ENTRETENIMIENTO

Columna: Mis ocho favoritas de Guayacán 25 años

Junio 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Paola Gómez, Jefe de Información de El País
Columna: Mis ocho favoritas de Guayacán 25 años

El disco ‘Guayacán Orquesta 25 Años, 25 Éxitos, 25 Artistas’ está a la venta en las oficinas de El País desde $19.000. Informes en el 685 5000.

Para celebrar sus 25 años de existencia, Guayacán Orquesta se encontró con su público en la Plazoleta del CAM y recibió distinciones de la Alcaldía de Santiago de Cali y el Concejo Municipal.

Siempre he dicho que queriendo como quiero a Niche mi corazón tiene golpe Guayacán. Una mera elección de amores, ausente de juicios supremos, sobre quién es mejor. Quizás porque está ligada a los recuerdos de la adolescencia, a esa primera cita con la salsa, con esa música tan nuestra, tan de la entraña. Quizás porque la evoco en las ferias de antaño de Buenaventura, en la Feria de Cali, en ese ‘Oiga, mire, vea’ que es un himno. En el ‘Por bocón’ que revive el Guayacán más puro. En el exitazo ‘Cuando hablan las miradas’, que dice tanto de una orquesta capaz de reinventarse. Llevo días oyendo Guayacán 25 años, redescubriendo sus melodías en las voces de los artistas invitados. Lo he disfrutado. Sin prevenciones, alejándome de la tentanción de comparar con los originales. Escuchando a otros ídolos cogerle la clave a Alexis Lozano. Entonces recuerdo cuánto me gusta su música, cuan incapaz soy de hacer una valoración desapasionada. Entonces vuelvo a la raíz de todo: Guayacán fue una elección de amor y en este caso, de amor eterno. Estos son mis ocho preferidos del disco Guayacán 25 años, que por el bien de la música se ha vendido como pan pal desayuno. Una producción que enorgullece al maestro Alexis, siempre tan polémico, siempre tan buen músico. Estas son las ocho mías, pero también suyas, si su corazón como el mío tiene golpe Guayacán:1. Un vestido bonito. El mejor de la producción, lejos. Con un sonido tan Guayacán y tan Lebrón a la vez. El estilizado ritmo Lebrón de las estrofas y la sorpresa al final del coro: la voz de Virgilio Hurtado (el de Si me permite) para contrastar las dos épocas de esa agrupación que tiene tan claro que sin negro no hay guagancó. 2. Son cepillao. Una legendaria de la Orquesta, interpretada por su ex vocalista Wichy Camacho junto a Junior Jein. Suena a la Guayacán de los orígenes, pero salpicada por el swing del hombre que quiere que diciembre le coja bien. Puro vacilón, puro Quequequequé.3. El más rico beso. El reciente hit de la orquesta es interpretado por el cubanísimo Tirso Duarte, quien lo canta con una sensualidad, que el que no lo oyó en la voz de Mauro Gómez se lo va a gozar en esta versión. “El más rico beso de tu boca, quiero que sea a mi boca”… 4. Como una hoguera. Lo que faltaba: Guayacán en voz de mujer. La Choco Orta se fajó con esa rabia al cantar que emociona. Le salió del alma : “te odio no quiero encontrarte nunca más en la vida…”5. Carro de Fuego. Arullado por la suave voz de Pipe Peláez. Lo que podría ser un desastre (un vallenatero cantando salsa) resultó encantandor. Creo que el respeto de quien es músico antes que cantante fue la clave para que la versión sonara como sonó.6. Me amas y me dejas. Un acorde musical y aparece la voz enamorada del Caballero de la Salsa “me sigue haciendo daño tu forma de quererme”. Difícil que algo le suene mal a Gilberto Santa Rosa.7. Te amo, te extraño. Otro inimaginable: Grupo Niche cantando Guayacán. La orquesta se la jugó para cantar a su estilo (con vibrato al final de las frases) sin irrespetar el de sus eternos contrincantes. Cómo han cambiado las cosas.8. Vete. El hijo vuelve a casa. Richie Valdez, hoy director del Grupo Niche, dueño del sonido Guayacán de los inicios, les cantó de nuevo un tema que él hizo éxito. También están ‘Cambiare por tí’, de El Canario; ‘Cuánto te amo, cuánto te quiero’, de Juan Carlos Coronel; ‘Mi muchachita’, de Hansel Camacho; ‘Mujer de carne y hueso’, de Gustavo Rodríguez; ‘Vas a llorar’, de Tony Vega; Cuando hablan las miradas, de Roberto Lugo... Los salseros pueden celebrar porque aquí lo que hay es música de la buena.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad