Caleño estrenará 'Los hipopótamos del Capo' en Discovery Channel
ENTRETENIMIENTO

Caleño estrenará 'Los hipopótamos del Capo' en Discovery Channel

Agosto 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Paola Guevara, editora de Vé.
Caleño estrenará 'Los hipopótamos del Capo' en Discovery Channel

El documental de Mauricio Vélez, que se estrena este miércoles, cuenta la historia de una manada de animales salvajes que llevan tres décadas reproduciéndose a sus anchas en el fértil valle del río Magdalena.

"La gente cree que los hipopótamos son un peluche tierno y regordete, la versión africana de Barney, el dinosaurio”, dice el caleño Mauricio Vélez, director del documental ‘Los hipopótamos del Capo’, que cuenta la historia de una manada de animales salvajes que llevan tres décadas reproduciéndose a sus anchas en el fértil valle del río Magdalena.Su historia comienza a principios de los años 80, cuando el extinto narcotraficante Pablo Escobar importó a cuatro de estos animales para el zoológico que construyó al interior de su extravagante residencia privada, la Hacienda Nápoles, en Puerto Triunfo, Antioquia.Hoy, casi dos décadas después de la muerte del capo, los hipopótamos se han convertido en una amenaza para el ecosistema y para la vida de centenares de colombianos que tienen como vecinos a estos feroces caballos de río africanos. Mauricio Vélez nos reveló los detalles sobre este documental de Discovery Channel que ya fue un éxito en Estados Unidos y que esta semana podrá ser visto en toda América Latina. ¿Qué tan cerca estuvo de un hipopótamo durante el rodaje del documental?Antes de capturarlo yo estaba escondido detrás de un árbol y lo tuve a cuatro metros de distancia. Cuando se siente amenzado hace un bostezo de advertencia, abre su enorme mandíbula 90 grados y de inmediato entiendes que cabrías en ella. Sus colmillos, que son ocho en total, parecen puñales de 20 centímetros de largo. Cuatro de ellos son verticales y los otros cuatro colmillos son inclinados. Su mordida es asesina.¿Cómo es un hipopótamo al tacto?Yo tenía curiosidad por tocarlo, por sentir la textura de su piel. Comprobé que es dura, áspera como una hoja reseca, de color gris claro con pequeñas manchas rosadas. Mucha gente tiene una imagen idealizada de los hipopótamos. ¿Cuál es la realidad que usted constató?No hay que olvidar que es el animal que más muertes humanas causa en el África. En cada momento uno corre peligro porque, a pesar de la robustez de su cuerpo, corre a 50 kilómetros por hora y es muy temperamental y explosivo. ¿Por qué Pablo Escobar se obsesionó por estos animales?Eso mismo le preguntamos al hermano de Escobar, Roberto. Nos contó que cuando Pablo era niño estaba llenando el álbum de laminitas Jet y había conseguido todas las vistas, menos una: la del hipopótamo. Eso inspiró al niño, que más tarde sería el narcotraficante más peligroso del mundo, a conseguir el animal a toda costa. Mejor dicho, la querida chocolatina salió a deber...(Risas) Yo no he dicho eso... Hablando en serio, ¿cómo hizo Escobar para conseguir los hipopótamos?Cuando tuvo los medios económicos, quiso montar un zoológico con 700 animales de 200 especies. A los hipopótamos no los compró en el África, sino a través de un zoológico de los Estados Unidos, desde donde los ‘enguacalaron’ rumbo a Colombia con toda la documentación reglamentaria. Sería muy difícil transportar animales tan grandes...Por eso los compró juveniles. Llegaron en guacales a la Hacienda Nápoles. Eran cuatro, un macho y tres hembras que se han reproducido hasta tal punto en que hoy son 35. ¿El propósito de Escobar era alentar su reproducción?Sabemos que Escobar los quería libres, y tal vez nadie calculó que aquí prosperarían tanto. La tasa de reproducción de estos animales en Colombia ha sido mucho más alta que la del África, porque aquí los hipopótamos no tienen depredadores naturales, ni hambrunas, ni sequías. Las hembras alcanzan la edad fértil mucho antes que las africanas y tienen más crías por año. Si las cosas siguen así, en siete años ya no tendremos 35, sino 100 hipopótamos. ¿Los 35 hipopótamos están dispersos en la actualidad?No, volvieron a concentrarlos en la Hacienda Nápoles atrayéndolos con la comida dulce que les encanta, repollo, miel... pero no es descabellado pensar que pueda haber una pareja perdida aún. Háblenos de Napolitano, el hipopótamo que es la figura central de su documentalCuando llegó a su madurez sexual, entró en conflicto con el macho Alfa de la manada: ‘El Viejo’, que tiene 30 años y es tan grande, fuerte y salvaje que nadie ha podido capturarlo.¿Entonces comienza el ‘desplazamiento forzado’?Claro. El macho alfa expulsa a los demás machos fuera de su territorio, los va desplazando. Napolitano y otros machos abandonan el perímetro de la Hacienda Nápoles en busca de hembras que no van a poder encontrar, y van a caminar kilómetros y kilómetros sin poder hallar una compañera. ¿Existe la posibilidad de que ataquen a la población?Es una tragedia que hasta el momento no se ha dado. Colombia la ha sacado barata en ese sentido, pero la posibilidad existe. ¿Cuál es el impacto ambiental que estos hipopótamos están causando?Por fuera de la Hacienda Nápoles, estos animales representan un gran riesgo ecológico. No olvidemos que comen 300 toneladas de pasto por día, por lo que arrasan extensas áreas; además son animales muy territoriales, difíciles de capturar, y son tan pesados que con su cuerpo pueden romper los bordes de los ríos causando inundaciones y hasta pueden cambiar el curso mismo de los ríos.¿Qué les espera a Napolitano y amigos?La pregunta es para las autoridades colombianas. Hay 35 reproduciéndose y urge castrar a los machos. El proceso ya empezó pero no es tan fácil. Estamos al límite de la capacidad, y eso implica dar un debate: por ejemplo, ¿es legítimo invertir tantos recursos en una especie foránea cuando la fauna nativa está también en peligro? Hay que sentarnos a hablar de hipopótamos.Talento colombiano‘Los hipopótamos del Capo’ es una producción 100% colombiana que contó con la consultoría científica de Carlos Valderrama. Se grabaron dos versiones, una para la televisión estadounidense que fue un éxito en ‘rating’ y que invertía más tiempo en hacer un contexto sobre quién era Pablo Escobar. Para la versión que se verá en toda Latinoamérica este miércoles 31 de agosto, se editaron los pedazos de Escobar y se hizo más énfasis en el drama ambiental que causan los hipopótamos y la urgencia de hallar una solución justa para ellos.La larga travesía de Napolitano, el hipopótamo DocumentalLa producción tiene imágenes exclusivas de una expedición en la que un grupo de veterinarios recurre a las trampas, las cámaras con sensores y a la colaboración del Ejército para localizar a uno de estos animales para castrarlo y reubicarlo. Todo el proceso estuvo liderado por expertos como Carlos Valderrama y los veterinarios de la Hacienda Nápoles, especialistas en este tipo de criaturas.Napolitano fue castrado al momento de la captura, una cirugía difícil pues sus órganos sexuales son internos y se requiere alta cirugía para llevar a cabo la intervención. Sobre el dolor que pudo haber sentido Napolitano, Mauricio Vélez aclara que los hipopótamos son animales fuertes, acostumbrados a pelear, a herirse, y revela que cuando este especimen corría traspasaba alambres de púas con su cuerpo como si fueran delgados hilos que muy poco hacían en su piel, lo que revela su fortaleza.Ahora, Napolitano regresó con su manada, donde se espera que ya no tenga problemas territoriales con el macho alfa pues al ser castrado cambia su nivel hormonal, asegura Vélez.En el proceso de capturarlo, el equipo de producción gastó un mes sin grabar; luego de localizarlo, el rodaje tomó un mes. Mauricio Vélez Domínguez Se graduó del Colegio Bolívar, de Cali. Es documentalista e ingeniero industrial graduado en la Universidad de Harvard.Comenzó su carrera profesional en 1991 como asistente de producción en WGBH, el canal de la televisión pública más importante de los Estados Unidos. En la actualidad es director de Explora Films, que trabaja en alianza con Discovery Networks Latin America. Ha participado en otros documentales de este mismo canal como ‘El cazador de serpientes’, ‘Bacilos África’ y dirigió ‘Manuelita: La Pasión de Bolívar’. Fue productor y gerente de producción de Cenpro Televisión, donde gerenció programas como ‘La Otra Mitad del Sol’, ‘De Pies a Cabeza’ y ‘Los Reencauchados’, que obtuvieron más de 30 premios nacionales de televisión.Desde 1999, su documental ‘Toro Tope’ ha sido emitido en más de 150 países del mundo por National Geographic.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad