Amparo Grisales desnuda en un libro los secretos de su ‘Cuerpo Consciente’

Diciembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora equipo de domingo.
Amparo Grisales desnuda en un libro los secretos de su ‘Cuerpo Consciente’

“En mi libro no doy consejos, muestro cómo me he movido a través de mi edad. Yo evoluciono a través de mis edades”, afirma Amparo Grisales.

La diva, con 57 años muy bien vividos, habla del libro que escribió. También, de ‘Yo me Llamo’, de los mensajes que recibe en Twitter y de su amor.

Al hablar sobre el libro que escribió, ‘Mi cuerpo consciente’, que esta semana presentó, Amparo Grisales se extiende en sus respuestas. No para. Habla con toda propiedad sobre metabolismo, aminoácidos, estados alcalinos del cuerpo, hormonas, combinación de alimentos, de maneras de desintoxicar el organismo, de yerbas, ejercicios, disciplina, voluntad... No para porque, como asegura, está “emocionada”, pues conoce bien sobre los temas que está tratando ya que no son un libreto que ha tenido que memorizar, ¡no! Toda la vida ha leído y aprendido sobre ellos, ha experimentado, ha sido su propio conejillo de indias y gracias a todos esos conocimientos es una mujer que, con 57 años, se conserva joven, bella, tonificada, con el ánimo arriba pero, sobre todo, saludable.Hace tres años, la actriz venía preparando este libro, motivada por admiradores que en reuniones sociales siempre le preguntaban qué comía para tener ese cuerpazo o qué hacía para mantener su piel suave, sin poros abiertos, libre de manchas y hasta la interrogaban sobre cómo mantenía sus dientes sanos.En su libro ‘Mi Cuerpo Consciente’, de 208 páginas, da respuesta a muchas de esas inquietudes y motiva a los lectores, apoyada en estudios científicos, tablas, anécdotas y con fotos de archivo de todas las épocas de su carrera, “y sin Photoshop”, a tener conciencia de lo que comen, de los procesos que suceden en su organismo, de la importancia de practicar ejercicios e, incluso, les revela cuáles son los alimentos de su despensa. Sobre su obra (ver microformatos), las situaciones que vive en Twitter, su participación en la próxima edición de ‘Yo me Llamo’, su amor en el extranjero y mucho más, la ‘Diva de divas’ habló con El País:¿Desde cuándo vive en usted la conciencia de cuidar su cuerpo?Desde que tengo uso de razón. Fui deportista desde pequeña, pertenecí a las selecciones de basquetbol y de voleibol de Caldas, siempre fui muy atleta, resistente, ganaba todas las pruebas deportivas y desde ahí se me despertó la conciencia. Después, a los 18 años de edad, conocí a Jorge Rivero (actor y galán mexicano), que fue el amor de mi vida, con el que viví ocho años y de él aprendí qué comer y qué no; qué aguas tomar. Fue el que me llevó por primera vez a un gimnasio, fui de las primeras mujeres en Colombia que hizo ejercicios, entre hombres, pero claro, él me cuidaba, porque era un príncipe. Así fui siendo consciente de mi cuerpo, de los alimentos, de lo que hace daño... La mayoría de la gente es insconsciente de qué está hecho nuestro cuerpo, comen a las carreras, comen comida chatarra, no saben la cantidad de alimentos que ingieren a diario; ignoran que, por la industrialización, hay algunos productos que no tienen nutrientes, que lo único que hacen es llevar enfermedades al organismo. Yo he aprendido a combinar bien los alimentos, leo cuanto cae en mis manos sobre todo esto, pregunto en los laboratorios sobre complementos y suplementos, qué me sirve y qué no; pruebo, descarto. Y no ha sido sacrificando nada, sino simpletamente con disciplina. La salud no es medicina, sino disciplina, conciencia. ¿Es cierto que usted se baña en una tina llena de hielo para cuidar su cuerpo?Esas son leyendas urbanas que se van tejiendo alrededor de uno, que la gente se inventa. Fui mal interpretada porque una vez dije, de regreso de un viaje, de unos baños suecos en los que después de estar en un súper spa te meten a recibir el calor del turco y luego saltas a unos pozos de agua helada y eso te revitaliza, te pone a funcionar la circulación. Eso no es meterse a una tina con hielo porque daría hipotermia, no lo vayan a hacer en casa porque amanecen ahí, congeladas (risas).¿Cómo llegó a creer en los ángeles? Desde chiquita me fueron llegando lecturas sobre ángeles como Elías, Tobías, historias muy lindas. Luego, los ángeles me llegaron por Internet, a través de Kryon, una escuela mundial. De allí mandan meditaciones, símbolos, enseñan que uno se llena de luz con la respiración, aprende un montón de cosas y decide aplicarlas: sobre el perdón, la misericordia, que lo que sale por la boca envena más que lo que entra, saber a quién ofendes de palabra, pensamiento y obra, a reconocer y aprender de tus propios errores.¿Y usted qué ha aprendido?A controlarme, a no desarmonizarme y a no formar un alboroto. Yo hace mucho tiempo explotaba muy fuerte. Soy de un temperamento fuerte, pero hoy controlo eso y tengo más tolerancia.Le sugiere en Twitter un seguidor que no se desgaste contestándoles a los enanos mentales que la increpan en esta red...Estoy cumpliendo 40 años de carrera artística, son 40 años en la pantalla, como digo, yo también tuve 14, 15 años, ¡caramba¡ Entonces hay mucha gente sin rostro que se dedica al matoneo y no solamente conmigo, lo hacen hasta con el Papa. Yo les mando bendiciones. Yo pasé de los 600.000 seguidores, la mayoría es gente maravillosa que me admira, que ha conocido mi carrera, que sabe que soy una guerrera, que me la he ganado trabajando, que nunca me he querido recostar en el hombro de otro, en la fama de nadie y que eso trae sacrificios, por ejemplo, el amor no es fácil que entre a tu vida porque te vas volviendo muy selectiva, precavida, muy exigente, vas sintiendo que el que tome este cuerpo tan limpio es alguien que se lo merece; no quieres tener en vano un flirteo momentáneo de amor o de sexo, este tipo de cosas empiezan a tomar importancia en tu vida y la gente que te matonea en las redes es de un grado de atraso terrible, son personas amargadas que no resisten que uno tenga logros, pero tampoco salen a hacer algo para lograr cosas.Causa risa que le digan que usted estuvo en la Última Cena y usted conteste: ‘Sí, Jesús me dijo que iba a ser envidiada por una cantidad de lagartos perdedores’... Es también usar el sentido del humor, no digo las cosas con odio, me da risa.También es creativa, ha dicho: ‘Si le molesta mi brillo, póngase anteojos’.Sí, son frases que uno escucha o lee y que caen muy bien en ciertas situaciones. Como esta: ‘Si hablan detrás de mí, qué bien, porque quiere decir que yo voy adelante’. Pero yo no contesto todos los tuits. Contesto los que son amables y les mando besos, bendiciones. En un tuit el otro día me mandaron a decir que cuándo me iba a morir, que cuándo era mi entierro, porque yo estaba muy choqueada por la muerte de Paul Walker (‘Rápidos y furiosos’) ya que lo conocí en Los Ángeles. A mí eso me parece asqueroso, que la gente se meta con esas cosas, por eso le dije al que lo envió ‘te mando bendiciones para que no se te devuelvan las palabras’. Terrible ese tipo de situaciones...Hay gente que se ha querido matar por lo que le dicen en Twitter, yo no. Con la edad, la cancha y la experiencia que tengo conmigo no van a poder, ese tipo de energías conmigo no pueden. Tengo a mis ángeles con la luz alrededor mío (risas).La gente, como lo dice usted, se envejece más pensando en sus arrugas, por eso la manda a armonizar y a ser feliz...Aaaah, sí, es que viven pendientes de mis arrugas, de mi vejez, me dicen que si yo estuve con Adán y Eva, que si estuve en la cena de Cristo y yo digo sí, ¡qué dicha poder estar con Jesucristo! La gente tan ridícula, piensa que me va a dar algo. ¡Qué me va a dar nada!, si a mí me dicen vieja desde que hice ‘Tuyo es mi corazón’, cuando tenía 25 años y Carlitos Vives 23. Yo me acostumbré a eso. Como no pueden atentar contra mi inteligencia o contra otra cosa se pegan de tonterías, porque creen que me van a aminorar, pero si yo no fuera consciente de quién soy, de qué he logrado y cómo estoy, tal vez dijera ‘uy, sí, estoy jodida, soy una perdedora’, pero no, yo no me puedo dejar de los perdedores. Un fan suyo dice que no entiende por qué el bullying y el irrespeto hacia usted.Yo los bloqueo, a algunos les contesto porque quiero sacarme el clavo y les quiero contestar con algo inteligente, como diciéndoles pelotudos. Entonces hay que llenarse de luz mi amor, para que no me llegue la oscuridad, de lo contrario no sé dónde estaría, porque a veces son demasiado maquiavélicos. Pero son muchos más los que me quieren, miles los que me respetan, los que me apoyan, los que me esperan en ‘Yo me Llamo’. Otros son mandados por algunos enemigos. Mucha gente se puso feliz al saber que iba a estar otra vez en ‘Yo me Llamo’...Fue la locura, la locura, me decían que desean volverme a ver, la gente me quiere mucho y yo no voy a dejar de ver las cosas positivas de la gente que me ha apoyado toda la vida por cuatro o tres pelotudos que no conocen mi carrera.¿Es verdad que le exigió a Caracol $230 millones mensuales y que Jairo Martínez no estuviera como jurado para aceptar participar nuevamente en ‘Yo me Llamo’?Mira mi amor, lo primero es que yo nunca hablo de mi plata, de cuánto me gano, ni le ando preguntando al vecino cuánto se gana, eso es muy confidencial, eso no lo sabe nadie, eso es pura especulación. Y creo que a nadie le importa si es verdad o mentira. De esas cosas no se habla. Y respecto a lo otro, la gente sabe cuál es mi posición. Tiene que comprometerse sí, a no faltarme al respeto y pues ahí están en conversaciones con él. Yo no le quiero tumbar el trabajo a nadie porque nunca le he tumbado la cabeza ni el trabajo a nadie, porque tampoco me gusta abusar de mi ‘cierto poder’, así, entre comillas, que pueda tener por imagen, por tiempo, por rating, pero sí exijo mucho respeto. Eso ya se verá, ya se darán cuenta. Pero no hago ese tipo de exigencias porque yo no me considero una persona mala ni rencorosa, pero sí exijo respeto y por los tiempos que he pasado sola en mi vida me he hecho respetar demostrando que soy buena en mi trabajo y que soy un buen ser humano.¿Qué nos cuenta del hombre que pone a latir más a prisa su corazón?Pues qué te cuento: mi hombre vive muy lejos y las cosas se me están dañando por eso. Porque vivimos pequeñas lunas de miel, nos encontramos, pero a veces hace falta el que te acompañe a tomar el vino en tu chimenea. Sí, tengo muchas lunas de miel divinas con él, puedo decir que rompí con él y volví, porque nos queremos mucho y en esas estamos, que rompemos, que nos amistamos, que volvemos y que disfrutamos del reencuentro (risas) y que yo vuelvo y echo para atrás y otra vez, y así, pero mientras tanto, estoy muy ocupada. Es lindo saber que hay alguien que te piensa, que te quiere, que está pendiente de ti. Es lindo tener a alguien, porque he sentido cosas lindas, pero de todas formas vivo tan encamellada, trabajando tanto, tanto, que no me estoy comiendo las uñas pensando en qué estará haciendo o qué será de mi vida si no tengo a alguien al lado. Yo he aprendido también a vivir con mis momentos de soledad.¿Le gusta diciembre o, como dice la canción, cree que ya viene la Maldita Navidad con sus luces y colores?No, no, a mí me encanta. Estoy en casa de mi mamá precisamente trayéndole flores para que haga sus floreros divinos, tiene un árbol espectacular en verdes y morados, está haciendo su pesebre, ella desde pequeñitas nos hizo pesebres lindísimos, siempre ganó concursos, es feliz poniendo las luces. A nosotros nos encanta hacer la novena, cantar, reunirnos el 24, hacer la cena, dar los regalitos. ¿Qué hace con la ropa y los zapatos que ya no le gustan?Generalmente los regalos, pues yo tengo mis amigos travestis (risas) y mis amigas. Yo nunca regalo cosas viejas, por lo general la ropa la he usado una o dos veces, entonces cuando limpio el clóset mis amigas y primas me la piden. Prefiero que la disfrute alguien, no tenerla ahí colgada para no usarla. Hay ropa y calzado que no los puedo regalar porque son para mis amigas: los guantes, los botines, las botas, porque con ellos son felices.¿Se unió a la campaña contra las corridas de toros?Pues yo retuiteo a mis amigos animalistas. La última vez que fui a una corrida, hace unos siete años, no llegué al tercer toro, porque empecé a ver que estaba botando bocanadas de sangre y nada que moría el torito y lloraba y lloraba durísimo, me dio algo tan horrible que salí llorando de la plaza y me chiflaron. En Twitter me decían, ‘pero bien que te pavoneabas en barrera’, sí, es cierto, pero en la vida estamos para evolucionar, para cambiar de parecer, para decir, pues sí, lo disfruté en determinado momento pero más que todo no por ver matar al toro, la inconsciencia de la inconsciencia fue tal vez yendo a ver a los toreros, como les digo yo, ¿cuál es el problema? Yo iba a alimentar el ojo, a ver esos toreros divinos, claro, yo tuve mi torero y me parecía genial. Pero si los años no te dan evolución y no te dan conciencia entonces estamos fregados.Amparo lo dice"La proteína animal es mala, si la carne la asan o la fritan en aceites trans que son también venenosos se van los nutrientes”.Cuando la leche la pasteurizan a determinados grados, pierde muchos nutrientes y quedan muchos metales en ella. En el libro les cuento por qué todos los días me tomo un agua de yerba distinta, sirven para limpiar riñon, hígado, para depurar. No soy vegana, yo como clara de huevos, queso, pero no tomo leche pasteurizada, yo prefiero la leche de soya, de almendras, la de arroz; como cereales, no de caja, sino los naturales como la quinua, el amaranto, los copos de avena.Yo dejé de comer carne por sugerencia de un amigo de Brasil que me vino a visitar. Nunca más me volvió a salir una mancha ni con la edad ni con los cambios menstruales, ni nada. No hay que mezclar las frutas ácidas con las dulces.Una forma de desintoxicar mi cuerpo es tomando té verde.Con los alimentos no tomo bebidas, porque eso barre los nutrientes y no deja que el cuerpo los asimile.Si la gente que come mucha carne comiera después dos rebanadas de piña fresca eso les facilitaría digerirla mejor. El cuerpo necesita sodio, entonces es mejor usar la sal marina, pero en dosis pequeñas.Tomar magnesio en pequeñas dosis todos los días ayuda a disolver las calcificaciones del cuerpo: rodillas, vértebras, las piedritas de los riñones.Yo dejé de ingerir azúcar, el azúcar lo obtengo de las frutas, que son deliciosas".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad