Alex D’ Castro, de 'tenor de la salsa' a 'tenor del cielo'

Junio 09, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Lucy Lorena Libreros, reportera de El País
Alex D’ Castro, de 'tenor de la salsa' a 'tenor del cielo'

"Encontré en Dios lo que no me dieron los discos de oro, los grandes escenarios, el haber cantado para reyes y presidentes”, Alex D’ Castro, músico y pastor.

El cantante boricua estará de concierto este viernes en Cali. Esto le contó a El País antes de su presentación.

Era 1996 y a Alex D’ Castro, ese intérprete puertorriqueño al que todos llamaban  el ‘Tenor de la salsa’, recibió de parte de los médicos un diagnóstico brutal: sus cuerdas bucales estaban invadidas de callos.

Ya para entonces era un reconocido maestro universitario de música que se había separado de la orquesta de Gilberto Santarrosa, a la que había llegado en 1986 y donde  conoció el éxito temprano de la mano de canciones como ‘Un poco más’, que hoy todavía tararean los salseros románticos.

Desde 1991 había dado un salto al costado para perseguir su propia estrella. Y ese mismo año grabó el álbum ‘Solo’ que terminaría por sellar su fama como intérprete. ¿Quién no recuerda acaso ese coro nostálgico que nos enseñó a pregonar: “Y quizás tarde o temprano tu también comprenderás que me llevas muy adentro, y quizás tarde o temprano algún día entenderás que estoy solo, solo...?”.   

De ese mismo trabajo discográfico haría parte ‘Si no fuera por ti’, otro clásico ya de los corazones enamorados. 

Así estaban las cosas, cuando llegaron los malos días. Y con ellos el diagnóstico de una afección  en las cuerdas bucales que parecía incurable  y que no solo le impedía cantar. “Ni siquiera podía hablar”, cuenta Alex.

El recuerdo vuelve a la mente de este cantante muchos años después, en Cali, a donde llegó hace un par de días para presentarse en concierto mañana viernes y el sábado, junto a los artistas Ismael Miranda, Tito Nieves y Choco Orta. 

Es que ese episodio fracturó su vida para siempre. “Sin poder cantar me entró una depresión profunda. Yo me preguntaba qué voy a hacer ahora. A dónde irá mi carrera. Yo, que nunca había sido un hombre de excesos. Que no fumaba, ni bebía. Que nunca me había dado un pase, a pesar del ambiente pesado que se vive como artista. Nunca  tuve necesidad de eso.  Es que mi padre, Domingo Castro, sí los vivió  y por estos murió a los 48 años. Yo lo que hice fue aprender de sus malas experiencias para no repetirlas. Fue una época muy difícil de la que llegué a pensar que no podría salir”, narra Alex.

Pero salió. La cura, sin embargo, reconoce no haberla encontrado en los pasillos de un hospital. Un amigo cercano lo convidó a una pequeña iglesia. Y el asunto es que Alex D’ Castro le gustó y volvió de nuevo el domingo. Y al siguiente también. Y desde entonces no dejó de asistir. “El Señor me sanó la voz y también la depresión”.

Convencido del milagro, se congregó a una iglesia cristiana; con los años se haría pastor y hoy, con un doctorado en teología, es obispo de la Iglesia Nuevo Testamento, que tiene su sede en Río Piedras, un barrio de San Juan dominado por las pandillas, las drogas, la delincuencia. Alex D’ Castro lo resume de otra manera: la desesperanza.

Esa iglesia hoy tiene varias sedes. Una de ellas funciona aquí cerquita, en Popayán, y es liderada por Claudio Carmona, hermano del exvocalista del Grupo Niche, Charlie Cardona. 

Desde entonces a Álex D’ Castro comenzaron a llamarlo ‘El tenor del cielo’.

Alex D’ Castro se presentará mañana en el Centro de Eventos Juancho y el sábado en el Coliseo Cristal de Buenaventura.

Debe ser, reflexiona el artista, porque había grabado ‘Un tenor para el cielo’ y porque decidió continuar en firme con su carrera pastoral. Por lo que muchos incluso llegaron a creer que ‘Si no fuera por ti’ era una canción con mensaje religioso. 

La verdad, cuenta Alex, es que “esa canción había alcanzado a grabarla en los tiempos de la orquesta de Gilberto Santarrosa, pero en una época que coincidió con mi salida del grupo. La letra es de Paz Martínez, un compositor colombiano. Y es totalmente romántica. Tiene ese sentido. Lo bonito es que cuando estoy sobre el escenario se la canto al Señor, se la dedico. Porque, ¿qué es Dios si no amor? Lo mismo me pasa con ‘Un poco más’”.

Ya en sus días de pastor grabaría también  ‘Mi iglesia’, al lado de otra voz célebre, la de Tony Vega, de quien se considera su padre espiritual.

La historia comenzó hace varios años mientras participaba en Puerto Rico de la celebración del Día Nacional de la Salsa. “Ese día  abracé a Tony y a Gilberto (Santarrosa) que son mis grandes amigos, gente que quiero ver en el cielo, y les hablé de ese proceso que había cambiado mi vida. Tony, que siempre ha sido muy desordenado, desde ese momento comenzó a ir a la iglesia. Y fue en esa iglesia en donde nació precisamente la canción antes de que se convirtiera en éxito”. 

Hoy cantan juntos en la misma congregación. Pero no es una iglesia cualquiera. En el altar no hay un órgano solitario, como pasa en casi todas. A cambio de eso hay un timbal, una conga, un bongó y un piano. “Lo que hacemos es cantar salsa, así todavía mucha gente no lo comprenda porque está acostumbrada a escuchar otra cosa cuando asiste a los cultos. Lo que sucede es que los dos hallamos   en Dios lo que no nos dieron los discos de oro, los grandes escenarios, el haber cantado para reyes y presidentes”.

Pero ‘El tenor del cielo’ asegura  que su corazón sigue siendo salsero. De hecho, en febrero pasado, los amantes del género recibieron con dicha el más reciente álbum de  Willie Rosario, ‘Evidencia’, --dirigido por Bobby Valentín-- del que hace parte un viejo y bello bolero de Tito Rodríguez, ‘De enero a enero’, en la voz, cómo no, de Alex D’ Castro. 

Cuenta que en un comienzo no quería grabar ese bolero porque justamente su hijo, Carlos Castro, “que está haciendo una bonita carrera en la música”, estaba preparando un álbum homenaje al gran Tito Rodríguez, “que es algo así como nuestro Schubert puertorriqueño”. 

Pero el maestro Rosario, “al que todos amamos tanto me llevó engañado diciendo que iba a cantar otros temas, pero al llegar a la grabación me pidió que me aprendiera unos boleros de Tito Rodríguez. ¿Y quién le dice que no a un maestro que, pese a sus 90 años, aún tenemos la fortuna de tenerlo entre nosotros, grabando y componiendo como en los buenos tiempos?”.

Y se siente aún más salsero a su paso por Cali. “Esta ciudad logra eso. Que uno se contagie de la buena salsa. Y yo estoy convencido de que a Dios también le gusta. De que ¡Dios es salsero!

[[nid:544167;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/hijo_de_castro.jpg;full;{Alex D’ Castro ayuda a impulsar la carrera de su hijo, Carlos D’ Castro, que ya completa su tercer álbum discográfico.Anthony Bocanegra, especial para El País}]]

Su hijo Carlos Carlos D’ Castro  es un joven puertorriqueño de 26 años, egresado del Conservatorio de Música de San Juan.  

En su corta carrera  ha grabado ya tres álbumes, uno de ellos en homenaje al gran Tito Rodríguez.

Su más reciente trabajo discográfico  lleva su nombre y contiene lo mejor de su repertorio. Uno de ellos, ‘Niña y señora’, lo interpreta a dúo con su padre, Alex D’ Castro, quien ha sido el padrino de su carrera.

Otras de las canciones que hacen parte de ese álbum son ‘Sun sun babae’, ‘Tiemblas e inolvidable’, ‘Me dice que me ama’, ‘Hasta que amanezca’, ‘Y si te quedas, ¿qué?’.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad