ENTRETENIMIENTO
Hoy:

    "Cali es mi amuleto de la suerte": Alejandra Azcárate

    Mayo 05, 2017 - 12:00 a.m. Por:
    Diana Hernández / Reportera de El País 
    Alejandra Azcárate.

    Alejandra Azcárate.

    Foto: especial para El País

    Hace ocho años, Alejandra Azcárate hacía su debut como comediante presentando al público por primera vez su espectáculo Descárate con la Azcárate.

    El escenario, Cali, ciudad que para ella se convirtió en su amuleto de la suerte, ya que después de casi una década y de más de 1300 funciones por todo el mundo, este monólogo sigue llenando teatros.

    Los celos, la monotonía, el sexo y el amor, son algunos de los temas con los que esta bogotana, de sangre valluna- su papá es caleño-, logró crear, según el afamado comediante y escritor Jaime Bayly, el monólogo femenino de mayor trascendencia en América Latina.

    Esta mujer que rompió las fronteras continentales al sazonar la realidad de las relaciones de pareja con humor negro y esa franqueza que la caracteriza, regresa mañana a Cali, a la Tienda de Pedro junto al comediante Alejandro Riaño, para hacer reír a los caleños.

    Y de regreso a Cali, esa ciudad en la que debutó como comediante...

    Cali además de que es una ciudad a la cual le tengo un cariño especial, porque mi papá es de allá y porque siempre me han recibido como si fuera mi casa, se convirtió en mi amuleto de la buena suerte cuando decidí a lanzarme hacer un monólogo. El Teatro Jorge Isaacs fue el primero en el que me presenté y tuve aforo agotado, con público de pie al final, ese fue mi primer incentivo para saber que esta obra iba a tener un buen futuro. Desde esa época hasta hoy he ido 38 veces, con funciones agotadas a esa ciudad. Ahora regreso a compartir escenario con Alejandro Riaño, donde cada uno mostrará parte de su trabajo.

    Y ese monólogo que hace ocho años le presentó al mundo, hoy rompe récords...

    Sí, me ha traído enormes satisfacciones, llevo 1304 funciones, con 97.3 de aforo agotado. En Colombia van cuatro giras nacionales, la quinta será este año; he estado en Argentina, Estados Unidos, España, Ecuador, Panamá, Nicaragua y este año haré Canadá, Perú y Chile.
    Para los que aún no han ido a verla, ¿de qué trata su monólogo?
    Muestra lo difícil que es ser mujer en las diferentes etapas de la vida, tocando con sátira las relaciones de pareja. Según Jaime Bayly es el monólogo femenino de mayor trascendencia en América Latina, toca situaciones muy livianas de la cotidianidad que terminan siendo bastante profundas y nos modifican el comportamiento sin darnos cuenta.

    ¿En qué experiencias basó su monólogo, en las suyas?

    Yo por principio no hablo de lo que no sé. No tendría sentido hablar de relaciones sino no hubiera tenido la capacidad de haber construido una para mí, buena y sana. Soy felizmente casada hace doce años, entonces hablo de los terrenos que he explorado. Y este trabajo te vuelve muy observador y aprendes a escuchar con mejor agudeza.

    ¿Cree que es cierto que para que una relación de pareja tenga éxito el 90% debe ser sexo y 10% amor?

    Nadie puede determinar eso, cada relación es un sentimiento único. Hay parejas muy felices que conviven sin sexo; parejas muy tristes que conviven con sexo y parejas que viven dentro de un tedio parsimonioso, teniendo amor y teniendo sexo. No creo en estadísticas ni que exista una fórmula matemática para determinar la felicidad de dos personas.

    ¿Y qué cree que ha hecho feliz su relación de pareja?

    Tener criterio para escoger. No idealizar a la persona que se le acerca a uno. Hay un error muy grande nuestro y es pretender que la otra persona sea lo que uno quiere, ahí vienen las desilusiones tardías. Una de las cosas que se puede escoger en la vida es la pareja, así que para que una relación tenga éxito hay que tener criterio, hay que aprender a compartir la libertad, respetar la individualidad, tener generosidad para construir, ceder ante las dificultades y mucha inteligencia emocional, todo esto sumado a un factor de suerte.

    ¿Cuál es el peor error que comenten las mujeres en una relación?

    Tanto las mujeres como los hombres cometemos un error en común: adquirir un equivocado sentido de pertenencia frente a la pareja. Empezamos a creer que somos dueños del otro y sin darnos cuenta empezamos a controlar la vida ajena. Se nos olvida que una pareja está compuesta por dos individuos que por determinada razón deciden compartir su tiempo en la vida. Cuando nace ese sentido de propiedad las relaciones se distorsionan y aparecen los celos, la posesión, las discusiones innecesarias, la traición, la mentira, el amor más que un sentimiento es un estado.

    ¿Y cuál es el rol de la mujer en la relación?

    Es el eje. Una buena mujer construye no solo una relación sana y fructífera sino que moldea al hombre para sacar de él lo mejor, si así lo quiere. Lo mismo sucede cuando hay una mala mujer porque esto opera de la manera contraria. Las ventajas que uno tiene es que con dulzura, con amor y con inteligencia puede construir no solo una pareja sino una familia. La mujer es el núcleo central.

    Confesiones

    • “A pesar de que me gradué de periodismo y de ciencias políticas no hice parte del segundo gremio, cuando lo estudié lo hice más por un tema de cultura general y preparación, pero mi corazón es muy transparente y no podría trabajar en esa área. Me enfoqué en la actuación y en el periodismo y me ha interesado siempre el tema de las relaciones de pareja porque el plano emocional en el ser humano es la gran fortaleza y a la vez, el gran talón de Aquiles de todos. Es un tema que da mucha tela para cortar y que genera una magia de magnetismo”. 
    • “El éxito de mi stand up se debe a la consistencia de un texto bien escrito. A una actuación honesta a través de un personaje que es Azcárate, una mujer que confronta, que toca fibras, que aparentemente no demuestra tener miedo para decir lo que piensa y lo que siente y el factor de identificación colectiva que ha generado en el público, ahí es donde radica la magia”. 
    • “Nunca me subo a un escenario sin antes ponerme de rodillas y ofrecerle a Dios mi función. Jamás pido que esté llena, siempre pido que la gente que está ahí se conecte desde el inicio y lo disfrute”. 
    • “Yo nunca tomé la decisión de ser comediante. Tomé desde muy joven la decisión de ser actriz y la comedia hace parte de la actuación. A la comedia no la busqué, ella me encontró y cambió mi vida radicalmente. Me dio la posibilidad de crear mi empresa, de ser independiente laboralmente, de trabajar para mí con gusto, de viajar todos los fines de semana en los últimos ocho años, de conocer gente maravillosa”.
    • “Tengo funciones vendidas hasta el 12 de diciembre. No puedo hacer novelas. Me ofrecieron un proyecto maravilloso para mayo y dije que no al personaje por cuestión de tiempo”.
    CONTINÚA LEYENDO
    Publicidad
    VER COMENTARIOS
    Publicidad