ENTRETENIMIENTO

Conozca a el hombre retrosexual

Diciembre 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca a el hombre retrosexual

Los hombres de 20 son inestables, inexpertos y con poca o nula independencia financiera. Los de 30 tienen el peso de la vida laboral, deben la mayor parte de sus bienes y no quieren sacrificar su soltería. Los de 40 son interesantes y vitales, pero o están casados o tienen hijos, y empiezan a llenarse de taras y mañas. Es entre los 50 y los 65 años que están en su mejor momento, en especial los retrosexuales.

Ha nacido un nuevo hombre que busca reafirmarse en sus testosteronas para responder a las exigentes mujeres modernas.

Hace poco, muchas se derretían por los hombres delicados, sensibles y más preocupados por su apariencia que ellas mismas: los metrosexuales. Pero se cansaron de esperarlos durante horas en la peluquería y en el ‘shopping’, de que se gastaran sus productos de belleza, y de privarse de un beso para no arruinarles a ellos la mascarilla de pepino. Ya este tipo de hombre, que provocaba más interrogantes que seguridad en ellas, pasó de moda y dio paso a uno que no se había ido del todo: el retrosexual. Es el nuevo macho, que no es necesariamente guapo, pero sí varonil, fuerte y seguro.En el cine, los íconos retrosexuales por excelencia son: Javier Bardem, Benicio del Toro, George Clooney, Clive Owen, Colin Firth, Daniel Craig, Hugh Laurie y Richard Gere. Los ‘retro’ son heterosexuales, monógamos y fieles, que aunque ocupan la menor cantidad de tiempo, dinero y esfuerzo en cuidar su aspecto, van al gimnasio, pero no caen en el exceso. Se destacan por su madurez, éxito y elegancia, que los convierte en atractivos, gracias a la seguridad que transmiten. Buscan sentirse bien, pero sin perder su esencia masculina.El mismo que acuñó en el 2003 el ya desgastado término de metrosexuales, el escritor británico Mark Simpson, reinventó el opuesto a ese: los retrosexuales, y los describe como “hombres que intentan retomar las obligaciones de antaño, con la intención de no perder los rasgos que a través del tiempo han definido al sexo al que pertenecen y que, al menos en los últimos 20 años, se han ido difuminando no sólo en su apariencia física, sino en su cerebro”.En otras palabras, son hombres que buscan afirmarse en sus testosteronas para responder a las exigentes mujeres modernas, cuya autosuficiencia en aumento ha hecho que los varones de hoy se vean obligados a cuidar de sí mismos, pues ya casi no existen mujeres con vocación de ama de casa para atender sus necesidades.La mejor definición de los ‘retro’ la da el psicólogo chileno Antonio Godoy, co-director del Centro Clínico de la Persona, la Pareja y la Sexualidad: “Son hombres que se empoderan de su rol masculino para que la mujer se vuelva adaptar con un hombre autónomo, pero que no llega a ser machista”.Aunque el prototipo de retrosexual no está tan extendido, hombres y mujeres están cambiando sus formas de relacionarse para encontrar un punto de equilibrio y no perder sus espacios ni libertades logradas hasta ahora.Y están logrando su cometido. El retrosexual resulta atractivo para la mujer de hoy, porque representa lo que habían perdido, en aras de su liberación femenina, un hombre que les diera seguridad, confianza y fortaleza, no que les sembrara un manto de dudas. Los ‘retro’ son casi perfectos para muchas. No estarán tan jóvenes, pero son más activos que los de 20. Son maduros, pero no tanto como para luxarse la cadera bailando. Practican el tenis, el golf y los deportes náuticos, pero jamás harán esperar a una mujer bajo el sol, mientras terminan un partido de fútbol. Les gusta la buena vida, pero nunca pedirán, al momento de pagar la cuenta, que les presten la tarjeta de crédito porque ‘olvidaron’ la de ellos. No son chefs, pero sí buenos gourmets y catadores de vino. Son cultos y viajeros consumados, pero no andan contando la bitácora de cada viaje. No se desviven por ser oídos, disfrutan más de escuchar; son mejores amantes, más sabios, pacientes y discretos. Han aprendido de las amargas experiencias de los machos prehistóricos y no toman a las mujeres como objetos suntuarios ni como seres inferiores. Y no se las dan de insensibles. Tienen sus sentimientos claros y no temen expresarlos.Y lo que es mejor: Son hombres felices y son capaces de brindar felicidad a sus parejas. ¡Eureka!

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad