Así es Ana María Estupiñan, la polifacética actriz detrás de 'La niña'

Mayo 01, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así es Ana María Estupiñan, la polifacética actriz detrás de 'La niña'

“La fama es una oportunidad para alimentar el ego o para agregarle valor a los demás. Tú escoges”.

En su más reciente rol, la actriz personifica a una guerrillera reinsertada en la novela de Caracol. Su calidez humana y madurez, los aspectos que más valoran quienes han trabajado con ella.

Ana María Estupiñán García confiesa que a sus 24 años conserva muchas cosas  de niña. Sin embargo directores de cine y televisión aseguran que contar con una actriz con los pies en la tierra como ella es difícil en estos tiempos. Eso le ha valido varios protagónicos, en ‘La Pola’, ‘La Ronca de Oro’, ‘Toni, la chef’ y ahora en ‘La niña’, nueva novela del Canal Caracol. Y ahora en mayo se estrena ‘Dos mujeres una vaca’, su debut en el cine.

Aunque ‘La Polita’  quería radicarse en Nueva York, tras protagonizar ‘La Ronca de Oro’, para continuar  su preparación en las mejores escuelas de artes escénicas,  una propuesta de Nickelodeon la llevó a cambiar su destino por Miami: ‘Tony, la chef’, que la dio a conocer en la  TV latina en EE.UU.

Luego surgió la oportunidad de regresar a la televisión nacional en  la serie ‘La niña’, de CMO Producciones, en la que hace  de Belky, quien a sus ocho años es reclutada a la fuerza por un grupo guerrillero, y bajo el alias de ‘Sara’, es internada en la selva,   obligada a combatir, a poner minas y atacar poblaciones. Al ser capturada por las autoridades, ingresa  al programa estatal para la reintegración,  debe reencontrarse con su familia y   sufrir el señalamiento de la sociedad.

¿A sus 24 años qué  conserva de niña?

Muchas cosas. Mis papás y mis hermanas dicen que soy muy ingenua. Soy consentida, me gusta que mi mamita me cocine las cosas que extraño de Colombia, como ajiaco, sancocho, sudados. Me encanta jugar con mis hermanas, somos muy unidas. No solo me veo chiquita, sigo siendo un poco niña por dentro, sensible, insegura a veces, caprichosa otras. Pero leal y franca. 

¿Cuál  es el secreto de hacer un protagónico tan joven?

Es la gracia de Dios sobre mí y gracia significa regalo inmerecido porque las oportunidades han llegado casi por coincidencia. El año pasado estaba en temporada de una serie en Estados Unidos  y nos encontramos con Juana Uribe en los LA Screenings y me dijo que tenía un personaje perfecto para mí. ¡Quedé en shock! ¡Juana Uribe pensando en mí! Luego de muchos meses le llegó un correo a mi papá, que es mi mánager, y aquí estamos, dándole vida a Belky, uno de los retos más fuertes de mi carrera.

¿Qué significó meterse en un rol tan cuestionado?

Tuve que  acercarme a esa realidad que al estar metida en estudios y sets de grabación no sentía cercana, leer, investigar, escuchar. Darme cuenta de que vivimos en un país muy injusto,  sobre todo  con los niños, que no tienen voz ni voto en un mundo dominado por adultos insensibles a su dolor. Me sorprendió lo difícil que es hablar en Colombia de esperanza y segundas oportunidades, de perdón y de sueños de un ser que no escogió esa vida, fue arrastrado sin remedio. 

¿Cuál ha sido el papel más complejo?

El de Belky. Ver  escenas tan duras y pensar que  muchas personas en nuestro país las  han tenido que vivir,  me duele,  me pone sensible, me hace llorar y me afecta anímicamente y  físicamente  me tensiona. Pero me ha enseñado mucho.

De los retos para sus roles, ¿cuáles han sido los más difíciles?

Cantar en directo en ‘La Ronca’ fue muy exigente porque no soy cantante;  aprender manejo de armas y técnicas de combate para ‘La Niña’ da  susto pero es emocionante. Hermelinda en ‘Dos mujeres y una vaca’, mi primera película, que se rodó en selva, campo, ríos y desierto. Las jornadas me dejaban agotada y con morados por todos lados que no sabía cómo me los hacía.

Siendo tan pudorosa, ¿qué tan fácil o difícil es afrontar escenas románticas? 

Es lo que más me cuesta y lo que menos disfruto,  me pongo muy nerviosa antes de una escena de beso; mis compañeros de set, gracias a Dios, siempre han sido muy respetuosos y los directores esperan a que me sienta lista. Aunque no son besos de verdad, y se hacen con una técnica para que parezcan, es  incómodo, y  pienso ‘¡Que se acabe ya!’ 

¿Quién es el amor de su vida?

Jesucristo, el mismo de mi novio, por eso nos entendemos tan bien.  

¿Es cierto que su novio es un piloto?

Sí, es verdad. Es un lindo. 

¿Y fue novia de un actor de ‘La Pola’?

 Novia es un poco exagerado. Estuvimos saliendo  y me visitaba mientras grabó en Colombia pero yo era chiqui y muy inmadura.

¿Dejaría la actuación por establecer una familia?

Yo tengo muy claras mis prioridades en mi vida. Amo mi carrera y es muy importante para mí vida, pero si algún día  tengo que decidir entre mi carrera y mi familia, no dudaría un segundo en retirarme. 

¿Qué opinión tiene de la virginidad?

La virginidad es resultado de llevar un vida en orden; para todo el mundo es normal salir de rumba,  tomar trago,  fumar y tener sexo. Deberíamos preguntarnos en qué momento algo tan especial como el sexo, la forma más intima de comunicación entre un  hombre y una mujer, se convirtió en entretenimiento ¿Es normal usar nuestros cuerpos solo para diversión? El respeto por mi cuerpo me permitirá tener una relación que vaya más allá de unas pocas noches de diversión.

¿Las vírgenes están en vía de extinción?

Lo que está en vía de extinción es el respeto por nuestra intimidad,  nuestra  esencia de mujeres. Ven la virginidad  como algo de ñoños o pudorosos, cuando debería ser  un estado natural, derivado de tomar buenas decisiones.

¿Aún la llaman 'La Polita'?

¡Increíble! Sí. (Risas) Aún me escriben a Facebook o Twitter, y en la calle o en la iglesia; muchos me dicen ’Polita’.

¿Qué exige para aceptar un papel?

No son exigencias, son  parámetros de trabajo que   las productoras y los canales conocen, no hago escenas de desnudos ni ropa interior.

¿Ha perdido contratos por decirle 'No' a un desnudo?

Sí. He rechazado personajes porque no encajo en ellos. Respeto a quienes deciden hacer escenas fuertes pero yo definitivamente no puedo.

¿Soho ya la buscó para posar?

¡Nooooo! (Risas) Y Dios quiera que no me llamen, porque  ya saben qué voy a responder.

Monstruo de actriz

[[nid:532326;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/05/ana_maria_estupinan.jpg;full;{Ana María Estupiñán en su interpretación de Helenita Vargas en la producción 'La Ronca de Oro'.Archivo Colprensa}]]

La primera experiencia actoral de Ana María Estupiñán fue en  ‘Padres e hijos’. Tenía 12 años cuando llegó con sus hermanos Laura y Felipe, quienes actuaban allí. Y  Malcom Aponte, productor del seriado,   apenas la vio le deslumbró su espontaneidad.  “Además de su gracia y simpatía tremendas, le vi madera, muchísimo talento, aunque no había estudiado actuación, era algo  innato, natural. No dudé en  darle la oportunidad. Y cuando terminó ‘Padres e hijos’, la llamé para ‘Oye bonita’”, cuenta Aponte.

Su primer protagónico fue en ‘La Pola’, pero como dice Sergio Cabrera, director de la producción sobre la vida de la líder Policarpa Salavarrieta, “parecía que hubiera trabajado toda la vida. Es una niña muy responsable, maravillosa  tanto a nivel personal como  profesional. Es dulce, estudiosa, cariñosa, inteligente, entregada a su trabajo, generosa”.

Para Cabrera, “no hay nada que le pueda reprochar. Todas las indicaciones que  le daba en ‘La Pola’,  por difíciles que fueran, las hacía con entusiasmo y convicción”. Enfatiza que “ojalá todas las actrices fueran como ella.  Además de ser buena actriz,  está el  comportamiento intachable  con sus compañeros, con el equipo de trabajo, con el director”.

Él asegura que lo único que le costaba trabajo a la actriz era  besarse con el que hacía de su enamorado en ‘La Pola’, porque su verdadero novio era  otro actor del reparto. “Hubo que  ayudarle un poquito, yo tenía que ir y hablar con ella, decirle que allí en grabación  no era ella, sino ‘La Pola’, sin embargo, nunca se negó, lo hacía sin problema”. 

 “Difícilmente  caerá en los excesos de la fama, como lo hicieron colegas suyos que empezaron precozmente”, dice  Cabrera, quien le atribuye su  madurez a la educación recibida de su familia y a su personalidad. “Hay actores   que comenzando  muestran que son de un temperamento poco agradable. Pero con  Ana María tengo una amistad, mi esposa, mis hijas y yo la queremos. Cuando se estrenó ‘La niña’,  la felicité por su trabajo, es una profesional”.

En la telenovela ‘Allá te espero’ en la que  obtuvo por su rol de adolescente rebelde   un Premio TV y Novelas como Mejor Actriz de Reparto, compartió set con Sebastián Martínez, quien la considera además de “gran actriz”, “una niña centrada, muy madura,  familiar, que sabe lo que quiere, tiene unas metas claras que es algo muy importante en esta carrera. Tiene y seguirá teniendo una carrera muy bella”.

Para  Clara María Ochoa, productora de ‘La niña’. “Ana María  tiene claros sus objetivos, es un monstruo como actriz. Si sigue  con esa dedicación y disciplina, conseguirá todo lo que se proponga. Difícilmente otra actriz hubiera podido interpretar este personaje de exigente interpretación: de verdad y de contrastes. Con ella no hubo dudas, la niña era o era Ana María”.

Y reconoce que el esfuerzo hecho por Ana es admirable. “Para ella, una mujer tan citadina, el hecho de grabar en la selva padeciendo las inclemencias del clima, el agua, enfrentándose a  todo tipo de insectos, y a la vez actuando, corriendo y disparando fue un reto muy  grande”.

Niña de su casa

Ana María tiene muchos valores, es  gran miembro de familia,  espiritual, inteligente, perceptiva,  juiciosa, estudiosa, dedicada a su profesión y excelente compañera, así la define Clara María Ochoa, la productora de ‘La niña’ y de ‘La ronca de oro’, producción en donde  “nos  sorprendió con su voz y disciplina”. 

Pegada a Dios, esta bogotana nació en el hogar de Juan Carlos Estupiñán, productor de comerciales, y Liliana García, ex modelo. De ellos heredó el talento artístico, pues ambos  cantan y tocan guitarra. Dicen que desde niña  su hija era “¡Hermosa! Un par de cachetes con crespos. Inquieta, curiosa, sensible. Se encerraba en el baño y se quedaba por horas cantando, hablando sola e imitando acentos. Cuando hizo con sus hermanos mayores un taller de actuación en Caracol, dijo: ‘Papá, esto es lo mío’”.

[[nid:532327;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/05/tony_la_chef.jpg;left;{Archivo Colprensa}]]

Su vida dio un vuelco al llegar sus hermanas  María Paula y María Andrea. Sintió que sus padres y sus hermanos mayores Laura y Felipe no la querían. “A Lili y a mí nos llamaban del colegio seguido; pero luego encontró su identidad, su cambio fue absoluto”, dice su padre.

Para hacerse notar, los caprichos y el mal comportamiento estaban a la orden del día, y para completar, su cabello fue presa de un ataque de piojos severo y su madre decidió raparla. Y al quedar al descubierto sus  bellas facciones,  una oleada de piropos la reconfortaron. 

“Mi mamá se dio cuenta de que algo no estaba bien conmigo y comenzó un proceso de afirmarme mi identidad y valor como hija de Dios, como persona, de reconocer mis talentos y  entender que mi valor no depende de cómo me vean los demás o lo que digan o cómo me sienta, sino lo que dice Dios de mí, que  soy su hija, amada y aceptada”, cuenta Ana María.

Hoy  en día la actriz confiesa: “Mi mayor prueba de fe fue haber aprendido a verme como Dios me ve, en un momento en que solo veía a una niña fea, triste, frustrada y  sin valor.   No tengo complejos. Me quiero tal y como soy”.

Lo que muchos de sus seguidores  en Facebook  no saben es que los piropos la espantan tanto como los bichos, que  toma muchísima agua, no se maquilla  ni  cuando va de compras o a reuniones,    ama las pulseras y los aretes, tanto como los chocolates y   tiene  buena ortografía, al punto que  quiere estudiar escritura creativa. 

Según su padre “canta y  baila increíble, tiene un liderazgo especial  con los jóvenes. Es sabia y con tremendo carácter, cuando necesito que alguien me pegue un sacudón, lo hace con respeto pero con firmeza”. Ese carácter a veces le juega malas pasadas, dice su mamá. Es intensa e impaciente pero con un corazón y una determinación a toda prueba. 

Su familia es el eje de su vida. Su papá es su mánager.  “Los libretos y guiones los reviso yo; de lo legal y los contratos se encarga mi papá, quien se apoya en mi mamá y al final decido yo”.  

Dice que construir personajes la ha enseñado a conocerse más. En próximos días  se verá su debut en el  cine con  ‘Dos mujeres y una vaca’, que se rodó en el Desierto de la Tatacoa y narra las peripecias de dos mujeres que recorren un largo camino  con  una vaca, en medio de la violencia del país.  Esta fue nominada   en el Festival de Cine de Málaga a mejor película, mejor dirección, mejor actriz, mejor actor y al premio del público.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad