ENTRETENIMIENTO

¿Cómo saber si su pareja le miente?, identifique las señales

Enero 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País
¿Cómo saber si su pareja le miente?, identifique las señales

Un experto en lenguaje corporal y en comunicación no verbal explica en detalle cómo identificar a un mentiroso. Aprenda a leer a su pareja “en contexto”.

Aunque creemos  que nos comunicamos más de forma verbal que no verbal, es al contrario. Por eso,  hacer un alto y observar qué dice el cuerpo del otro,   puede ayudarnos  a mejorar nuestras relaciones personales, sociales y laborales, con nuestros hijos y nuestras parejas.  Para ‘leer’ al otro hay que entender cómo las emociones y los  pensamientos se plasman a través de las manifestaciones del cuerpo, en los ademanes, los gestos faciales, las posturas corporales. Los ojos, los pies y las manos hablan, al igual que la proxémica, (la proximidad que tengo con otro), y dejan mucho que desear los cambios abruptos de comportamiento, hasta las dilataciones de la pupila.  Son un sinfín de señales que hay detrás del lenguaje corporal, que junto a la comunicación verbal nos ayudan a la hora de interpretar y analizar las intenciones de una persona, sus creencias y pensamientos.  Felipe Riaño,  con formación en Comunicación No verbal y Lenguaje Corporal, certificado por Paul Ekman, pionero en el estudio de las emociones y  expresión facial, y  asesor del Canal History Channel para el programa ‘Sugestiones’, nos dio las claves para interpretar al otro y especialmente a nuestra pareja. Aquí valen las frases: “Más rápido cae un mentiroso que un cojo” y “El cuerpo habla”. Quien no dice una mentiraQuien diga que no es mentiroso, está mintiendo, dice este experto en detectar a magos de las coartadas.   Si bien no hay una diferencia entre la forma no verbal en que expresan las personas las mentiras según el género, lo que  han comprobado estudios científicos es que la mujer tiende más a mentir por proteger a un tercero y el hombre lo hace en aras de enaltecerse a sí mismo, de fortalecer su ego. La mentira  proviene de la impronta evolutiva inconsciente, es propia  del  animal. Y para  que entendamos mejor,  Riaño  cuenta una historia real: “Coco, una gorila a la que le enseñaban el lenguaje de señas, cuando  llegó a la seña   número cien le regalaron un  gatito y el día que los entrenadores volvieron al recinto, vieron un charco en  el lavamanos, que había sido arrancado de la pared, en el piso. Cuando los humanos le señalaron el lavamanos a Coco,  esta bajó la cabeza y apuntó con su dedo hacia su nuevo compañero,  el gatito”. No durarán más de tres añosUno de los errores comunes al leer al otro es aislar un gesto. Es común escuchar: “Me hizo estos  ojos”. No hay que detenerse solo en una señal, dice este psico-hipno terapeuta internacional,  “hay que leer todo el contexto, porque mientras la expresión facial dice algo, se puede estar contradiciendo con la postura o con la posición de las manos. Hay que observar si cada gesto es consecuente y coherente con lo que  dice verbalmente.  Según estudios psicológicos, la típica mirada de desdén o de reojo, como si se estuviera mirando a otra persona mientras se conversa con otro, y como entrecerrando los ojos, deja entrever  que esta pareja no durará más de tres años.  Estas miradas, acompañadas con expresiones de disgusto o de asco, donde  el nivel de tensión del rostro se enfoca en el centro de los  ojos, y la nariz empieza a arrugarse,  son  comunes en parejas con muchos conflictos, donde hay  emociones tóxicas e, incluso,   una relación destructiva. Identificar estas expresiones  ayuda a reconocer qué siente el otro. Puede  ser una señal de  que las cosas no  están funcionando y ambos deben trabajar para mejorar. Señales positivas En la fase   que precede a la conquista se dan coqueteos no verbales  hay mucho contacto visual. “Las pupilas están   completamente dilatadas, porque hay mucha emoción positiva, cuando están contraídas sucede todo lo contrario”, explica Riaño.  Si el contexto es un sitio público, como un bar, y hay una joven a quien se está mirando, empieza a echar su cabello hacia un lado y expone su cuello,  su zona más vulnerable (donde está la arteria más importante), se toca su cuello, sus oídos, está coqueteando. Rehén de emociones negativas Dentro de las relaciones de pareja, nunca se está bien del todo, según Riaño, siempre habrá conflictos, pero no hay que ser rehén de las emociones negativas. Algún día vamos a experimentar rabia o tristeza. Lo importante es no ser rehenes del conflicto o de esas  emociones y  no plasmarlas destructivamente, oral o verbalmente. La coherencia es vital dentro de las parejas. Sonrisas falsas La sonrisa falsa o de Mona Lisa es cuando se sonríe con los ojos,  y el músculo orbicularis oculi se contrae  y forma las ‘patas de gallo’. Es una sonrisa de compromiso, no por gusto. Labios en ‘u’ invertida Si usted le pregunta algo a su pareja y empieza a dudar, a ladear  la cabeza hacia abajo, piensa mucho y se le comienzan a desaparecer los labios, entre más se le desaparezcan,  indica mayor nivel de estrés. Cuando los labios se tornan como una ‘U’ inversa, como el típico emoticón de tristeza, hay un estrés profundo. Si  respira agitado, piensa mucho y responde con otra pregunta, está evadiendo, y puede ser señal de engaño. Las miradas también mienten Cuando el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton fue interrogado por el gran jurado  en el caso de escándalo sexual con  Mónica Lewinsky,  el expresidente responde tres y hasta cinco veces más tarde preguntas directas como: “¿Tuvo usted relaciones sexuales con Mónica Lewinsky?”.  Cuando uno está seguro de que no hizo algo, responde de inmediato.  No es prueba contundente de mentira que la persona evada la mirada,  el mentiroso tiende  a fijarse más en el rostro del otro para convencerlo de su mentira. Y  cuando la persona está inquieta, su mirada suele saltar de un lado al otro. Riaño asegura que su mentor del FBI decía  que esa regla no se puede aplicar  en los interrogatorios, depende de la cultura, de la crianza, del contexto familiar, escolar y   traumas;  cuando  han  sufrido abuso sicológico o violaciones, son personas retraídas, su mirada es fija.  Cejas arqueadas Cuando se expresa felicidad, las cejas están arqueadas, es un gesto  ascendente de comunicación no verbal que se relaciona con emociones positivas. Cuando se contraen   y van al entrecejo, hay mayor emoción negativa, tensión, rabia. En caso de   tristeza tienden a elevarse  sutilmente y se contraen un poco, en el músculo frontalis se da algo de tensión. Cerrar los ojos, fruncir el entrecejo, contraer los músculos de la cara, son señales de malestar y descontento.  Si el otro sonríe pero no arquea las cejas, esta falta de congruencia nos dice que quizás no está tan feliz de vernos. Si  sonríe sin mostrar los dientes, subiendo solo las comisuras de los labios donde se notan más los pómulos, pero las cejas no están arqueadas, es un gesto de hipocresía.   Los pies hablan de  la atención A través de los pies   puede reconocer si una persona tiene toda su atención puesta en usted. Si está con su pareja y le  hace una pregunta y esta desvía sus  pies y su cuerpo mientras lo mira, solo trata de convencerlo de  lo que dice y  de que le está poniendo atención, pero su cuerpo intenta huir. Aunque las mujeres  tienden a sentarse con las piernas cruzadas como signo de feminidad, si una mujer está sentada normalmente, pero se le hace una pregunta estímulo  y se cruza de piernas y la punta de los pies o del zapato no apunta hacia usted sino a otra dirección,  es señal de huida.  Cuando se encuentre con alguien, aunque este se detenga,  si las puntas de sus pies van hacia la dirección donde iba caminando y no hacia usted, es que  quiere huir. En una negociación es igual,  si el otro tiene la punta de los pies en otra dirección distinta a usted es porque está perdiendo la atención en el tema. Si la persona está sentada con las piernas abiertas y las cruza, al igual que los brazos, cuando le preguntan algo, se está cerrando. Si se cubre su parte íntima, se está protegiendo de una pregunta que le generó malestar. Detectores de mentiras Responder con otra pregunta.  La CÍA  recomienda  que haya alrededor de tres a cuatro signos de estímulos verbales y no verbales antes de diagnosticar una mentira. Si usted le pregunta a su pareja “¿Estuviste con tal mujer?” y este se demora un  poco más en responder, y se toma su tiempo con contrapreguntas o frases evasivas, hay dos signos que dejan entrever que está ocultando algo. También cabe la posibilidad de que esté fraguando una sorpresa, pero con sus preguntas se puso nervioso y usted está confundiendo el nerviosismo con una mentira. Es importante leer otras señales, no solo una.  Pensar mucho.  Uno de los tips  esenciales que se da en la Cía y  el FBI, es que  una persona piensa diez veces más rápido de lo que habla, entonces  según  estudios de  sicología  está mintiendo si se toma alrededor de 3 segundos para responder, porque  por la mente de esa persona pasaron 30 segundos para dar una respuesta. Y si repite la pregunta, para ganar tiempo, existe la posibilidad de que diga una mentira, la puede estar fabricando. Influye mucho la forma como mire a su pareja cuando la indague y  cómo esté la postura corporal, eso  despertará en el otro malestar y hará que se cierre sicológicamente.  El tartamudeo.  Si le dice a su pareja “¿Dónde estuviste ayer? Me comentaron que con tal persona”, y esta se inclina hacia atrás, cruza sus brazos y empieza  a tartamudear, son tres signos de que la persona oculta algo. El tartamudeo es una de las señales paraverbales, entre las que está el cambio en el tono de la voz y del ritmo (cuando la persona que habla muy rápido pero  ante la presión empieza a hablar lento). Señales corporales infalibles Gestos apaciguadores.  

Cuando  una persona se frota mucho las piernas con las palmas de las manos, se acicala las manos unas con otras, sus  pupilas se dilatan para tener más información, su respiración cambia y se distancia del lugar ante preguntas como: ’¿Por qué lo despidieron del último trabajo?’  y comienza a tener  todas las acciones intuitivas: atacar, paralizar o huir. Si pasa lo anterior o la persona se  distancia de la mesa y se apoya más  en la silla,  hay probabilidad de que lo que le estén diciendo sea una mentira. Según la regla de la CIA, si ante una pregunta X  la persona se reacomoda en su silla es porque  le generó incomodidad. 

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad