ENTRETENIMIENTO

Alejandra Azcárate, la jurado polémica en 'Colombia Tiene Talento'

Marzo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo.
Alejandra Azcárate, la jurado polémica en 'Colombia Tiene Talento'

Alejandra Azcárate, actríz, comediante y jurado del reality Colombia tiene talento.

Alejandra Azcárate, jurado del reality ‘Colombia tiene talento’ dice que, si ser sincera es signo de maldad, entonces es “perversa”.

Por su manera directa, franca e irónica de hablarles a los concursantes de ‘Colombia tiene Talento’, la actriz, comediante y periodista Alejandra Azcárate se ha ganado el calificativo de ser la más exigente del jurado del reality de RCN Tv. Y por eso se ha ganado la animadversión, pero también la admiración de muchos televidentes.A la polémica jurado, los comentarios que suscita en la web por sus decisiones y actitudes no le quitan el sueño ya que, como asegura defendiendo su proceder, “si ser sincera es un sinónimo de maldad, de arrogancia o de soberbia, entonces sí, soy perversa”.¿Cuál es el balance que hace de su rol como jurado?El balance no lo puedo hacer yo sino el público. Si me preguntas mi sensación, como experiencia he sido plenamente feliz, ha sido una gran oportunidad.¿Qué es lo que más le ha causado admiración de los participantes?Me ha sorprendido mucho que las personas que entran a las audiciones con menos pretensiones, con algo de timidez, con cierta inseguridad son los que más talento tienen y los que más logran sorprender. Cuando entran con actitud soberbia, convencidos de que tienen un derroche de talento, hablan de que llevan practicando su disciplina miles de meses y entrenando durante años, muchas veces al hacer el acto son bastante regulares.¿Por qué ver ‘Colombia Tiene Talento’ y no la competencia?No me interesa hablar de la competencia. ¿Por qué ver Colombia tiene Talento? Porque es un programa que ofrece variedades, es entretenido, divertido y una gran plataforma para que las personas que tienen algún tipo de talento encuentren un escenario dónde mostrarlo, con la posibilidad de ganar un premio de $500 millones.Con tanto talento que hay en Colombia, ¿por qué mostrar a un hombre que come cucarachas y que provocó sensación de náuseas entre el auditorio y algunos televidentes?Primero, él no pasó a la segunda ronda. Presentó una audición como cualquier otro participante. Y a mí no me parece que comer cucarachas sea un acto denigrante, es un acto desagradable que es muy distinto. Pero no entiendo la gente qué tanto se escandaliza en un país donde se come chigüiro, hormiga culona y otros animales, incluso insectos, y hacen parte de nuestra cultura. En Asia hay millones de concursos abiertos a este tipo de disciplinas, obviamente no hacen parte de nuestra idiosincrasia y por eso nos sorprende y nos resulta desagradable.Denigrante es robar, violar, matar, secuestrar, pero denigrante no es comer cucarachas. Además, que a él no lo mortifica, de hecho lo disfruta, entonces uno tiene que aprender a respetar los gustos y pensamientos de todo el mundo. ¿Qué tan satisfecha se siente con el rating del programa?Absolutamente satisfecha, porque lo que pretendíamos era hacer un proyecto donde la gente se divirtiera en las noches, donde las personas, sin importar el talento o disciplina que practiquen, pudieran tener un escenario para presentarse, que no fuera limitado al canto o al baile. La sintonía no nos compete como jurados, pero estamos pendientes de los resultados y es muy satisfactorio saber que hemos dado una competencia sana, digna, donde muchas veces hemos sobrepasado incluso hasta nuestras propias metas.La comparan con Amparo Grisales por ser la más dura con los participantes. ¿Tiene que aparentar ser así o es el rol más acorde con su personalidad?Primero, yo no aparento nada en mi vida; segundo, la producción del programa fue muy específica al no pedirnos que creáramos determinados roles. Nosotros en el ‘reality’ somos como en la vida real, no estamos creando un personaje porque no estamos actuando en una novela ni en una película. Esa es nuestra posición auténtica y clara donde cada uno muestra su temperamento, su manera de ser y su manera de expresar sus ideas.En la red la tildan de arrogante, presumida, que no piensa en lo que siente la gente cuando está parada frente a miles de personas. ¿Este tipo de comentarios le resbalan o le incomodan?No comprendo la intención de la entrevista. Entiendo que hay comentarios en las redes sociales que a mí misma me llegan, donde por supuesto dicen eso, pero también dicen otra serie de cosas que no son así...Lo que quiero es presentarla como jurado. Si algunas de mis preguntas le incomodan no es mi intención...No, no, no. Es que no me incomodan para nada, yo no tengo ningún impedimento para responderte. ¿Sí me entiendes? Pero qué chévere es que uno también tenga la posibilidad de mostrar el lado positivo de uno, del programa, de los concursantes. Por eso: quiero resaltar un poco de todo.¿A ti te parece, con esas preguntas, que quieres resaltar algo bueno de un proyecto o de una persona?Hay preguntas a las que yo no les veo lo negativoBueno, te respondo. Sobre lo que se dice de mí en las redes sociales simplemente digo lo siguiente: respeto profundamente el criterio de las personas, por lo tanto aspiro y espero a que respeten el mío, como respeto el criterio de los demás. Lo único que puedo decir es que si ser sincera es un sinónimo de maldad, de arrogancia o de soberbia, entonces sí, soy perversa, porque es que soy extremadamente sincera, y si ser sincera es considerado un defecto entonces lo tengo magnificado, soy hipersincera y lo he sido toda la vida.Hay gente que se identifica con usted por las apreciaciones que hace. ¿Qué características cree que la hacen respetable como jurado? Primero, que no doy mi opinión basada en conceptos técnicos porque no me gusta hablar de lo que no sé. Yo no soy bailarina, cantante, ni malabarista, ni equilibrista, simplemente yo doy una opinión como cualquier espectadora, con la diferencia que yo puedo expresar mi criterio y dar un voto. Segundo, la claridad, la honestidad, el sentido de justicia, el no tolerar la mediocridad que me parece que es importantísimo, porque estamos hablando de un premio de $500 millones. Y tener una dosis de sátira, de humor válido para tratar de tomarle el pelo al participante tratando de no caer en la ofensa personal.¿En la segunda etapa del programa seguirá siendo la jurado recia, dura?Yo tendré una posición basada en los actos que vea y según como se presenten las cosas. Por supuesto espero continuar con los objetivos buscando un sentido de justicia siempre, procurando ofrecerle al televidente actos que sean de calidad, que ameriten ese premio y generen emoción porque de eso se trata, hay actos que uno ve que no necesariamente tienen una gran habilidad en determinada disciplina, pero tienen una magia muy particular para entretener y para entretener hay que tener un gran talento.¿Repetiría la experiencia de ser jurado de reality?No soy una mujer de metas ni a corto ni a largo plazo, siempre he enfrentado las situaciones en mi vida según como hayan venido, no me atrevería a respondértelo ahora. Te puedo decir que en este momento estoy disfrutando plenamente la experiencia de Colombia tiene Talento, ha sido muy enriquecedora para mí tanto a título profesional, laboral como a título personal. Si llega a haber una segunda temporada, en el momento en que me lo propongan lo decidiré, por ahora me estoy disfrutando esta que es la del hoy y es la del momento. ¿El reality la ha inspirado para hacer un ‘stand comedy’?Me encantaría porque material tendría de sobra, con la cantidad de personajes que ya conocí y que he visto. Por ahora continúo con Descárate con Azcárate, pero con seguridad que tengo ya en la cabeza acumulado mucho material para trabajarlo más adelante porque lo que más he logrado con este programa ha sido divertirme. Porque a mí no me gusta trabajar en nada que no me genere alegría, yo si no siento alegría tampoco la puedo irradiar, por eso para mí es ingrediente fundamental a la hora de aceptar un trabajo que pueda divertirme.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad