Así fue la 'era dorada' del maestro Jairo Varela y el Grupo Niche

Agosto 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Reportera de El País

La orquesta comandada por Jairo Varela ha desplegado su talento a lo largo y ancho del Planeta. "No he quedado resentido ni con músico ni con persona alguna, yo no soy persona de odios, yo no manejo esas pasiones" aseguró su director, Jairo Varela. Un vistazo.

Nominaciones a los Grammy, a los premios Lo Nuestro. Presentaciones apoteósicas en el Madison Square Garden de Nueva York, en la Calle 8 de Miami; en el Festival Panamericano de Chicago; en los festivales de verano de Suecia, Alemania, Holanda, España, Francia. Espectáculos inolvidables en México, donde son ídolos, en Perú, Japón... Niche ha desplegado su talento a lo largo y ancho del Planeta.Testigo de varios de estos eventos es un hombre popular de la radio caleña, Pepe González, director de La Z. El caucano, quien tuvo “la dicha” de estar en Japón por 25 días con el Grupo Niche rememora cómo ver tararear a los japoneses ‘Cali Pachanguero’ fue una experiencia muy especial.“La letra de ‘Cali Pachanguero’ la asimilaron de una vez, cada noche la coreaban. En Tokio, por ejemplo, fue la locura. En esa época estaba en la delantera de Niche Compaíto Román, Mauricio Cachana y Mauro Sneider. El maestro Jairo Varela no viajó con nosotros, pero a pesar de eso, fue una experiencia muy linda. Definitivamente, Niche es sinónimo de éxito a donde vaya”.La época dorada de Niche fue en los 90, cuando eran recibidos en las diferentes latitudes cual megaestrellas, recuerda riendo el trompetista Oswaldo Ospino.“A veces no podíamos ni salir del hotel, nos tenían que llevar la comida a los cuartos porque no nos dejan subir al ascensor. Era una vida como la de ‘Menudo’ en su época y nosotros éramos ‘toteados’ de la risa. Eso era impresionante”.Alucinante también la forma como sus seguidores, especialmente, las mujeres, les demostraban su admiración y afecto. Jimmy Saa y Willy García coinciden en traer a colación la gran cantidad de brasieres que les tiraban a la tarima. “La gente emocionada llevaba imágenes de Colombia, me llenaba de collares, camisetas; las mujeres me llenaban de brasieres, hasta una tanga me tiraron una vez, pero esa sí no la lleve a la casa, sólo los collares”, comenta riendo García.El mismo maestro Varela recapituló complacido sobre esas demostraciones de afecto que aún hoy perduran. Recordó con cariño la vez en que el capitán del avión que lo llevaría al Perú le dijo que si quería recibir una entrevista desde el aeropuerto de Lima. “Yo cogí los auriculares y di una entrevista como de cinco minutos. Al aterrizar en Lima habían como 300 reporteros gráficos. “Nosotros (los músicos de Niche) nos preguntábamos: ‘¿pero quién llego?’ ¡No alcanzábamos a imaginarnos que el revuelo era por nosotros mismos! A los tres días de nuestra llegada hubo un millón de personas en el lugar donde nos presentamos: El Campo de Marte, un espacio que se usó para la visita del Papa Juan Pablo II a Lima. Cosas así de bonitas nos pasa en todas las partes donde nos presentamos, eso es muy satisfactorio”, fueron sus palabras cuando recordó una de las giras memorables de Niche.Vea también:Entrevista con Jairo Varela: "Niche no se apaga" Grupo Niche, tres décadas de éxitos

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad