Camila Sodi, protagonista de ‘Señorita Pólvora’, habla sobre la primera serie latina de TNT

Marzo 19, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La actriz mexicana Camila Sodi, sobrina de Thalía, protagoniza ‘Señorita Pólvora’, la primera serie latina que emite el canal TNT. Dice que gracias a este personaje cumplió el sueño de ser una mujer “de armas tomar”.

[[nid:404211;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/03/serie-camila-sodi.jpg;left;{Señorita Pólvora se emite de lunes a viernes a las 9:00 p.m. La serie también está disponible en la aplicación TNT GO. Especial para El País}]]Camila Sodi, la misma que debutó en la pantalla chica  al protagonizar la telenovela ‘Inocente de tí’, que pasó por ‘Niñas mal’  y que actuó en la película ‘Defícit’ junto a Gael García,  ahora suma un título más a su carrera actoral: protagonizar ‘Señorita Pólvora’, la primera teleserie que emite el canal TNT. 

 Sodi lleva en su nombre el peso de una familia de artistas: es sobrina de Thalía y de la primera actriz mexicana Laura Zapata. Y su mamá es la escritora Ernestina Sodi. Como si fuera poco, sus dos hijos son producto de la relación que sostuvo con el actor Diego Luna, hasta 2013.

Acumuló unos buenos años fuera del set, pero ahora regresa con un personaje explosivo llamado Valentina Cárdenas, “una niña que va tomando decisiones a partir del sentimiento”, cuenta Sodi, en diálogo con El País. 

Ella guiará a los televidentes  al universo de “una niña mimada,  de casa, que tras un evento traumático como la muerte de su padre, debe crecer,  tomar  decisiones y asumir la responsabilidad y las consecuencias de ellas”.   

Desde México, Camila Sodi habló con El País:  

Representa  mi regreso a la TV que para mí es importantísimo, llevaba varios años sin hacer televisión y vuelvo con un personaje muy difícil de hacer pero que me deja satisfecha. 

Sí, aunque creo que todas las chicas del mundo pasamos por esas etapas  donde cuestionamos todo y donde nos  revelamos  contra algo  como la religión, la familia, la escuela, el novio, la mejor amiga...

El ritmo de trabajo de la televisión  es agotador,  demandante;  y ahora con  dos hijos,  el reto era  ser como una malabarista entre ser madre y trabajar. Hoy estoy convencida de que se puede lograr. Además, era asumir un personaje mucho más masculino de lo que soy yo en realidad porque  tenía mucha violencia, agresividad, siempre le está pasando algo adentro y dejar aflorar todo ese en mí, después de haber sido madre cuando uno se ablanda un poco, fue delicioso. Fue un trabajo de mucha preparación.  

Mucho. Tuve un entrenador de combate y aprendí a  pelear, lo cual fue muy pertido para mí. Aprendí a armar y desarmar una pistola, en menos de un minuto, y a  andar en motocicletas. Fue  pertido porque tenía muchas ganas de hacer acción. Me veía las películas de Angelina Jolie y decía ‘Yo quiero romperle la cara a un tipo de dos metros’ y se me cumplió. 

Para nada, ningún complejo, solo que cómo actor vas queriendo hacer tantas cosas: de repente quieres hacer comedia, hacer un drama, y ahora tenía muchas ganas de hacer lo que me propuso ‘Señorita Pólvora’. 

Creo que este tipo de violencia lo tenemos todos dentro porque, si nos tocan a un ser que amamos, se nos sale  el león que traemos ahí dentro. A lo mejor mucha gente se va a identificar con Valentina en ese sentido, porque creo que  proteger a los seres que amamos es una de las cosas más humanas y  antiguas del mundo. Y la serie refleja hasta dónde puede uno llegar por el amor a la familia y la protección.

Además,   creo que es difícil juzgar al personaje porque Valentina tiene que asumir que su  padre no era quien decía  que era, ahí se cuestiona todo, como quién eres, si tu vida fue una mentira o no y cómo manejar  todos esos secretos de familia.

Creo que cada vez que vemos algo de ficción, uno puede decidir tomarlo al pie de la letra o  no. Es como si leyéramos la Biblia y alguien decidiera ir a pidir el mar en dos o verlo todo como una hermosa metáfora. Pero creo que no hay que subestimar a la gente, el público es muy inteligente. 

Y creo que cuando sintonizan  estas historias de violencia y narcotráfico, más que verlas para darse ideas, sirven para canalizar todo lo que estamos viviendo porque los personajes te brindan la posibilidad de reír,  llorar  o simpatizar con  los carácteres más oscuros con los que nunca hubieras podido tener empatía. La ficción permite hacer todo eso. 

Creo  que esta serie llega en un momento justo y correcto, es necesario porque el arte siempre ha estado relacionado con la catarsis de la realidad, lo más oscuro de los seres humanos lo hemos podido transformar en arte y en ficción toda la vida; y creo que es momento de hacer la catarsis de un momento tan podrido, violento y tan real, lamentablemente, que se vive en un país como el mío, México. Y que ustedes en Colombia ya vivieron.

Además de  entretener e intrigar, nos hará reflexionar  sobre la decisiones que todos tomamos,  las consecuencias  y  la  realidad.  

Es también mirar  todo este caos, esta violencia  que se genera a partir de la desigualdad social, la falta de educación y  tantas otras cosas que vienen tan de raíz, tan de profundidad, que nos duelen mucho. No vamos a cansarnos de hablar de estas  desigualdades, hasta que logremos algo y podamos salir a caminar tranquilos o   llevar a nuestros hijos al parque sin miedo. Hay que hacer la catarsis, sacar todo y limpiarnos hasta que se depure ese caño. 

Después de ‘Señorita Pólvora’ lo que más quiero hacer es comedia porque fue demasiada acción, demasiada intensidad y lo que más deseo es reírme de mí un poquito. Así que hice que en mis planes está una película de comedia y una serie para TV.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad