Así es César Augusto Amaya, el caleño que está a otro nivel

Junio 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Lina Uribe, reportera de El País
Así es César Augusto Amaya, el caleño que está a otro nivel

"Uno no debe dejar de soñar. Hay que luchar por los sueños para que al menos quede la satisfacción de haberlo intentado”, dice César Augusto Amaya Higuita.

César Augusto Amaya Higuita es el único representante vallecaucano en la recta final de ‘A otro nivel’, concurso de Caracol Televisión.

Cantante, papá, comunicador, amante de los animales, percusionista y compositor, César Augusto Amaya Higuita es el único representante vallecaucano en la recta final de ‘A otro nivel’, concurso de Caracol Televisión que reunió a los mejores cantantes profesionales del país y que en las próximas semanas elegirá al ganador.

Tendría cinco años cuando sus padres le regalaron un teclado en el que logró interpretar ‘Balada para Elisa’ tras haberla escuchado solo una vez. Descubrió que la música le encantaba y empezó a explorar otras habilidades como la composición. “Era muy niño, pero empecé a escribir canciones, varias de ellas dedicadas a mi perro”.

Además de su  talento para el canto, este caleño ha demostrado sus habilidades para el baile y el beat box (simulación de sonidos y ritmos con los labios y la lengua). Hoy, a sus 30 años, tiene  tres sencillos grabados y ha hecho parte de  varias  agrupaciones musicales con las que ha tenido el privilegio de  acompañar a artistas de talla mundial como Fausto. Con sus ojos verdes, su sonrisa y  su voz, se ha convertido en favorito  para ganarse ‘A otro nivel’.

¿Cómo ha sido la experiencia de participar en este concurso?

Me ha formado mucho como artista, ha hecho que gane seguridad en la puesta en escena. ‘A otro nivel’ ha sido una escuela increíble porque todos los concursantes son personas maravillosas y hemos logrado formar grandes amistades. Para mí es sorprendente verme en las fusiones con esa actitud, yo era   algo tímido, casi ni hablaba. Hace algún tiempo empecé a trabajar en esos aspectos de mi vida y ahora verme en el programa cantando, bailando y haciendo todo el show me demuestra que la evolución ha sido tremenda. Uno de mis sueños era conocer a Kike Santander, la primera vez que nos vimos en la prueba del ascensor, me dijo que yo tenía muy buena técnica, que era muy original y que todo lo que cantaba llevaba mi sello. Me emocionó mucho.

¿El hecho de que se tratara de un formato nuevo no lo puso a dudar?

 Me llamó la atención que fuera un programa en el que se convocaban únicamente cantantes profesionales, que ya habían tenido ciertas experiencias en  la música. Eso garantizaba que el nivel de los concursantes iba a ser muy bueno. Y  existía la posibilidad de que el programa no gustara y nuestra imagen se viera afectada, pero todo ha salido  bien. Lo que uno siente  en las fusiones es imposible de explicar con palabras.

¿Qué retos que ha enfrentado en su carrera y en el programa?

No es secreto que aquí en Colombia los artistas vivimos amedrentados. Se cree que del arte no se puede vivir, no le tienen el suficiente respeto. Uno de los  retos fue haberme encontrado con personas que alguna vez me dijeron que dejara de cantar. Tal vez querían darme un consejo, pero   no era el tipo de palabras que yo necesitaba escuchar. Los artistas debemos tener inteligencia emocional y fortaleza mental para recibir las críticas y los elogios con humildad. 

Hace varios años saqué un sencillo con ocho canciones y me fui a promocionarlo en Bogotá con  un amigo. Lastimosamente no logramos hacer contactos, pero del disco gustó mucho una canción que pienso retomar. En el programa, el  reto ha sido enfrentarme a otros cantantes con  un alto nivel. La lucha siempre  ha sido por creer en mí. 

¿Ya había pensado antes en  participar en un concurso de televisión?

Sí, varias veces. Hace unos años me presenté en uno del que salí bastante decepcionado porque lo que buscaban no era  talento musical. Luego salió ‘La Voz’ y varios amigos me animaron a participar, pero  no lo he hecho. Cuando nació mi hija salí del letargo en el que estaba. Llevaba dos años sin cantar, había perdido el ritmo de trabajo y estaba   más tímido. Empecé a subir videos, a mover mis redes sociales, me llamó alguien de Caracol TV y me habló del concurso.  Después de varios filtros  y  fusiones llegué al décimo nivel.

 Proyectos “Lo que viene es mi trabajo  como solista, pero también hay ideas de grabar canciones con muchos de mis nuevos amigos de 'A otro nivel' para iniciar giras por Colombia y Latinoamérica. También estoy trabajando en mi nuevo sencillo con un productor en Bogotá, que además es amigo de infancia, y voy a invitar a Katta Kastaño a que grabe conmigo”.“Tengo propuestas  para trabajar en actuación y modelaje. Y me propusieron trabajar en dos bares muy reconocidos de Bogotá, pero  mi prioridad es salir de gira para impulsar mi carrera”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad