Claves para entender el universo de los 'Troll' y no convertirse en uno
ENTRETENIMIENTO

Claves para entender el universo de los 'Troll' y no convertirse en uno

Abril 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya | El País.
Claves para entender el universo de los 'Troll' y no convertirse en uno

Hacer comentarios agresivos en las redes sociales y “matonear” a otros, es la obsesión de los ‘trolls’.

Fisicamente, nadie se alcanza a imaginar   cómo son. Sin embargo, el veneno  de sus comentarios resulta  tan letal que los usuarios de las redes sociales a veces prefieren ser desplazados o autoexiliarse  del cibermundo.

Estos personajes, conocidos como  trolls,  pueden ser cualquiera.  “No importa su condición social y económica, el troll  quiere sabotear, fastidiar o hacer quedar en ridículo a otras personas o marcas”, dice Lina María Satizábal, periodista y estratega digital.  

Y para colmo, son  populares “por su irreverencia, por su creatividad y recursividad, por lo insistentes y molestos que se vuelven. Muchos usuarios de las redes terminan por envidiar la visibilidad que  logran”, señala Sergio Llano, docente de la U. de La Sabana.  

Redes sociales, foros, páginas web, entre otros, son blancos perfectos para un troll, cuya característica general es que no dan la cara y ‘cazarlos’ se hace en ocasiones complejo porque no hay legislación clara al respecto. 

David Luna, ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, le explicó a El País que  reglamentación sobre el particular “no existe ni aquí ni en la gran mayoría de países en el mundo. Pero quien piense hoy que puede insultar o difamar en la red, puede ser objeto de un proceso que lo obliga no solamente a rectificar sino a otras sanciones”.

Precisamente, una periodista caleña fue objeto de burlas esta semana en Facebook cuando dos usuarios tomaron de su perfil, sin autorización, unas  fotos.   Y las compartieron en  redes, burlándose  de su aspecto físico. El caso ya está en manos de las autoridades.  

El Ministro insiste en que “a veces quienes desarrollan actividades como el bullying o el ciberacoso resultan ser trolls. La Corte Constitucional en repetidas ocasiones ha señalado  que las difamaciones en las redes pueden ser objeto de solicitud de rectificación. Y hay una nueva tesis, la del derecho al olvido, eso quiere decir que si a usted le dicen en redes sociales que, por ejemplo,  cometió una indelicadeza y eso nunca ocurrió, puede solicitar que retiren esa información de la red”.

A continuación,  claves para entender el  universo del indeseable ‘Troll’. 

¿Qué es un troll, cuál es su función en las redes?

“Trol o Troll (las dos son válidas) es un término que surge para identificar aquellos perfiles que sabotean o molestan a otras cuentas. Normalmente quien hace el papel de troll busca sacar a la otra cuenta o persona de casillas y hacerlo caer en el ridículo”, explica Lina Satizábal, estratega digital.

La actividad de molestar o ‘trolling’ “tiene una utilidad relativa. Normalmente se le asume como una práctica indeseable y que lo único que busca es la provocación. Curiosamente muchas personas ceden a ella y justo en ese momento el troll ha logrado su objetivo. Aunque hay una corriente que defiende la idea de que hay aspectos positivos en el trolling, la percepción general es que produce una simple pérdida de tiempo y recursos”, explica Sergio Llano, profesor de la facultad de comunicación de la U.  de la Sabana.

“Si bien el troll no le aporta nada al mundo digital, es un personaje necesario, pues permite que las marcas/personas piensen en estrategias digitales más creativas para poner el freno a ese tipo de comentarios y desarmar al trol, dejarlo sin argumentos”, recalca Satizábal.  

¿Qué gana un troll al atacar a otros en redes? ¿Obtienen lucro económico?

Para Llano, “los motivos que incitan a una persona a realizar una actividad de trolling son muy diversos, pueden ir desde el simple interés de molestar hasta lograr un desafío, divertirse o llamar la atención. En su práctica no solo intervienen aspectos tecnológicos y comunicativos sino también psicológicos y sociológicos. Las gratificaciones humanas tienden a ser de muy distinta índole pero la gratificación económica no es la más frecuente en el caso del troll. Sobre todo porque no se necesita ser un troller para desinformar o para influir sobre una causa que se desea viralizar. Además, identificar un troll es mucho más fácil”.

¿El troll da  la cara o se oculta bajo un dibujo?

“El troll tradicionalmente no muestra la cara. Dado que su práctica tiene una connotación más bien negativa y  es común que detrás del troller se esconda una personalidad compleja. Tiende a estar en el anonimato”, explica Llano.

¿Cómo saber que estoy en la mira de un  troll?

Normalmente un troll se identifica porque inicia con una serie de mensajes constantes, repetitivos y con poco argumento, rayando en la ironía y la burla. Se debe ser inteligente y estratégico para saber en qué momento responder, no poner atención o simplemente ignorar. 

¿Qué hacer si tengo el troll detectado?

Carlos Cruz, periodista digital, explica que lo ideal es bloquearlos. Pero si usted prefiere supervisarlos,   “En Facebook puede hacer que la persona no vea nada de lo que  usted publica ni interactúe con sus contactos pero sí  mantenerlo entre sus contactos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad