Adiós a Omar Sharif, la estrella egipcia del cine

Julio 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencia AFP
Adiós a Omar Sharif, la estrella egipcia del cine

Omar Sharif falleció este viernes a los 83 años de edad.

La estrella egipcia descubierta para el cine occidental con la película ‘Lawrence de Arabia’, falleció en El Cairo a la edad de 83 años. Perfil de otro grande que parte.

El actor egipcio Omar Sharif murió el viernes, tras sufrir un paro cardiaco en un hospital de El Cairo. Así lo reveló su agente Steve Kenis, quien también confirmó que el egipcio sufría de Alzheimer desde hace algunos meses.

El arqueólogo egipcio y exministro de Antigüedades Zahi Hawas, amigo íntimo del actor, explicó al diario estatal Al Ahram que Sharif sufría de pérdida total de apetito.

La negativa a ingerir alimentos fue la causa de su hospitalización, debido al deterioro de su estado de salud, que se había agravado por la enfermedad de Alzheimer que sufría. 

Sharif se hizo célebre con su papel en el filme ‘Lawrence de Arabia’, y gracias a ‘Doctor Zhivago’ se convirtió en ícono internacional en la década de 1960.

Su nombre de nacimiento era Michel Chalhoub, nació el 10 de abril de 1932 en Alexandría, en una familia de origen sirio-libanés de comerciantes de maderas preciosas y fue educado en el rito católico greco melquita. 

Después de estudiar en el Victoria College de Alejandría, donde descubrió el teatro, hizo estudios de matemáticas y física en la universidad de El Cairo. 

 El director Youssef Chahine se fijó en el joven y le ofreció un papel en ‘Shaytan al-Sahra’, donde debutó junto a la estrella egipcia Faten Hamama. Un año  después,  tras la conversión del actor al islam, ambos actores tuvieron un hijo, Tarek.

Su actuación en ‘Lawrence de Arabia’ (1962)  le valió un Globo de Oro y una candidatura a los Óscar. Fue a raíz de ese éxito que  decidió instalarse en Estados Unidos.

Fue tres años después, en 1965, cuando volvió a encontrarse con David Len, quien le ofreció el papel protagonista en ‘Doctor Zhivago’, recompensado con otro Globo de Oro y probablemente el trabajo más emblemático de su carrera.

 Sin embargo, su vida y ocupaciones iban mucho más allá de la pantalla. Campeón de bridge, en los 70 y 80 coescribía una columna en un diario sobre este juego de naipes; también escribió varios libros y cedió su nombre al juego de ordenador ‘Omar Sharif Bridge’.

“Prefiero estar jugando al bridge que haciendo una mala película”, bromeaba. También era propietario de una casa de caballos de carreras purasangre y amante de los casinos, hasta que en 2006 afirmó que había dejado de jugar para “no ser esclavo de una pasión”, a excepción del cine. 

Políglota consumado, Omar Sharif hablaba con fluidez inglés, árabe, español, italiano, griego y francés, tras vivir entre Estados Unidos, Francia e Italia, antes de regresar a su país natal a pasar sus últimos años. Allí pasó el ocaso de su vida, hasta ser diagnosticado con  alzheimer, enfermedad que desencadenó otras dolencias.

Sharif nunca volvió a casarse, aunque tuvo otro hijo tras una breve relación con la periodista italiana Lula De Luca. Su estilo de vida de hoteles lujosos, casinos y restaurantes, de California a la Costa Azul, no estuvo exento de polémica.

Su carácter colérico era célebre, hasta el punto de llevarle varias veces ante la justicia. Una de ellas fue en  2003, cuando  dio un cabezazo a un policía en el casino de Enghien-Les-Bains (región parisina).

“Me convirtió el héroe de toda Francia. Dar un cabezazo a un policía es el sueño de todo francés”, afirmó sin arrepentirse.

Su última participación en el cine se estrenó en 2013 con ‘Rock the Casbah’, pero en 2015  se podrá  disfrutar de su elegante voz por última vez en el cortometraje animado ‘1001 Inventions and the World of Ibn Al-Haytham’, el cual aún no tiene fecha de estreno.

Filmografía

La cuarta opción

‘Lawrence de arabia’ destacó  por su increíble fotografía, su espectacular historia y su despampanante producción. Protagonizada por Omar Sharif y Peter O'Toole, supone uno de los mejores retratos de un personaje histórico.

El papel del Jerife Ali estaba pensado en un comienzo para Horst Buchholz, que tuvo que rechazarlo porque coincidía con el rodaje de la película de Billy Wilder 'Un, dos, tres'. La segunda opción era Alain Delon,  que lo rechazó porque le daban problemas los lentes  oscuros que necesitaba su personaje. Y el francés Maurice Ronet fue  reemplazado porque su acento era demasiado fuerte como para disimularse con un acento árabe. Finalmente Omar Sharif fue  el encargado de interpretar al Jerife, logrando una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Estrella con problemas

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad