¿Cómo enseñar a los niños a ahorrar e invertir?
ENTRETENIMIENTO

¿Cómo enseñar a los niños a ahorrar e invertir?

Diciembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Paul Sullivan - The New York Times
¿Cómo enseñar  a los niños a ahorrar e invertir?

Susan Beacham es la presidente de Money Savvy Generation y lidera varias estrategias para ayudar a los niños a aprender de “salud financiera” en Illinois.

Expertos aseguran que los abuelos son claves para desarrollar esta tarea. El mejor regalo es el de la conciencia financiera.

Esta es la época del año cuando a muchos abuelos se les dificulta averiguar qué regalarles a sus nietos durante las fiestas – y muchos padres, atrapados en medio, se preocupan de que esos regalos sean demasiado indulgentes. En lugar de ello, un grupo de educadores financieros está abogando porque los abuelos, con el apoyo de sus hijos, den a sus nietos el regalo de la conciencia financiera. “Los abuelos están en busca de oportunidades para interactuar con sus nietos, así que, ¿por qué no añadir la educación financiera a su repertorio?”, dice Susan J. Bruno, contadora pública certificada y co-fundadora de www.collegeDivaCFO.com, que tiene como objetivo educar a las mujeres en edad universitaria sobre asuntos financieros.“Ellos quieren que se les enseñe. Simplemente tiene que ser relevante en el momento”.La mayoría de los abuelos, dijo, tiene una ventaja sobre los padres: Pueden hablar más libremente con sus nietos y, a cambio, sus nietos tienden a abrirse a ellos.El miedo, por supuesto, es que los abuelos se entrometan y hagan más difícil la vida a sus hijos adultos. Esto, sin duda, puede suceder – con la misma facilidad que pueden darle a sus nietos todos esos caros artículos que los padres dicen que los nietos deberían estar ahorrando para adquirirlos. Pero muchos padres ocupados necesitan alguien que les ayude.“Los padres se sienten abrumados por sus responsabilidades a la hora de criar a un niño, y hacerlo bien”, dice Susan Beacham, presidente ejecutiva de Money Savvy Generation. ¿Por qué no aprovechar esta ayuda? Algunos padres temen que están entregando a sus hijos a los abuelos y nunca los recuperarán, pero eso es una tontería, dijo.“Lo que yo digo a los padres adultos es que, al final del día, ellos son los maestros de mayor impacto en la vida de un niño. No se preocupe si sus padres se involucran y se desvían, ya que ellos, los padres, tendrán la última palabra”.¿Cómo lograrlo?Esto suena maravilloso. Pero, ¿cómo debe hacerse? He aquí una pequeña guía para los abuelos que buscan formas de conectarse con sus nietos acerca de los asuntos financieros durante los días festivos, y sin salir de compras.Por supuesto, todo comienza con una conversación, pero importa la forma en que se aborda. El reverendo Davis Fisher, ministro episcopal, ex banquero privado y abuelo de ocho, dijo que siempre estaba fascinado con el tema de cómo vivía con dinero la gente – no cómo lo hizo, invirtió y gastó – desde su época de ministro local y a través de su carrera en los negocios. Cuando se convirtió en abuelo, sintió que era importante hablar con sus nietos acerca de esto y tener conversaciones más profundas que preguntarles cómo había sido su día en la escuela.Con el consentimiento de sus padres, empezó a dar a sus nietos “cochinitos” para ahorrar dinero, que Beacham creó para enseñar a los niños los cuatro usos del dinero: ahorrar, gastar, donar e invertir. (Ahora ella tiene una vaca, una pelota de fútbol y un balón de soccer para niños mayores.) Les pidió que dividieran sus bienes monetarios en las cuatro categorías, y hablarían de esas decisiones durante el desayuno.Con su nieta Morgan, dijo, se discutieron las diferentes palabras en el “cochinito”, y que dieron lugar a debates más amplios acerca de lo que estaba oyendo de sus padres y amigos sobre el dinero. Una conversación memorable fue acerca de por qué su amiga consiguió US$10 a la semana cuando ella recibió sólo US$8 (tal vez tenía más cosas para pagar, le dijo.)“Los niños se dan cuenta de todas las cosas sobre el dinero, pero no tienen ningún contexto para ello. Ellos solo saben que hay una gran cantidad de emoción a su alrededor”.No forzó el tema, sino que esperó a que saliera. “Estábamos hablando de temas de dinero y hubiéramos estado muy concentrados en ello, pero estábamos hablando de otras cosas también. Era algo así como salgamos y pasemos un poco de tiempo platicando”.Cuando ella tenía 8 años, dijo, él trajo a colación la idea de regalar una parte del dinero en la parte de donaciones de su banco. Ella tenía US$30 y él puso US$100 para el “Morgan/Papa Philanthropy Fund”. Luego le dio una copia del catálogo Episcopal de Beneficencia y Desarrollo, que permite a las personas pagar cosas específicas para ayudar a la gente en los países en vías de desarrollo, como una parvada de pollos, mosquiteros o la formación profesional.En su siguiente desayuno, ella le dijo que quería donar una letrina. “Estaba atónito. Pensé que querría comprar un lindo gansito”, dijo Fisher.En cambio, ella explicó que había aprendido en la escuela que el agua limpia es importante. El único problema era que la letrina costaba casi el doble de lo que tenía. Eso le dio la idea de sugerir que escribiera a sus familiares pidiendo que donaran dinero para su causa. Entonces él llamó a todos para asegurarse de que dieran pequeñas cantidades.Ella terminó recaudando más de lo que necesitaba, y recibió una carta de agradecimiento de la agencia de ayuda.“Ahora ella tiene 14 años, y lo trae en las venas, uno no exagera con su generosidad, pero dona”, dijo.Puede ser sencilloUn enfoque menos formal, un acercamiento más situacional, podría ser simplemente haciendo preguntas a los nietos, a lo largo de un día normal de descanso. “¿Alguna vez le ha preguntado a su nieto cómo sale el dinero de un cajero automático?”,dijo Peg Eddy, presidente de Creative Capital Management. “Explique a su nieto por qué está dejando sobre la mesa un dinero como propina, cuando salga a almorzar con él”.Esto, dijo, es una buena manera de modelar el comportamiento. Y discusiones más situacionales también podrían abrir una oportunidad para esa decisiva conversación de la infancia, entre una necesidad y un deseo.Bruno dijo que las salidas con los nietos funcionan para todas las edades, incluso si fueran a visitar a un asesor financiero o un contador. Para hacer especial la salida, dijo, los abuelos podrían sugerir faltar a la escuela por un día o tomar un viaje en tren a la ciudad.Sin embargo, el punto central es “para explicar que todo el mundo necesita un equipo financiero”, dijo.Ella también animó a los abuelos a crear un banco de memoria financiera con sus nietos. ¿En qué situación lucharon o fracasaron? ¿Cuánto costó su primer automóvil o casa? “He visto que crea un cambio que dura toda la vida, para la dinámica familiar”, explica la experta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad