ENTRETENIMIENTO

Así se tiene éxito en la vida personal, familiar y en el trabajo

Noviembre 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así se tiene éxito en la vida personal, familiar y en el trabajo

Lluís Soldevila es Ingeniero Superior en Informática de la Universitat Politècnica de Catalunya y Diplomado por el IESE-Universidad de Navarra.

Lluís Soldevila, el catalán autor del libro ‘El éxito se escribe con A’, brinda pautas para ser un triunfador

Mirarse como un producto y hacer de su nombre, la empresa más rentable, es la propuesta que hace el consultor español Lluís Soldevila, a través de su libro ‘El éxito se escribe con A’. Soldevila estuvo en Cali, por invitación de Gases de Occidente para ofrecer el seminario ‘Técnicas para la productividad y la proyección profesional’. Aquí los aspectos más relevantes para triunfar. Tome nota: Definir que es el 'Éxito'“Hay quienes ven el 'Éxito' como el dinero, la fama o la proyección, los resultados, una familia feliz, tener cosas, pero éxito es lo que cada uno quiere que sea éxito. Cada uno hace su propia definición y decide cómo enfocarlo; además, siempre lo redefinimos a lo largo de nuestra vida”. Y eso lo ejemplifica así: en el primer año de vida, el éxito es aprender a caminar; a los 8 años, el éxito es tener amigos; a los 16 o 17, el éxito es haber dado el primer beso, tener novia o tener licencia de conducción. Y así, a medida que crecemos tenemos un nuevo escalón de éxito. El éxito se escribe con 'A'Hay tres principios fundamentales para alcanzar el éxito: Actitud, Acción y Autoconocimiento. Es necesario identificar cada uno, no nos podemos seguir quedando en 'Ya veremos que pasa'. Si queremos que algo pase, hagamos que pase. Y para eso hay que hacer planes y hacerse objetivos. La gente que quiere una vida fácil sufre una vida difícil. Quien acepta una vida difícil, tiene una vida fácil. El camino del éxito pasa por tres estados: querer 50 %, saber 50 %, hacer 50 %, eso no está mal, porque hoy todos vamos por la vida a más del 100 %. Trazar un objetivo ‘Smart’ Los objetivos son básicos para alcanzar las metas. Además, un ganador nunca abandona y un abandonador, nunca gana. También hay que tener en cuenta que fallar es necesario para el éxito. Si una persona no ha fallado, no tiene cicatrices, callos, no ha arriesgado, no ha aprendido.Así que al trazar objetivos procure que estos sean 'Smart' (inteligente, en inglés): 'S' de Specific (en inglés), es decir, específicos, concretos, bien delimitados; 'M' de medible, mesurado, que no sea demasiado ambicioso, 'A' de alcanzable conforme a las herramientas que tenga a su alcance, 'R' de realista y/o relevante, 'T' de tiempo, de manera que se pueda hacer en un plazo establecido. No tenerle miedo al miedo “El miedo es el principal freno para actuar. En mi caso, el principal miedo que me atacó cuando empecé a ser consultor fue el miedo al fracaso. ¿Y qué pasa si fracasas? ¿Qué es lo peor que te puede pasar, que te des un golpe? Pero si no lo hacía y seguía trabajando, algún día todo podría acabar igual. Además, imagínese llegar al cielo que alguien a la puerta y pregunte: ‘¿Qué tal, cómo te ha ido por la vida?’ Me imaginaba ese momento al decir: ‘Bien, toda la vida queriendo hacer algo pero no me atreví’. Y ese momento me aterraba. Me veía mejor diciendo ‘Me dí un golpe, lo intent钔. Muchas veces pensamos en lo que ocurre si no nos va bien. Me imaginaba siendo conferencista, era mi ilusión, creía en ello y aquí estoy.Hay que vencer también el miedo al rechazo. Podemos decir que somos esto o aquello, pero hay que saber en qué somos buenos y para eso es importante el autoconocimiento.La fórmula ganadoraSi aún no tiene claro cómo llegar al éxito aplique lo siguiente:1. Sea un buen trébol, en el que dominen tres aspectos: Mire qué sabe hacer, qué lo motiva y haga lo que ama. Solo así logrará ser el mejor y tendrá el foco bien puesto. No se olvide de las habilidades innatas (algunos lo llaman herencia familiar) y las habilidades adquiridas, esas que son producto de la experiencia y el conocimiento2. Aplique la fórmula de Einstein (E=mc2) pero invertida: M: EC2, eso quiere decir “Mueve el cuerpo, ¡al doble!”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad