Ana Gabriel está lista para cantarle a Cali

Ana Gabriel está lista para cantarle a Cali

Mayo 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez y Verónica Gómez | El País
Ana Gabriel está lista para cantarle a Cali

“No me gusta que me digan ‘Diva de México’. Divas eran las de antes, como Marilyn Monroe, María Félix, Edith Piaf, María Callas. Las estrellas se caen del cielo. Más que famosa quiero ser querida”.

En diálogo con El País, la mexicana Ana Gabriel habla sobre su vida amorosa, de la que ha extraído la esencia de sus mejores canciones. De concierto en Cali, el próximo sábado.

El fan que más recuerda Ana Gabriel es un colombiano. “En mi primera visita a Medellín, yo estaba en la pista del aeropuerto, y desde un mirador un fan brincó para llegar a mí, y se rompió la pierna. Desde unos diez metros de distancia, vino hacia mí arrastrándose. En esa época el ambiente en este país estaba caliente y yo estaba rodeada de militares, y oí que le apuntaban con esas cosas tan feas de mencionar. Yo me metí, con el riesgo de que se fuera un balazo, para abrazarlo. Esa es una experiencia que traigo como un tatuaje”, cuenta la mexicana, quien hasta la fecha sigue teniendo contacto con Valmer, su fan.“Ahora con unos cuantos años de distancia digo, ¡madre santa, qué locura la de él y la mía!”, pero agrega como perdonando una travesura: “Y Valmer me sigue adonde quiera que voy”. De hecho, en la portada del nuevo DVD del disco de pop, ‘La historia’, ella sale con un poncho en la mano, “es el que me llevó Valmer a República Dominicana, y adonde quiera que voy, que él puede ir, me lleva un poncho”.¿Haber gozado y llorado por amor es el secreto de su inspiración?Sí, es algo muy natural y conectado con el universo, es un regalo de Dios. No puedo estar ni tan triste ni tan alegre, sino silenciosa conmigo misma, con mi espíritu y mi mente abiertas sin forzar a la musa a que llegue a mí. Nunca fuerzo un estado anímico para componer. ¿Ha gozado o ha llorado más por amor?No me pesa todo lo que he vivido en el amor porque me ha regalado canciones, pero no cambio el amor que le tengo a mi hija y a mi madre por ningún amor de hombre, ni de mujer, ni quimera ni nada. Si esa pregunta me la hubiesen hecho hace 20 años, hubiese dicho que he sufrido mucho por amor, pero que también lo he gozado. Ahora trato de gozarlo, pero de una manera diferente.Usted ama a mujeres y a hombres. ¿A los dos les canta?A la música, al amor, a lo que pasa. No sé si en mis conciertos hay más hombres o mujeres, ¿se imagina ponerme a contarlos? El amor debe dejar de ser comparado entre hombres y mujeres, se dice que las mujeres amamos de manera diferente, pero no lo sé porque no soy hombre. El amor no tiene sexo, la música tampoco. Más vale disfrutar lo que nos da, que estar midiendo el amor. Es más bendecido el que ama que el que es amado. ¿Lo ha sentido así?Sí. Usted sabe la dimensión del amor hacia su pareja, si es verdadero o falso, pero el que lo recibe siempre está preguntándose ‘¿me querrá, no me querrá, me amará, no me amará? En cambio, el que ama no tiene de qué preocuparse. ¿Está enamorada en este momento?De la vida, de mi hija, de mi madre, de mis amigos, de mi familia, del público que me mantiene enamorada. No tengo pareja, no me interesa tenerla a estas alturas, porque cuando uno vive tantos años en solitario adquiere costumbres y mañas muy difíciles de cambiar. Ya no estoy dispuesta a sacrificar mi libertad por una persona, tampoco digo que no me volveré a enamorar, porque así como llega una canción, llega el amor. Diana, quien se encarga de mi vestuario, me dice: ‘¿Tú crees que al estudio o al cuarto va a llegar el amor? Si no sales a la calle y ves gente no vas a saber si te enamoras o no’. Tiene toda la razón. Pero me gusta estar a solas conmigo misma. Lo disfruto.Ha hecho muchos duetos con amigos como Vicente Fernández y Vicky Carr, ¿le suena un dueto con un colombiano?Fíjate que han sido muy pocos los que fueron pedidos, como Plácido Domingo, Vicente Fernández y Vicky Carr, pero de ahí para allá los demás duetos han sido porque llegó el momento de hacerlos. Sí he pensado en un artista colombiano que canta vallenato, Jorge Celedón. Pero no hemos coincidido en nuestros tiempos de grabaciones. Le agradezco a Celedón por proponerme unir nuestras voces en dos ocasiones, pero no ha habido momento. Y cantar vallenato sería ideal para agradecerle a este país todo lo que me ha dado. ¿Le gusta el vallenato?Hice hace años el simulacro de cantar vallenato en agradecimiento y me salió un poquito. Pero desde mi primera visita a Colombia admiré a Diomedes Díaz, esa poesía tan innata que se da en nuestros interiores, las raíces reales de nuestros países. Por eso unir mi voz con la raíz de Colombia sería una bendición para mí.Dicen que es una mujer de un temperamento muy fuerte, pero escuchándola hablar se siente muy dulce...Eso último no lo puedo decir de mi boca, pero del temperamento sí puedo hablar. A mi temperamento tengo que agradecerle ser quien soy. Si yo no hubiese tenido el temple, la disciplina y la convicción no hubiera llegado donde estoy. Soy dulce cuando tengo interlocutores como ustedes. Pero si me agreden, trato a veces de callarme, pero si me siguen golpeando, como lo han hecho en muchas ocasiones, mi carácter sale a relucir. También cuando doy una cita y no llegan a la hora que digo se me desprende una inconformidad interna y digo: ¡oh, oh! Pero estoy intentando modificar mis reacciones irracionales, para que las cosas que me lastiman no modifiquen mi estado anímico. ¿Qué tanto conserva de la cultura china que tiene por ascendencia de su abuelo?Se da naturalmente. Por eso ustedes dicen que me escuchan dulce, porque en mis genes ha de haber esa serenidad que se me desprende rápidamente y mi lucha ahora es que, como decimos en México, no me muevan el tapete, no seguir apegada a lo emocional, a lo que no fue como yo quise.¿Quién sería su sucesora en México? Hay una mujer que superó a Ana Gabriel y no lo digo porque esté en su país, esa es Shakira. Es una artista en toda la extensión de la palabra, se lo ha ganado a base de trabajo, honradez y esfuerzo para superar adversidades en su carrera y en su vida. En México las que están ya estaban.¿Cuál es la mayor mentira que han dicho sobre usted?Han sido muchas, dijeron que tenía cáncer, una gran mentira. No puedo aclararlas, no me interesa entrar en ese dilema. No me quita el sueño. Me importa lo que se diga de lo que hago en el escenario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad