ENTRETENIMIENTO

Ben Stiller aspira ser el rey de la taquilla con ‘La vida secreta de Walter Mitty’

Diciembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya | El País.
Ben Stiller aspira ser el rey de la taquilla con ‘La vida secreta de Walter Mitty’

En una de las escenas de ‘La vida secreta de Walter Mitty’ se recreará un ascenso al Himalaya.

El debut de la película ‘La vida secreta de Walter Mitty’, será el 10 de enero.

Con su nueva película ‘La vida secreta de Walter Mitty’, Ben Stiller aspira ser el rey de la taquilla de fin de año al llegar a las pantallas de EE.UU. el Día de Navidad, el 25 de diciembre; y sembrar buenas expectativas en el público latino que la verá en enero. El debut en Colombia será el 10 de enero. Se anticipa que será una historia con variedad de matices: Walter Mitty es el editor de fotografía de la revista Life, que ha cambiado de dueño y se alista para pasar del universo impreso al digital. Es un hombre solitario que se evade de la realidad imaginándose en las aventuras más arriesgadas, al tiempo que suspira por una compañera de oficina pero se siente incapaz de invitarla a salir o enviarle un guiño a través de una red social. Ambos comparten la zozobra de perder su trabajo y Mitty está en problemas mayores porque el fotógrafo estrella de la revista sugiere una foto para la portada de despedida y el negativo no aparece. Para esta cinta Stiller, quien funge como director, productor y protagonista, convocó a actores como Kristen Wiig, Sean Penn, Adam Scott, por citar algunos nombres; y para cristalizar el sueño se unió a los productores John Goldwyn y Samuel Goldwyn Jr., nieto e hijo respectivamente de Samuel Goldwyn, quien produjo la versión de 1947 de ‘La increíble vida de Walter Mitty’, que el mismo Spielberg soñó con hacer el ‘remake’ pero que no concretó.Hoy, con la película ya hecha, cuyo guion estuvo a cargo de Steven Conrad, Stiller reconoce con mucha humildad que no es tal cual como la soñó. “Sí está muy cercana a lo que tenía en mi imaginación, pero en el proceso de creación todo cambia, esa es la realidad. Puedes soñarlo todo como un niño pero a veces no se logra el objetivo”. Eso sí, se dio el lujo de montar una persecución en pleno centro de Nueva York y de rodar en Islandia en las gélidas aguas del Atlántico Norte. “Cuando estaba ahí en medio del mar era consciente de que estaba haciendo una película, pero también que estaba solo, ahí, a la deriva y eso no lo podía cambiar y que hay cosas en una película que son muy reales y no ficción. Ahí es donde sientes muchas cosas y donde te das cuenta que es algo que sólo tú vives”, confesó a El País.El hecho de que Ben Stiller tenga el doble reto de dirigir y actuar, genera dudas en críticos de cine como Jerónimo Rivera, quien considera que “cuando el director está caracterizado como actor no debe pensar en nada diferente que en su papel, es un error dirigir delante de la cámara”. Y reconoce que cuando Stiller dirige “muestra su lado más sarcástico y bizarro”. José Ignacio Sánchez, director del programa Cinemagazín considera que los proyectos que Stiller dirige se distinguen porque “no caen en la comedia o el facilismo que a veces tiene el género de la comedia americana. Sus trabajos no tienen el chiste grotesco o fácil, él les imprime un carácter un poco más social”. Y eso se refleja en esta cinta, sobre la cual abiertamente el propio Stiller reconoció ante El País que era una crítica social a las compañías, que cuando introducen cambios en sus estructuras o esquemas de trabajo, no tienen en cuenta la experiencia de su talento humano sino que todo lo miden en términos de cuan útil u obsoleto puede ser. “Lo que me encanta de esta historia es que no puede ser clasificada. Tiene comedia, drama, es una historia de aventuras, es real y es fantásticamente híper-real”, ha expresado Stiller. Así como el trabajo de Ben divide opiniones, la película, que aún no ha llegado a la pantalla, también se mueve entre dos aguas, pues algunos críticos que la vieron en el New York Film Festival consideran que el derroche de fantasía y efectos visuales podría ponerla en la ruta del Óscar mientras que otros la catalogan como una producción insípida y algo confusa.Curiosamente, como director solo ambiciona que los espectadores “la disfruten y tengan un momento divertido”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad