Así llegaron a la orquesta de Roberto Roena sus nuevas voces

Así llegaron a la orquesta de Roberto Roena sus nuevas voces

Diciembre 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así llegaron a la orquesta de Roberto Roena sus nuevas voces

Andrés Waldemar y Jean Carlos Rivera estarán junto al maestro Roena este viernes en la Carpa del Club San Fernando. La cita es a partir de las 7:00 p.m.

Andrés Waldemar y Jean Carlos Rivera estarán junto al maestro Roena en la noche de este viernes en la Carpa del Club San Fernando. La cita es a partir de las 7:00 p.m.

- El viernes, un traje negro y camisa blanca

- ¿Cómo? 

- Sí, un traje negro. Camisa blanca y pantalón negro. Vamos a tocar, ya tú estás con nosotros. 

Y así, sin tener siquiera un traje negro, Jean Carlos Rivera, un estudiante de comunicaciones,  recibía el visto bueno del maestro Roena  para hacer parte de su orquesta, Apollo Sound. De eso, ya son siete años.

Cuenta Rivera que él era un cantante aficionado y que un día, en un homenaje al maestro, con un grupo cantó ‘Cui cui’. “De ahí me invitaron a una audición. Era la primera vez que lo veía tan cerca y fue intimidante. Pero su aprobación fue mágica”, cuenta.  

Y más curiosa fue la bendición que le dio a Andrés Waldemar, un cantante desde hace seis años, que en noviembre pasado aspiró a la Alcaldía de Dorado, Puerto Rico y que hace unas semanas se convirtió en Ministro del Deporte.

Andrés Waldemar siempre soñó con ser artista, fue bailarín de salsa como Roena y en una ocasión tuvo la osadía de robarle el micrófono a Gilberto Santa Rosa y empezar a sonear. 

Después de eso, fue invitado a cenar a casa de Roena. “Me perdí en camino a su casa, pero llegué. Su esposa preparó un T-bone steak y creí que me iban a poner a cantar pero  eso no pasó”. 

Y aunque había prometido quedarse con el grupo, a los seis meses,  el cantante y estudiante de relaciones laborales y ciencias políticas, fue admitido para  un periodo de internado y trabajar  en el Congreso de Estados Unidos. “Para mi sorpresa el maestro me dijo ve, estudia y al regreso tendrás tu posición. Eso marcó mi vida. Ahí está la calidad humana de Roena”.    

Como también ha marcado sus carreras, venir a Cali.  “Somos lo que somos, gracias al público colombiano y al caleño en particular  que respeta y venera la salsa”, anota Waldemar.  

Y para Jean Carlos, “cuando uno llega a esta ciudad y siente la admiración por el trabajo musical que hacemos, eso no tiene palabras para describirse. Ninguna ciudad como Cali”.

En pocas palabras

Amor a Cali

“Cuando recibes amor,  respeto y respaldo y la oportunidad de poder llevar el pan a tu casa, cómo no querer a Cali, es un amor eterno, infinito”, dice  Andrés Waldemar.

“Cali nos hace felices. Ya perdí la cuenta de cuántas veces hemos venido a cantar”, Roberto Roena. 

Lección maestra

“El maestro nos ha enseñado el respeto.  Siempre nos dice: si no te respetas a tí mismo, nadie te va a respetar”, dice  Jean Carlos Rivera. 

“Roberto Roena tiene un alto calibre de humildad. Es una estrella, es una leyenda viviente y poder ver la simpleza de un hombre común, que no vacila en tener contacto con la gente” Andrés Waldemar.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad