Atlas francés revela asombrosos datos sexuales de los caleños

Atlas francés revela asombrosos datos sexuales de los caleños

Junio 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo.
Atlas francés revela asombrosos datos sexuales de los caleños

Datos de infidelidad, consumo de pornografía y otros de conducta sexual se reúnen en un libro que demandó más de un año de investigación.

Tras 18 meses de investigaciones y una compilación de encuestas y cifras se publicó esta obra que detalla la evolución de los comportamientos sexuales en el planeta.

Los griegos son los campeones del mundo con el mayor número de relaciones sexuales al mes, con una media de 11,5. Los más infieles son los parisinos y los tailandeses. El sexo para los brasileros es tan relevante como el fútbol, pues el 80 % lo considera “muy importante”. En la otra orilla están los japoneses, solo un 38 % de ellos le da preponderancia. Los italianos, tan guapos, quién lo creyera, pierden la virginidad a los 18 años. Y los británicos y los noruegos son los más dichosos con los juguetes sexuales. Estas son algunas de las ‘coordenadas’ del Atlas Mundial de la Sexualidad que presentó el Instituto Nacional de Investigaciones de Francia y que puso a hablar a todo el universo. Tras 18 meses de investigaciones y una compilación de encuestas y cifras se publicó esta obra que detalla la evolución de los comportamientos sexuales en el planeta. Datos sobre Colombia no aparecen, pero El País analizó con sexólogos resultados de esta encuesta y, a través de estudios a nivel nacional y la experiencia en consulta de los especialistas, reflexiona sobre las conductas íntimas de los colombianos con respecto a temas como la virginidad, la satisfacción sexual o la infidelidad.Satisfacción sexualLa gente de países donde existe más igualdad de derechos entre hombres y mujeres (EE. UU., Inglaterra, España, Alemania, Francia, etc), asegura el Atlas de la Sexualidad, dicen tener más satisfacción sexual. La sicóloga Chiquinquirá Blandón comenta que este resultado se debe a que si hay igualdad de derechos, ambos miembros de la pareja expresan en la intimidad lo que realmente desean y pueden satisfacer sus deseos. En cambio, cuando no existe esa igualdad o hay dependencia económica, generalmente la mujer tiene miedo a manifestar ciertas necesidades o anhelos a su cónyuge por temor de ser juzgada, a dañar la relación o a ser abandonada. En una reciente encuesta de la firma Dúrex, el 64 % de los colombianos dice sentirse satisfecho con su vida sexual. En 2004, en una encuesta de la revista Semana, era el 80 %. Los resultados no sorprenden a especialistas como Blandón, que asegura que, contrario a lo que veía antes en la consulta, hoy son las mujeres las que se quejan de la frecuencia sexual de sus parejas, sobre todo de los ejecutivos y otros profesionales que manejan mucho trabajo y estrés. “Ellas esperan por lo menos tener relaciones una o dos veces por semana y nada. Hay hombres que tienen una frecuencia de una vez al mes, por eso, ellas protestan. Ellos están muy desentendidos del tema”.Infidelidad Si los hombres de Tailandia, Corea del Sur y Malasia al igual que los parisinos son los más infieles del mundo, los latinoamericanos no se quedan atrás. En este lado del planeta dos de cada tres hombres son ‘perrunos’, arrojó un estudio del Grupo de Diarios de América Latina, en 2011. En Colombia las cifras suelen ser similares. Así lo corrobora el sexólogo Fernando Calero de la Pava. “Los hombres de Colombia son tremendamente infieles, sobre todo en las costas Atlántica y Pacífica, y en ciudades liberadas como Cali, Medellín y las del Eje Cafetero”. Y el caleño, continúa Calero, ha sido infiel por naturaleza. Y algunos de los que no lo han sido es porque “tienen miedo al desempeño, al tamaño de su pene, son eyaculadores precoces o piensan que no van a tener erección. Eso lo escucho en mi consultorio todos los días”. Y a las mujeres nigerianas, que resultaron las más infieles (el 62 %), cada vez se les unen más congéneres en el mundo. Si hace unos quince años en Colombia era raro que una pareja fuera a consulta por la infidelidad de la mujer, hoy son muy frecuentes los casos, asegura la sicóloga Chiquinquirá Blandón. “La infidelidad femenina ha aumentado considerablemente”, precisa.Virginidad“Cada vez las colombianas inician las relaciones sexuales más jóvenes”. Esta es una de las conclusiones de la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud hecha por Profamilia, en 2010. La mitad de las adolescentes entre los 15 y 19 años ya ha tenido relaciones sexuales y entre ellas, el 13 % lo ha hecho antes de cumplir los 15 años. La edad mediana es de 17,5 años en la zona rural y en la urbana es de 18,1. “La educación y el índice de riqueza influyen en la edad mediana a la primera relación sexual: las mujeres sin ninguna educación inician a los 15,8 años y se va incrementando en la medida que aumenta el nivel educativo hasta los 18,9 años entre las que tienen educación superior”, reza el informe. Advierte Sandra Alina Scarpetta, asesora en Profamilia Joven Cali, que las adolescentes ya no miran la virginidad como algo fundamental para casarse en el futuro, como antes, cuando las mujeres pensaban que tenían que estar toda la vida con el hombre con el que tuvieron su primera relación sexual. Juguetes sexualesLos británicos, noruegos y suecos son los más fascinados jugando con vibradores, bolas chinas y todo tipo de elementos sexuales. En Colombia, asegura el sexólogo Fernando Calero de la Pava, es una tendencia que se da más entre las nuevas generaciones de parejas. Y de acuerdo con la sicóloga Chiquinquirá Blandón, este tipo de recursos lo emplean más los cónyuges que llevan varios años de casados y necesitan ponerle un poco más de empuje y de variedad a la intimidad. “La tendencia va en aumento, se nota en la cantidad de negocios que hay en las ciudades”, dice ella. El uso de los juguetes sexuales, coinciden los especialistas, es algo válido, porque permiten la posibilidad a la pareja de variar y estimularse de manera diferente. Se vuelven peligrosos cuando con ellos se atenta contra la integridad física de una persona. Violación y acoso sexual Suecia es el país con más denuncias por violación sexual (53,2 por cada cien mil habitantes). Este resultado, advierte el Atlas de la Sexualidad, puede tener relación con que la definición jurídica de violación es mucho más amplia en unas naciones que en otras: un gesto o una palabra inapropiados, o el manoseo pueden ser considerados delitos sexuales en un país y en otro no.Cali es una de las ciudades con más denuncias de delitos sexuales en Colombia: en 2012, de acuerdo con la Personería Municipal, hubo 1136 violaciones, 982 de las cuales fueron contra menores de edad (86 %). Este año, de enero a abril, van 372. La población femenina es la más afectada. Tal como explica el personero de Cali, Andrés Santamaría, no solo constituye una vulneración a los derechos el acceso carnal violento, sino acciones como tocar a una mujer o a un niño inapropiadamente (manoseo) o hacer movimientos o gestos inadecuados frente a una persona y el acoso sexual.En países donde más se evidencia el acoso, principalmente contra las mujeres (México, Brasil, Egipto y Japón), se han tomado medidas como facilitarles vagones o espacios exclusivos a ellas en los medios masivos de transporte. En Cali, dice el Personero, “hemos tenido situaciones de acoso en el MIO”, pero por lo común, este tipo de casos no son sancionados penalmente por la justicia colombiana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad