Clara María Ochoa, la caleña tras los éxitos de la tv y el cine colombiano

Clara María Ochoa, la caleña tras los éxitos de la tv y el cine colombiano

Marzo 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Equipo de Vé | El País.
Clara María Ochoa, la caleña tras los éxitos de la tv y el cine colombiano

El equipo de la película ‘Siempreviva’. En el elenco están Enrique Carriazo, Laura García, Andrés Parra, Andrea López, Alejandro Aguilar, Fernando Arévalo, entre otros.

Conozca la historia de la caleña Clara María Ochoa Domínguez, el cerebro tras exitosas series como 'La ronca de oro', ganadora de cinco premios India Catalina. Una mujer sensible, amorosa y con voz de mando.

Ella tiene claro lo que quiere: historias universales que toquen emociones y sentimientos. Esa visión ha hecho que el ángel del éxito acompañe a la productora caleña Clara María Ochoa Domínguez, en cada uno de sus proyectos para el cine y la televisión. 

El más reciente es que  la serie ‘La ronca de oro’, inspirada en la música de Helenita Vargas, haya logrado cinco premios India Catalina:  Mejor Serie o Telenovela, Mejor Actriz Protagónica (Majida Issa), Mejor Actriz Antagónica (Laura García), Mejor Actor Antagónico (Leonardo Acosta) y Mejor Música Original (Nicolás Uribe).

Pero no es solo eso, ‘La ronca’ ha viajado por 23 países, ya habla en árabe, mandarín y tailandés. Y como si fuera poco estuvo nominada, en noviembre pasado,   por la revista británica C21, especializada en temas de televisión, al International Drama Awards.    

Por su empresa CMO Producciones, que ya completa 15 años de labores,   han pasado proyectos para televisión como ‘La promesa’, ‘Fugitivos’, ‘Correo de inocentes’, ‘Bazurto’ y ‘Regreso a la guaca’.

Y en cine: ‘Del amor y otros demonios’, ‘Bolívar soy yo’, ‘Esto huele mal’, ‘El ángel del acordeón’ y ‘Soñar no cuesta nada’.    

Lea también: "Soy obsesiva por sacar mis ideas adelante": Clara María Ochoa.

La próxima apuesta  es la película ‘Siempreviva’, ópera prima del vallecaucano Klych López, que planean estrenar en octubre de este año. El proyecto tiene feliz a Clara María, quien desde su oficina en Bogotá aceptó descubrir para El País lo que  hay en su corazón:    

(Risas) Sí, es verdad. Ese nombre me lo pusieron los  hombres del Ejército que nos ayudaron tanto en la película ‘Soñar no cuesta nada’, me decían “Ahí llegó la generala”. Y desde allí Gilberto Gallego, de Cine Colombia, cada vez que me vé me dice, ‘Hola mi generala’. 

Que  mando. Me toca y si no mando yo, ¿quién manda? A mí me toca dar instrucciones y poner  a toda la gente lista  para la foto. Siempre debe haber  una cabeza y para eso hay que tener carácter, y sí que lo tengo. 

Si fue coraza, ya no lo es. Cuando estaba muy chiquita y  empecé a dirigir en Cali, me tocaba con 30 o 40 hombres que no me paraban bolas porque era mujer y así era difícil. A lo mejor sí fue como una  coraza al comienzo, pero luego  se quedó.  Pero soy fuerte y  tengo una personalidad estricta  porque soy exigente y me gusta que las cosas se hagan de una manera profesional. 

No es difícil porque  vivo  feliz, creo que una mujer más feliz que yo no existe. Vivo plenamente cada segundo de la vida, soy   apasionada, hablo con mucha fuerza y así transmito mis ideas, por eso pueden decir que soy muy fuerte. Pero yo me conmuevo con una flor, con el bosque, las plantas, me encanta la jardinería, la mezcla  de ingredientes y cocinar, estar sentada viendo el mar, caminar. Soy una apasionada de las emociones, de las sensaciones, de la naturaleza. Soy muy  sensible y creo que por eso mismo he logrado contar tantas historias. 

"Lo mío es desarrollar ideas y llevarlas a la pantalla. Me gusta trabajar y compartir con gente echada para adelante que no le tenga miedo a nada".

Sí, a los 21 años quería tener un hijo, de esas  locuras que a uno le dan cuando está joven o no conoce. Pero  la verdad yo no tengo tiempo, y a lo mejor mi vida sería  otra si hubiera tenido familia porque yo no creo que uno pueda hacer tantas cosas a la vez. 

Admiro a las mujeres que tienen 3 o 4 hijos y están con ellos, los educan y fuera de eso son exitosas en el trabajo, viven viajando. Yo no sé a qué hora atienden a marido, hijos, casa, empleados, etc. 

Si a mi no me queda tiempo ni siquiera para vivir, si no puedo conmigo misma,  ¿cómo voy a poder con hijos? Creo que con la liberación femenina nos pusieron más trabajo y más cadenas.

Tengo a ‘Shiro’, es la perra que  adoro, que va conmigo a todas partes, que monta en el carro,  viene a trabajar,  saluda en las mañanas a toda la gente, viene a darme vuelta cada cinco o diez minutos. Es mi coequipera total. Ya tiene cinco años. Su nombre es amor, ternura y poder. 

[[nid:405057;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/03/ep00936619.jpg;full;{Shiro es la consentida de Clara María. Ella asegura que es su coequipera.Especial para El País.}]]

De absolutamente nada. La verdad, ha sido tanta la suerte que siempre ahí está Diosito encima protegiéndonos. Todo lo hemos logrado de la manera como hemos deseado. Hemos querido permanecer como  una empresa  boutique sin recibir  mucho trabajo al tiempo y así podernos dedicar a cada  una  de las producciones. No  queremos  perder esa intención  de dedicarnos de lleno a cada producto. Nos interesa hacer buenas cosas más que ganar.  

Por  fortuna, tenemos un olfato más o menos parecido, pero siempre he tenido como esa intuición y siento lo que le puede gustar a la gente por tantos años que llevo en esto y el olfato rara vez ha fallado, afortunadamente. 

Yo soy una persona de arranque, de empuje, creadora antes que nada, entonces un día  pasaba por una casa y le dije  a mi socia Ana Piñeres: ‘Esta casa está perfecta para un restaurante’. A mí  me gusta la cocina, en Italia aprendí, me apasiona, sé de todo tipo de comida. Y a Ana, la música y la coctelería.  Mucha gente del  medio gourmet y empresarios de restaurantes, muy famosos todos, me  decían ‘Usted está loca’.  Pero  cuando a mí me entra una idea, la saco adelante y me voy por encima de todo. Abrimos el restaurante, tuvimos mucho éxito, había meses en que las reservas estaban llenas,  había que hacerlas   un mes antes. Pero llegó un momento en que no podíamos  hacer cine y atender  el restaurante. Resolvimos que había terminado el ciclo y  habíamos cumplido el  sueño.

Todavía sigue siendo un asunto de Quijotes porque el cine cuesta mucho dinero hacerlo y a las películas no se las pelean los distribuidores por fuera del país. Las películas deberían poder recuperar la inversión aquí en Colombia, en la exhibición, pero es muy difícil superar los 200.000 espectadores. 

Clara María Ochoa  también hizo parte de la película  ‘Rosario Tijeras’ (2005) en desarrollo, preproducción y casting.Recientemente, la revista Semana incluyó a Clara María Ochoa en el especial ‘Mujeres que le aportan a Colombia’.

Creo que el cine colombiano se ha quedado un poquito atrás, pero  ahora hay más películas serias que podrían competir en el Óscar, el Goya y los festivales del mundo entero. Cada vez producimos más películas y creo que ya estamos a punto porque en la música hemos salido, en el deporte, en la literatura y creo que el cine está en la fila y ya estamos por lograrlo. Yo espero, ojalá, que una elegida sea la nuestra.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad