ENTRETENIMIENTO

Camilo Cifuentes, el camaleón del humor en Colombia

Agosto 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Camilo Cifuentes, el camaleón del humor en Colombia

El imitador Camilo Cifuentes pertenece al elenco del programa Voz Populi de Blu Radio y también al de Día a Día, de Caracol Televisión.

El humorista payanés Camilo Cifuentes será uno de los invitados especiales al próximo Festival del Humor. Trae nuevos personajes.

Con sus personajes el imitador Camilo Cifuentes ha hecho reír a públicos de ocho países, y a él personalmente la que le saca sonrisas es su hija de 12 años con sus apuntes.Este imitador de El Puma, José José, Juan Gabriel, Julio Iglesias, Raphael, Celia Cruz y Helenita Vargas, entre muchos otros personajes, es el artista nacional invitado al Festival del Humor en su cumpleaños número 20. Hablamos con él, en serio. ¿Cuántas veces ha participado en el Festival del Humor?Esta es mi segunda vez, había estado hace dos años en la versión antepasada. Como ahora estamos cumpliendo 20 años del Festival, nos volvieron a invitar. De hecho nos habían invitado hace un año, pero como habíamos participado tan reciente, preferimos no aceptar la invitación. Esperamos un añito más y en esta ocasión sí vamos. ¿Con cuáles personajes nos va a sorprender?Con unos que no se habían mostrado en el Festival, como Andrés Cepeda, Ricardo Arjona, Carlos Vives con su éxito más reciente, Juanes con su nuevo look, Don Omar, hay un sketch de ‘Homenaje a las divas que ya se no fueron’ porque en mi show había dejado de hacer a los personajes femeninos, porque ya partieron de la tierra y porque es un poquito complicado para el maquillaje, pero hablamos con la gente del Festival y dijeron que chévere hacer un homenaje a las divas que ya no están con nosotros. De Mercedes Sosa paso a Helenita Vargas y cierro con Celia Cruz, nuestras divas latinoamericanas.¿Cómo recibió Andrés Cepeda la imitación que usted le hizo hace poco?Mira que gracias a Dios la recibió muy bien, fue muy cordial conmigo, muy receptivo, de hecho, lo que hacemos en ‘Día a Día’ es un homenaje al invitado, no es una burla, parodiamos al artista y le rendimos un homenaje a su trayectoria y a su vida. Lo mismo pasó con Carlos Vives, con Diego Verdaguer, así hemos hecho con todos los que he tenido la oportunidad de cantar y hacer lo que se llama ‘el espejo’, un cara a cara con el artista, en lo posible ambos vestidos con la misma pinta. Los artistas siempre tienen el temor de que uno los vaya a hacer quedar mal o se burle de ellos. Yo trato de hacer todo lo contrario, de rendir un homenaje. De hecho cuando le dije a Andrés Cepeda “cantemos”, él me dijo: “Pero cantemos la versión tuya” y lo hicimos con la parodia que le compuse. ¿Algún imitado lo ha vetado?No, gracias a Dios no, lo único fue que en una ocasión en Día a Día estuvo ‘El Cacique de la Junta’, Diomedes Díaz, y le pidió el favor a Agmeth (Escaf) “oye, dile a Camilo que se quite las gafas, porque la gente va a pensar que soy yo”. Lo hice para que se sintiera cómodo.¿Y de Venezuela no le llegaron amenazas?Directamente no, pero al programa ‘Los reencauchados’ donde yo estaba haciendo la voz de Chávez, sí. En su momento generó ampolla en Venezuela, pero no directamente en él, sino en sus seguidores. La gente que adora a su ídolo, llámese Uribe, Obama, el que sea, son muy carnales, muy de sangre, nervio y hasta la muerte.¿Fuera de escena se ha sentido poseído por alguno de sus personajes?Despojarse del personaje es muy difícil. A veces uno no se da cuenta y en su vida cotidiana adquiere gestos, tics, la manera de hablar, la postura corporal del imitado, pero es involuntario. Cuando uno menos piensa le dicen: “Ve, hermano, estás haciendo la misma cara de Diomedes”, “te reíste igual que Vives”. Yo diría que es muy difícil, cuando uno tiene tantos personajes en la mente y en la voz.¿En las reuniones y lugares públicos siempre lo invitan a imitar?En las reuniones o cuando uno iba a un bar, la gente se acercaba a pedirme imitaciones, pero yo hace rato dejé de ir, precisamente por eso. A mí me encanta cantar, no tengo ningún problema en imitar, pero cuando me invitan con una segunda intención ahí escondida, no me gusta. Eso me pasaba mucho cuando estaba iniciando mi carrera.¿Le hubiera gustado ser músico?Sí, me hubiera encantado tocar piano, batería, saxofón, trombón, chelo, lastimosamente no pude. Pero Dios me dio la voz y amo la imitación. Me he ido pegando de las técnicas musicales de maestros como los que imito.¿Nunca estudió técnica vocal?No, soy empírico. La única formación que tuve fue cuando pertenecí al Coro de Cámara de la Universidad del Cauca, de niño estuve como dos años hasta que cambié de voz y suspendí. Allí aprendí la disciplina de la música, a aguzar el oído, a hacer segunda y tercera voz.Imitador que se respete, no fue buen estudiante, ¿es su caso?Yo fui muy buen estudiante hasta quinto, se unieron muchas cosas, se separaron mis padres, conocí la competencia del baloncesto y como estaba en la llamada ‘edad del moco’ me desjuicié y empecé a perder materias, mi papá me hizo repetir el año y eso fue muy bueno, porque al año siguiente no bajaba de los primeros lugares. En la carrera de medicina fui un estudiante común y corriente.¿Qué personaje se niega a imitar?Algunos personajes que tienen una tacha y que yo digo no imitaría este personaje porque sería hacer una alegoría al delito. Prefiero hacer imitaciones musicales y que sea el género que yo entienda y que me guste. El reggaeton es difícil de imitar, la gente dice “eso es fácil”, pero vaya y hágalo, se necesita de cadencia y de swing.¿El humor sirve para conquistar?¡Claro! Quien diga que no, está viviendo en otro mundo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad