, el capítulo había sido descargado un millón y medio de veces de forma pirata en todo el mundo. La historia se desarrolla en Poniente, un continente que aunque ficticio, tiene profundas similitudes con la Europa medieval y varias de las crueldades y excesos sobre los que fue construida. De hecho, ‘Canción de hielo y fuego’ está inspirada en la ‘Guerra de las dos rosas’, la guerra civil que entre 1455 y 1485 enfrentó a los partidarios de la Casa de Lancaster y los devotos de la Casa de York, enceguecidos en sus pretensiones de quedarse con el trono de Inglaterra apelando a la descendencia que unos y otros tenían del rey Eduardo Tercero. Ese enfrentamiento, que tuvo varios momentos, se dio sobre todo entre la aristocracia que controlaba la tierra y los ejércitos que se levantaban en nombre de los señores feudales. Aunque no con esos nombres y ese mapa de ubicación, mucho de aquello se ve en la serie. Pero los capítulos no se centran en eso. Juego de Tronos es la disputa de siete dinastías que quieren adueñarse del trono de hierro de los siete reinos para hacerse con el control de lo que sucede en Poniente y más allá. En algún momento todo estuvo bajo la égida de los Targaryen, pero el reinado llegó a su fin gracias al levantamiento de una nobleza rebelde liderada por Robert Baratheon y su arribo al trono. Se supone que su llegada ahí traerá consigo el equilibrio, pero lo que sucede es todo lo contrario porque ese es el comienzo de una nueva guerra que inicia con su muerte. Es allí cuando empieza a pasar todo lo imposible: los zombies provenientes de la oscuridad rebelde, los lobos guardianes, las muertes insospechadas.Pero sobre todo, lo que empieza a suceder en la serie a partir de ese instante son las similitudes con la vida real. Y esa es otra de las razones por las cuales este es un suceso televisivo reconocido con premios Emmy y Globos de Oro: Juego de Tronos recrea los conflictos más detestables de la cotidianidad. Las luchas que a veces es posible ver en el sitio de trabajo o en la universidad o en el colegio o en el barrio o en casi cualquier parte, donde tantos privilegian la meta sin importar el camino y los pisotones que haya que dar para alcanzarla. ‘Tronos’ es una historia descarnada sobre el poder y las enfermedades que contagia. Es la historia de la forma en que el poder retuerce la personalidad de sus víctimas y devotos, pequeños emperadores del odio.“Aún cuando es una historia de fantasía tiene un trasfondo real muy interesante. Si bien hay elementos mágicos, la historia se mueve más como una historia real, con conflictos reales, políticos, con tramas complejas y personajes muy ricos. El nivel de realismo es tal que al escritor no le da temor matar a un personaje principal. Encontrar esto en esa serie la hace interesante, porque en la actualidad no hay otra serie similar”, dice Juan José López, creador de videojuegos y uno de sus más fieles seguidores. Fiebre Mundial Incluso la octogenaria reina Isabel II de Inglaterra ha sucumbido a los encantos de Juego de Tronos. En su visita oficial a Irlanda del Norte se escapó el pasado martes para echarle una mirada a los estudios de la exitosa serie de HBO en Belfast, donde conversó con varios de los actores y fue acompañada por los creadores de la serie David Benioff y Dann Weiss por la armería, los hangares de vestuarios y los escenarios construidos para esta, la mayor producción de televisión que se haya montado en Europa. A diferencia de muchos visitantes rechazó sentarse en el trono hecho de espadas creado para el gobernante de los Siete Reinos en los Titanic Studios. “Comentó cuán incómodo se veía el trono. Fue gracioso”, dijo Williams, la actriz inglesa de 17 años que personifica a Arya Stark (aristócrata de la familia Stark). Los fanáticos de la serie se esparcen por todo el mundo y Colombia no es la excepción, aunque en realidad, en el país no es un fenómeno de grandes masas como lo es en Estados Unidos o Europa. El comunicador social Adolfo Ochoa, del Canal RCN, es uno de los más fervientes fanáticos de esta producción que culminó su cuarta temporada el pasado domingo 15 de junio. Comenta que conoció la producción estadounidense por sugerencia de un amigo. Ya el programa iba por la segunda temporada y él quiso empezarla viendo el primer capítulo de la primera. Al principio, revela, no le gustó, le pareció muy compleja, son tres grandes historias, pero hay muchísimos personajes y me confundí, así que, dice, “no pude continuar”. Por insistencia de su amigo lo intentó otra vez.“Un sábado me vi diez capítulos de una sola sentada, fueron diez horas seguidas. Y me dije: ¡esto es una locura! ¿Qué es esto tan bueno ? Y me vi toda la temporada”.Como la serie se emite cada año y sus finales siempre quedan en punta, un personaje, por ejemplo, queda colgado de un precipicio, ilustra Adolfo, él no se aguantó y se compró los cinco libros de la saga en que está basada la producción. “Ya me los leí todos, me leí esas 8000 páginas porque no aguantaba el suspenso”. Para el periodista caleño, el éxito mundial de la producción se debe a varios factores: “su técnica, tiene un tratamiento de cine; no cuenta con un presupuesto limitado: graban en España, Malta, Irlanda, tiene muchas locaciones; ruedan con altísima calidad; tienen actores de mucho recorrido; el autor de los libros siempre está asesorando la serie; se respeta el espíritu de la obra, aunque haya cosas distintas al libro, pues la serie se toma libertades; y principalmente, juega con sus propias reglas: allí matan a cualquier personaje así sea el héroe, sin preocuparse de nada. No es como Harry Potter que uno sabe que al final él va a matar al villano, aquí no, cualquier error le puede costar la vida a cualquiera”. Además, agrega, Juego de Tronos está bien escrita, los personajes se desarrollan muy bien, uno se enamora de ellos aunque solo estén en pocos capítulos y esta producción no tiene límites: hay incesto, homosexualidad, prostitución, violaciones muy gráficas, siempre está rompiendo límites y uno no está acostumbrado a ver en TV. esas cosas, por eso, no es para menores de edad, incluso, para algunos adultos es un poco fuerte”. Similar apreciación tiene Daniela Manrique, una fanática de la serie, de 28 años, bogotana, residente en Cali. A ella, que le encanta la producción porque está ambientada en la época medieval; por su ficción de dragones, brujas, zombies white-walkers; por cómo aborda el tema de la religión y de los dioses, le parece que esta es solo para un nicho de televidentes, ya que tiene bastantes aspectos de violencia explícita y algo de sof porn (porno suave). “Y eso no es para todo el mundo. De hecho, hay gente que de pronto puede sentirse ofendida viéndola”.Hace cuatro años, el diseñador de videojuegos Juan José López se dejó atrapar por Juego de Tronos y a raíz de la serie de TV. se volvió seguidor de los libros y de los souvenires derivados de la fiebre mundial que ha desatado esta producción.Poco a poco, este caleño de 28 años ha comprado cuatro de los cinco libros de la saga Canción de Hielo y Fuego: Juego de Tronos, Choque de Reyes, Tormenta de Espadas y Festín de Cuervos. Solo le falta Danza de Dragones. Además, ha adquirido libretas que oscilan entre los $20.000 a $25000, “las conseguí en la Feria del Libro de Bogotá, este año”; llaveros y aplicaciones para móviles: “hay unas de juegos, otras que ayudan a comprender mejor los mapas, la cronología o para ir haciendo seguimiento de los eventos que pasan en la serie. Estas aplicaciones pueden costar un dolar con noventa y nueve centavos o dos dólares”.Ochoa resalta el alto nivel de tráfico que genera la serie en Internet. Como mucha gente no tiene a su alcance el canal HBO para ver la producción los domingos, al día siguiente la siguen por la red y se genera una cantidad de foros y cada semana cuando se exhibe un capítulo, “el Twitter colapsa, es increíble, hay capítulos que han generado siete u ocho millones de tuits a nivel mundial”.Es una cosa muy chistosa, continúa Ochoa, “porque hay gente que se gana enemigos en la red por revelar detalles de la serie: escriben por ejemplo, murió tal personaje y enseguida le protestan: ‘¿Para qué dices eso? Guarda silencio, yo no he visto el capítulo’”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad