ENTRETENIMIENTO

Alejandro Sanz, un artista cercano a los colombianos

Octubre 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Sergio Villamizar y Meryt Montiel | El País
Alejandro Sanz, un artista cercano a los colombianos

En mayo del año pasado Raquel y Alejandro se casaron en la hacienda del artista, en Cáceres, España.

Conozca a fonde detalles del cantante español, quien cantará en la velada de coronación de la próxima Señorita Colombia.

Para dicha de todos sus seguidores colombianos, Alejandro Sanz será el show central de la velada de elección y coronación de la nueva Señorita Colombia, en Cartagena, el próximo 11 de noviembre. Quienes deseen verlo en ese acto tendrán que reservar desde ya boletas a un costo de $380.000 y $280.000.Seguramente serán muchos, pero especialmente muchas, las que se animarán a viajar a La Heroica para ver al hombre de Corazón Partío, Amiga Mía, Pisando Fuerte, Si tú me Miras, Quisiera, El Alma al Aire ... y de cantidades de éxitos en más de 22 años de carrera que le han valido 25 millones de discos vendidos, 15 premios Grammy Latinos y 3 Grammy anglos. Y no solo eso. El próximo 6 de noviembre recibirá un título Honoris Causa de la Universidad de Berkleer, en Boston, por la influencia que su música ha tenido en el mundo. El reconocimiento se realizará en medio de un concierto que el cantante madrileño brindará en el centro educativo y en el que contará con un coro de 40 estudiantes de esa institución.Este hombre regido por Sagitario, que el 18 de diciembre cumplirá 45 años, aunque en el escenario no es un ‘showman’, se ha ganado el corazón de los colombianos no solo por esas canciones de letras inteligentes que le cantan al amor, al desamor, al padre, al amigo o de profundo contenido social, sino por esa forma de ser fuera de los reflectores.Así lo corroboran colombianas que han tenido la oportunidad de tratarlo muy de cerca, como la modelo Martha Lucía Pereiro, quien ha participado en dos de sus videos: ‘Quisiera ser’ y ‘El alma al aire’. Desde Madrid, la bogotana le comentó a El País que durante el rodaje del video El Alma al Aire, en el que es protagonista y en el que también participa Miguel Bosé, pudo advertir que Sanz es un hombre divertido y muy sencillo. A diferencia de Bosé, que le dejó la impresión de ser antipático y comportarse “muy estrellita”, (hubo que esperarlo media hora para que saliera al rodaje), Sanz fue puntual, ameno, súper profesional,“agradable, de verdad”, enfatiza Pereiro.Él es tan dulce como sus canciones, asegura Paola Ovalle, corresponsal del Canal Caracol en Estados Unidos. Manifiesta la periodista, quien ha tenido oportunidad de entrevistarlo en varias ocasiones y que ha compartido con él en reuniones de amigos, que Alejandro Sanz es súper noble, consentidor, de los que se preocupa por la persona que le está hablando, pues le presta mucha atención.Además, que sus entrevistas resultan ser muy interesantes porque, agrega Ovalle, conoce mucho de la música tradicional española, de las familias musicales de su país, de sus instrumentos, como la caja española. “Es un gran representante de la cultura de España, de sus raíces, de su música y su tradición”. Es también súper buen anfritrión, dice Paola Ovalle y como invitado es sensacional, recibe todo lo que uno le da de comer, es inquieto por el intérprete de los temas musicales que escucha y tiene muy buena relación con gente de Colombia como Carlos Vives, Juanes, Shakira. Y es muy amigo del actor Juan Alfonso Baptista, ‘El Gato’ (‘ex’ de Natalia París).Precisamente, a una cena que tuvo Sanz en Bogotá en el restaurante Kong con ‘El Gato’ y otros amigos, llevó Paola Ovalle a su amiga Adriana Caicedo, con la advertencia que no dijera que era una fan. Adriana, quien maneja las redes sociales de una empresa de publicidad, una admiradora a morir de Sanz que tiene toda su discografía, no se pierde un concierto de él en el país, que lo ha perseguido en hoteles e incluso viajó una vez a Nueva York solo para verlo actuar, esa noche durante la cena se cohibió de mostrarle su gran admiración, “estuve calladita, quietica, yo solo miraba”. Pero ¡oh, sorpresa’! Hubo un momento en que Alejandro Sanz “se paró, me abrazó y me dijo, ‘tranquila, yo sé’ y nos tomamos una foto juntos”.Hoy se siguen comunicando por Twitter. Una vez, le escribió para enviarle un mensaje de felicitación. “Él, quien tiene más de cinco millones de seguidores en Twitter, que me haya mandado un mensaje por mi cumpleaños... eso es increíble”, narra Adriana, que mostró a El País pantallazos de unas de esas comunicaciones.Ella, al igual que la caleña Carolina Ruiz lo admiran por ser un artista integral que además de cantar, componer, ser poeta, productor, tocar piano y guitarra, sabe varios idiomas (inglés, italiano, francés y portugués). Ademas, le gusta pintar, leer poesía romántica española y a autores como Gabriel García Márquez, Pablo Neruda, Bécquer, Tagore, Miguel Hernández, Miguel Delibes... “Es un artista en todo el sentido de la palabra”, dicen estas fans.Pícaro y tiernoSi ‘La música no se toca’ como lo proclama su álbum de 2012, tal parece que la vida privada del cantante madrileño tampoco, pues es bastante reacio a dejar su existencia al aire, ya que considera como una “aberración” que los medios quieran dar cuenta de sus aspectos más íntimos. Nacido en el hogar del también músico Jesús Sánchez Madero y de doña María Pizarro Medina, se crió junto a su hermano mayor Jesús, en Madrid, como miembro de una familia de clase media. Su nombre, Alejandro Sánchez , es en honor a su padrino, el exitoso compositor español Manuel Alejandro.A los 7 años su papá le regaló una guitarra y a los 20 estaba ya presentando ‘Los chulos son pa’ cuidarlos’, su primer álbum, en el que mezclaba techno-flamenco. No tuvo mayor trascendencia. El éxito lo abrazó en 1991 con su producción ‘Viviendo de prisa’ con temas como Pisando Fuerte y Se le Apagó la Luz. Cuando le llegaron los triunfos sintió temor, no sabía qué era ser famoso y le pareció “bastante feo”. Entonces, confesó en 1997, “me encerré en la casa de mis amigos al sur de España, en Cádiz y me puse a componer. Todo era una locura”.De 1,74 m de estatura, de hablar suave, pero con ese seseo español tan marcado que para algunos resulta difícil entender bien lo que habla, su fama internacional se consolidó en 1997 con Corazón Partío, de su álbum ‘Más’, que tuvo cinco millones de copias vendidas.La cantante tulueña residenciada en Madrid Tatty Moncada, aunque aclara que no ha tratado personalmente a Alejandro Sanz, comenta que sí conoció al difunto padre del artista, Jesús Sánchez, quien al igual que su hijo, era un hombre abierto y charlatán (muy conversador). Y de acuerdo con uno de sus amigos en común, el dueño de un bar en Madrid, “Alejandro era un chico tímido, muy amigable como su padre, con una sonrisa ingenua y con una carita de no haber roto un plato en su vida. De ojos pícaros y mirada burlona, nada creído. Cuando empieza a ser famoso y después de serlo siempre tenía con él (el dueño del bar) un buen gesto: un día se presentó con afiches firmados por él, en otra ocasión, con camisetas. Aún después de ser famoso siempre era igual”.Sin embargo, la fama le ha costado fuertes dolores de cabeza, como cuando le han señalado de ser un gran compositor pero no cantante; de evadir impuestos o de vulnerar, según una asociación de internautas españoles, el derecho de copia privada establecida por la ley cuando lanzó su álbum ‘No es lo mismo’ con un sistema anticopia. Pero el que más canas le hizo salir fue el escándalo de diciembre de 2006, cuando debió reconocer, a través de un comunicado, que era padre de un niño, Alexander (entonces de 3 años) que había tenido con la diseñadora puertorriqueña Valeria Rivera. Concibió ese hijo cuando aún era pareja de la modelo mexicana Jaydy Mitchel, madre de su primogénita nacida en 2001, Manuela. Sanz, por no dejarse chantajear por un mayordomo que amenazaba con contar a la prensa su gran secreto, expidió el comunicado el cual finalizó pidiendo respeto a la prensa por sus hijos menores de edad. Tachado entonces de irresponsable y de cobarde por esconder a la sociedad un hijo, Sanz se empeñó en no dar más detalles del espinoso asunto, pero tiempo después la puertorriqueña sí reveló intimidades de su relación a revistas como Hola, de España. Ella confesó que al conocer a Alejandro no sabía que estuviera comprometido con otra mujer, que él conoció al pequeño a los dos meses y medio de su nacimiento y que el artista le había confesado a su mujer Haydy Michel sobre la existencia del niño a los 8 o 9 meses de haber nacido. Además, que ella comprendió que él le diera vueltas al asunto del reconocimiento público de su paternidad por tratarse de una estrella famosa y comprometida. Antes del escándalo, Sanz ya se había separado de la modelo mexicana en 2005, la misma con la que se casó en un ritual hindú en Bali (el matrimonio no tuvo validez legal) y con quien soñaba tener más hijos “hasta formar un equipo de fútbol”. Y ese mismo año su corazón partío se volvió a resquebrajar por la muerte de su padre, el gran inspirador de su carrera.Tiempo después, una sicóloga que se dedicó al marketing y llegó a ser una de sus colaboradoras cercanas se convirtió en la reina de su corazón. A ella, la española Raquel Perera hizo su esposa, en una ceremonia por “la iglesia” en 2012, en su finca de Cáceres, España, el mismo día en que bautizaron a su hijo en común Dylan. Paco de Lucía fue el padrino del niño.A Raquel, escribió ‘Mi Marciana’: Te juro que es verte la cara y mi alma se enciende. Y sacas al sol las pestañas y el mundo florece...”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad