'César debe morir', el filme que retrata la relación entre un grupo de reos y el arte
ENTRETENIMIENTO

'César debe morir', el filme que retrata la relación entre un grupo de reos y el arte

Abril 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alberto Posso Gómez | Especial para El País
'César debe morir', el filme que retrata la relación entre un grupo de reos y el arte

Luego de un riguroso cásting, los presos de la cárcel Rebibbia demostraron su talento como actores naturales en la puesta en escena de ‘Cesar debe morir’.

Peligrosos reos son elegidos para interpretar la obra de teatro ‘Julio César’, de Shakespeare. Sus dramas se mezclan con el ficticio.

Estamos ante una representación de la pieza teatral ‘La tragedia de Julio César’, escrita en el año 1600 por William Shakespeare, aficionado en su obra a los hechos históricos que convulsionaron al mundo. Julio César, miembro de ‘los Julios’, venerable familia del patriciado romano, fue un militar educado por maestros griegos, convertido en político y luego en dictador, que puso fin a la República en la Italia del año 140 antes de Cristo.Aunque se reconocieron sus logros, Julio César terminó asesinado por sus cercanos Casio y Bruto, y ese es el tema central de la obra de Shakespeare, base posterior de varios filmes. Harold Tasker, Marlon Brando y Charlton Heston lo interpretaron en el cine. Y entre parodias y versiones ‘serias’, ‘La tragedia de Julio César’ podría haber pasado por más de cien representaciones en diferentes del mundo.Sin embargo, no es Julio César el protagonista del filme ‘César debe morir’. Y la representación teatral que abre la película no es cualquiera. Pronto sabremos que nuestro escenario está ubicado en una prisión romana llamada Rebibbia, y que los actores son reos ‘espontáneos’ que los realizadores de la película eligieron uno a uno. La obra termina, se escuchan los aplausos y sobre todo, nos llega al alma la emoción alcanzada por los protagonistas. Sus ojos reflejan un inusitado brillo que de seguro hace rato no expedían. La vibra del arte dramatúrgico les ha iluminado el alma.Cuando las luces se apagan, el momento artístico se esfuma en el aire, y los actores deben regresar a sus celdas, otra vez custodiados por los guardias de Rebbia. Pero, aunque su momento de gloria parece haber terminado, ellos nunca volverán a ser los mismos. Al finalizar la película, un eco retumba en la voz del prisionero que interpretó a Casio: “Desde que he conocido el arte, esta celda se ha convertido en una prisión”.‘César debe morir’ es una película de culto, que registra -en formato de documental real- el proceso del montaje de la obra al interior del presidio: el cásting, la exploración psicológica del texto por parte de los intérpretes, los ensayos y hasta la puesta en escena. El camino ha sido tortuoso y ha marcado profundamente a los reclusos, quienes ya no pueden abstraerse al poder emotivo que esta circunstancia ha ofrecido a sus mustias vidas.No siempre el orgullo de estar haciendo arte calma las ansiedades de los actores. Incluso, las confrontaciones personales y entre ellos podrían poner en peligro el montaje. Sin embargo, cuando las luces se encienden y el auditorio atiborrado está expectante, todo saldrá de maravilla y la obra tendrá que ser un éxito.Dueños de una inmortal obra en el cine italiano, los hermanos Paolo y Vittorio Taviani dejan este hermoso testamento como cierre a su obra. Ellos y todo el equipo técnico terminaron emocionalmente vinculados a los actores que hallaron en la cárcel. Una experiencia alucinante que sabrán disfrutar los amantes de un cine más sensitivo y menos comercial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad