Clash, la película que conquistó a Cannes, se estrena este jueves

Agosto 02, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Clash

‘Clash’ ha sido considerada por la crítica como una valiente respuesta cinematográfica a la creciente mano dura contra la prensa y la libertad artística egipcia.

Cortesía para El País

Narrar desde el cine un retrato de las protestas que en 2013 sacudieron a Egipto, sin tener una posición a favor de ninguno de los bandos, es un logro de Mohamed Diab con ‘Clash’, película que se estrena hoy en Colombia.

Desde su debut a nivel mundial la cinta ha dado bastante de qué hablar, no solo por los hechos que relata sino porque, a Diab, el tocar temas tan sensibles como la política y la religión le ha costado la censura, ser amenazado y acusado de espía.

Para entender la película hay que conocer primero los hechos que sucedieron tras la Primavera Árabe en Oriente Medio en el 2010, cuando el apogeo de las redes sociales le dieron voz a una generación que se levantó en contra de los regímenes dictatoriales que dominaron por décadas países como Egipto, Túnez, Yemen y Libia.

El activismo de los jóvenes pasó de ser virtual a convertirse en multitudinarias protestas que en 18 días lograron el derrocamiento de su presidente Hosnik Mubarak.

El afán por instaurar una democracia en una nación inexperta en este sistema político, dio como resultado -en 2012- la elección del presidente Mohamed Mursi, que apenas duró un año pues para muchos el que decretara una ley que lo beneficiaba al concentrar poderes de supervisión e inmunidad legal para él mismo eran tintes de una nueva dictadura que sus opositores no podían tolerar. De nuevo estallaron las protestas, que desencadenaron en un golpe militar que acabó con su mandato.

La historia del director egipcio Mohamed Diab se centra, precisamente, en lo que ocurrió durante esas sangrientas protestas que
lograron derrocar al primer presidente elegido democráticamente en el verano de 2013, en El Cairo.

Clash

Clash es considerada intensamente cinematográfica por filmar en un espacio reducido, como espejo de una sociedad sin libertad.

Cortesía para El País

Un día de violentos disturbios, la Policía se lleva a decenas de manifestantes de diferentes convicciones políticas y religiosas, y los encierra en un furgón que no sobrepasa los ocho metros cuadrados. Toda la película transcurre dentro del camión mientras al fondo se enfrentan simpatizantes de Mursi, pertenecientes al partido de la Hermandad Musulmana (con ideología abiertamente religiosa), y opositores del Gobierno.

"La estrategia narrativa crea una atmósfera irrespirable de tensión claustro-
fóbica.
El escenario es un metafórico lamento”,
Nando Salvá,
diario El Periódico.

Grabar la película en su totalidad dentro de un estrecho furgón fue todo un reto para Diab, ya que buscaba sumergir al espectador en una intimidad claustrofóbica donde se recrea un microcosmos del país construido a partir de las distintas facciones políticas y religiosas enfrentadas. La idea es mostrar una historia en la que se cuestiona si los detenidos serán capaces de superar sus diferencias para poder sobrevivir.

El filme, que fue grabado utilizando la actuación de cientos de extras durante 26 días, hizo parte de la Selección Oficial ‘Un Certain Regard’ del Festival de Cannes 2016 y ganó el premio a Mejor Película -en el mismo año- del Festival Internacional de Cine de Kerala, en India, siendo un thriller perturbador, elogiado por su fotografía y su técnica audaz.

Sin embargo, a una semana de su estreno en Egipto a Mohamed Diab lo acusaron de ser espía y cómplice del extinto partido Hermandad Musulmana al que pertenecía el derrocado presidente. Fue gracias a la presión social -quizá la misma que a gritos ha clamado la libertad de expresión en ese país- que la cinta pudo ser proyectada en todos los cines.

Pero ahí no paró todo, pareciera que el ‘thriller’ de 98 minutos estuviera destinado a seguir con dramas reales: el distribuidor fue amenazado a días del estreno, mientras que la televisión egipcia realizaba una campaña en contra de Diab, que pretendía vetarlo.

Aún así ‘Clash’ ha sobrevivido siendo ponderada por la prensa mundial. Esta es la segunda película de Diab, después de ‘Cairo 678’ con la que debutó como director en 2010, considerada como la cinta egipcia más galardonada.

¿Qué hay de Egipto?

Luego del derrocamiento de Hosni Mubarak en 2010, luego del fenómeno de la Primavera Árabe, se instaló en el poder Mohamed Mursi, en 2012, primer mandatario elegido democráticamente en 5 mil años de historia de Egipto. Sin embargo, el hecho de pertenecer a un partido (Hermandad Musulmana) de principios religiosos e imponerse leyes que lo favorecían fue expulsado de la presidencia tras un golpe de Estado y condenado a prisión. Actualmente en Egipto reina una dictadura militar bajo un gobierno provisional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad