ENTRETENIMIENTO

¿Cómo hacer una limpieza extrema de comienzo de año?

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
¿Cómo hacer una limpieza extrema de comienzo de año?

Expertos en Feng Shui explican cuáles son los principales lugares de la casa que usted debe “mover” y limpiar a profundidad de forma periódica para lograr mejor energía en su vida y su casa. Consejos.

Año nuevo, ¿vida nueva? Al terminar el año es muy común que las personas digan esta frase, incluso con ritmo musical incluido. 

¿Pero cúal es  el primer paso para el cambio? Dejar ir lo que ya no tiene uso para nosotros, procurar  que las cosas pasadas  lleguen a su nuevo destino y, finalmente,  permitir entrar todo lo nuevo y maravilloso que el universo tiene para entregarnos.

Ana Isabel Aparicio, arquitecta especializada en Feng Shui y astrología Bazi China, explica que la limpieza de los espacios en casa no es solo cuestión de sacar las cosas que ya no se utilizan, es algo que debe iniciar desde el ser, con el perdón y orientado hacia un nuevo comienzo.

“Recordar una y otra vez  las ofensas que me hicieron el año pasado no va a cambiar  la realidad, entonces para qué repetirlas, ya sea contándolas o simplemente recordándolas. Siempre que algo bueno o malo sucede, uno se debe preguntar por qué ocurre esta situación y cómo se puede aprender de ella, solo así será útil”, asegura Aparicio.   

Por esta misma vía María Clara Villamil, artista y sanadora emocional, opina: “Lo más importante es el sentimiento de querer limpiar y sacar lo que no se necesita,  porque solo expulsando lo que está en desuso  se permite que ingresen cosas nuevas. Esto no es solo material, se trata de identificar  lo que ya no sirve, lo que ya  no se utiliza, lo que al final estorba y bloquea la energía interior”, dice Villamil.

En efecto, este desprendimiento para hacer espacio a lo nuevo no solo tiene que ver con las emociones, sino con lo más concreto y terrenal que nos rodea a diario: nuestra casa, nuestros cajones atiborrados de papeles y artículos inútiles, nuestra alacena, nuestro escritorio y cada rincón de la casa o la oficina que clame por una liberación energética.

Hay personas a las que les cuesta desprenderse hasta de los más insignificantes e inservibles objetos, se apegan hasta a las facturas viejas y a las fotocopias de la maestría que cursaron en sus años de juventud, como si al retenerlas evitaran que el tiempo pase. 

Enero de 2016 es una excusa para liberarse. ¡Manos a la obra!

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad