¿Cómo se vengan las mujeres de las infidelidades?

¿Cómo se vengan las mujeres de las infidelidades?

Octubre 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Cómo se vengan las mujeres de las infidelidades?

Las mujeres en general no olvidan aquellas situaciones en las que se sintieron humilladas; no escuchadas, o no valoradas”.Chuchi González, coach motivacional.

Mientras ellos tienden a devolver el golpe en el momento, ellas necesitan tramar con tiempo su revancha. Tener buena memoria puede ser un arma de doble filo para muchas mujeres.

Decir públicamente después de 26 años que tu exesposo no es posiblemente el padre de tu hijo, si no es esta la mejor venganza femenina que usted haya escuchado, fijo está en el top 5. Con esta noticia, que tiene más aroma a venganza que a otra cosa, sorprendió al mundo del espectáculo hace algunos días la actriz estadounidense Mia Farrow. Según le confesó a una revista, el hijo biológico que tuvo con el cineasta Woody Allen “posiblemente” sea en realidad de su primer marido, Frank Sinatra, con quien nunca dejó de mantener relaciones. Después de haber padecido públicamente la infidelidad de Allen con su hija adoptiva, Soon-Yi, Mia demostró como muy bien lo que dijo Nietzsche: “en la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre”. No por nada, la página de Facebook ‘Las mujeres no engañan, se vengan’ cuenta con 1493 ‘me gusta’, varios de estos clic de hombres que probablemente han sido ‘víctimas’ del género femenino. “No es que seamos más vengativas que los hombres, sino que nosotras somos más emotivas y por ende muchas veces, irracionales. Aferradas a ideas inútiles, falsas, que nos generan malestar emocional y físico, actuamos desde la inmadurez, resistiendo lo que no nos gusta o no aceptando lo que ha sucedido”, dice Chuchi González, coach motivacional.Mientras ellos tienden a devolver el golpe en el momento, ellas necesitan tramar con tiempo su revancha. Eso sucede porque desde pequeños a los hombres se los educa para actuar y a las niñas se les enseña a sonreír y ser siempre amables. “Hasta que sienten un golpe a su autoestima. Ser comparada, cambiada por otra y humillada son heridas imborrables para una mujer porque tienen que ver con su constitución  femenina”, explica González. Algo similar opina el siquiatra Harold Estrada, con la salvedad de que para él las mujeres tienen una generosidad tan grande que para que se decidan a tomar venganza, la ofensa tiene que ser más bien repetitiva. “Han llegado a mi consultorio mujeres a las que sus parejas les han hecho vivir momentos muy tristes, lloran y se quejan, pero no piensan en vengarse. Ellas me han demostrado que son más capaces de perdonar que los hombres”, asegura Estrada. A esta afirmación se suma un estudio británico que revela que los hombres son más vengativos que las mujeres y disfrutan más de ver sufrir a sus ‘enemigos’. La investigación, realizada por sicólogos del University College de Londres y publicada en la revista Nature, se basó en escáners cerebrales para medir la satisfacción de ellos y ellas en situaciones de venganza. En total 32 voluntarios se sometieron a choques eléctricos para medir las reacciones cerebrales en casos de venganza. Los dos géneros no toleraron estar cerca de las personas que les han hecho algún mal, pero ellos expresaron más deseos de revancha que las mujeres, y mostraron satisfacción al ver a sus ‘enemigos’ recibir algún tipo de castigo físico. Eso se debe a que a través de la historia el hombre ha tenido un rol predominante en mantener la justicia en la sociedad, lo que lo lleva aprobar el castigo, mientras que el rol de las mujeres ha sido perdonar.Ellas nunca olvidanTener una buena memoria podría ser un arma de doble filo para muchas mujeres, pues según algunos, las haría potenciales vengadoras. De ahí que varios hombres repitan una y otra vez que “con ellas jamás se debe discutir”. La doctora Marianne Legato explica ‘Por qué los hombres nunca se acuerdan y las mujeres jamás olvidan’ en su libro que lleva precisamente ese título. Según Legato, los dos géneros reaccionan diferente ante una discusión de pareja. “Cuando se trata de procesar información, el cerebro masculino activa solo una zona. Esto hace que ellos enfrenten un dilema, generen una solución y sigan adelante. En cambio el cerebro femenino está más interconectado, por lo que ellas analizan una situación una y otra vez, estudiando todos los factores de una discusión”. Es decir, para las mujeres una pelea se conecta con la anterior; en cambio para los hombres, cada discusión se termina cuando aparece una solución. Además, como dice la sicóloga Gloria Hurtado, en las peleas entre dos sexos opuestos, muchas veces no hay argumentación sino emoción por parte de ellas. “El hombre trata de  razonar, pero frente a la emotividad son dos lenguajes diferentes”, dice.Esa capacidad de memoria femenina está ligada a su naturaleza, añade Hurtado. “La constitución biológica de la mujer, donde el útero es ‘su marca de fábrica’ y de género, plantea que ese es como una vasija que sirve para guardar. Allí se conserva a un bebé, pero también simbólicamente acumula recuerdos, situaciones, momentos. Por eso se dice que la mujer es histórica. Puede retener situaciones anteriores, que las tiene vivas en su memoria”, explica la sicóloga. Sin embargo, la buena memoria no tiene por qué estar ligada a la venganza, sostiene la coach motivacional Chuchi González. “Si uno puede recordar sin una carga emocional, es decir observar en forma neutra, la buena memoria puede servirnos para reconocer espacios de aprendizaje y crecer”, dice.Ahora bien, si el recordar lleva a resentir, a volver a vivir un momento, según los sicólogos, es porque la persona está plagada de un dolor que busca encauzarse en algún acto por el cual va a sentir justicia. Pero si eso no ocurre es porque al igual que el escritor Jorge Luis Borges, usted no habla de venganzas ni perdones, porque “el olvido es la única venganza y el único perdón”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad