Actor Juan Pablo Raba se confesó con El País

Mayo 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Verónica Gómez Torres | Reportera de El País
Actor Juan Pablo Raba se confesó con El País

Juan Pablo Raba, en una de las escenas de ‘Secreto de confesión’, que superó los 140.000 espectadores en Venezuela.

El actor Juan Pablo Raba protagoniza ‘Secreto de confesión’, película que se estrena el 9 de mayo.

¿Qué pasaría si un asesino amparado por el sigilo sacramental le confiesa sus crímenes pasados y futuros a un cura, entre los cuales está incluido el mismo padre? Con este interrogante se teje la historia de ‘Secreto de confesión’, filme que tiene como productor y protagonista a Juan Pablo Raba.El bogotano interpreta a un policía atormentado por su pasado y que, al investigar los crímenes de dicho asesino, termina por encontrar una importante red de corrupción y por enfrentarse al asesino de su padre. A cinco días del estreno en cartelera de cine, Raba habló con El País sobre este y otros proyectos que lo tienen alejado de la TV. y de Colombia. Se aventuró a ser productor y al mismo tiempo actor. ¿Confiese, un reto difícil de abordar?Confieso que fue un reto más difícil de lo que pensé. Alternar la actuación con la producción y lograr manejar la concentración justa entre una tarea y la otra fue complejo. Pero participar en un proyecto en su totalidad, estar en todo el proceso, fue emocionante.¿Cómo lo afectó el personaje? Con el teniente Humberto Restrepo sentí lo que era la verdadera soledad. Encarnar a un individuo conflictuado, solitario y lleno de rabia me llevó a pensar que el pecado es algo muy subjetivo. ¿Qué tan bueno es para guardar secretos?Muy bueno, quienes han confiado en mí lo saben. ¿Cada cuánto se confiesa?No soy religioso. Las confesiones se las hago a mi esposa, con quien hablo de absolutamente de todo. Fue de los pocos colombianos que participaron en la película ‘Los 33’. ¿A cuál de los mineros interpreta?Al minero Dario Segovia, hermano de María Segovia, la mujer que hizo más fuerza para que siguieran buscando a los mineros a pesar del tiempo que ya había pasado. Tuve la inmensa fortuna de que María fuera interpretada por Juliette Binoche, una de las actrices que más admiro. Fue un sueño cumplido. ¿Y con Antonio Banderas? Antonio es un tipo muy talentoso. Estaba muy bien enterado de Colombia, preocupado por los temas sociales, pero al final me dijo que era más lo negativo que se piensa del país afuera de lo que podría pasar realmente aquí.Ha encaminado su carrera más al cine y las series. ¿Clausuró la etapa con las telenovelas?No, para nada. Tengo la fortuna de estar en un momento en el que puedo escoger en qué tipo de proyecto participar, y que me permita más tiempo con mi familia. No me he olvidado del formato de telenovelas, viví mucho tiempo gracias a estas y jamás las he visto como un género inferior, claro, hay unas que salen mejor que otras, pero así mismo pasa con las películas. ¿Cuál ha sido el personaje que más lo ha llenado de satisfacción?Alejandro Botero, de ‘Los caballeros las prefieren brutas’. La gente piensa que hacer personajes que sean parecidos a uno son fáciles, y resulta que no. A Alejo le presté muchas cosas de mi propia vida, pero resultó ser más divertido que yo, tanto que me cuestioné, ¿cómo es posible que yo pueda ser tan payaso? ¿Cómo fue tener a Valerie Domínguez como compañera de escena cuando ella, justamente, pasaba por un momento difícil de su vida?Fue complejo. Supe manejar la situación, traté de comprenderla y de estar ahí para ella, especialmente cuando grabábamos la segunda temporada. Hace poco, en una conversación que tuve con Valerie, le dije que hubiera querido ser aún mejor compañero para ella, pero me aseguró que se había sentido muy apoyada. A mí me dolió mucho su situación. Los Raba Fonseca son celebridades en las redes sociales. ¿Quién es más fanático publicando fotos?Yo manejo más Instagram y Moni más Twitter, pero no sé quién publica más, a los dos nos gusta mucho la parte visual.Muchas mujeres siguen suspirando con un desnudo capturado por su esposa y publicado en redes. ¿Se ha negado alguna vez a ser el modelo de ella?Nunca. En nuestra casa no tenemos tabués con la desnudez. Esa foto es un pequeño homenaje a un capítulo particular de ‘Los Simpsons’, lo que pasa es que no todo el mundo lo toma por el lado del humor, definitivamente.Juan Pablo, en escenaNo se retirará de la actuación para dedicarse a la producción. Ni hará las dos al tiempo. Juan Pablo Raba solo tiene historias, varias, algunas ya convertidas en guiones para cine y televisión. No es un secreto, ni mucho menos una confesión. El actor lo dice fluidamente: “Esta vez funcionamos como productores porque era la primera experiencia, pero no somos una productora sino una generadora de contenidos”. Se refiere a ‘Secreto de confesión’, su novena película, y habla en plural por el guionista Henry Riveros, su socio. Tampoco es coincidencia que ese filme sea colombo-venezolano, dos países en los que se ha debatido la carrera de Juan Pablo. Aquí descubrió que lo suyo no era la publicidad sino la actuación. Pero allá escribió gran parte de su historial en televisión. La anécdota es similar a la de otros actores. Sucedió en Bogotá cuando una amiga le pidió como favor ser su pareja en un diálogo que debía presentar en el taller de teatro del reconocido actor Édgardo Román. Para nunca haberlo intentado, su interpretación fue convincente y esto no solo le abrió las puertas de esa academia y sino de la televisión. “Siempre me gustó el cine  y admiraba a los actores, pero realmente nunca pensé que tuviera la capacidad de hacerlo”, dice el bogotano. Convencido de que para actuar tenía talento, obtuvo su primer papel en una telenovela. Interpretó a Eduardo en ‘Amor en forma’, en 1999. “Pero eso ni lo vio mi mamá”, confiesa él entre risas.Por esa época hizo en teatro ‘El amor en los tiempos del cólera’, obra dirigida por José Alí Triana, y con esta llegaron las propuestas de trabajo desde del país vecino. Sus primeros melodramas venezolanos fueron ‘Viva la Pepa’ y ‘La niña de mis ojos’. Pero ninguna tuvo una historia que lograra hipnotizar al televidente de principio a fin.Rompiendo estereotipos de belleza llegó a su carrera ‘Mi gorda bella’, en el 2003. Con su personaje de Orestes Villanueva alcanzó el reconocimiento que le había sido esquivo hasta ahora. La telenovela terminó por romper todos los récords anteriores en la historia de las telenovelas venezolanas.‘Mi gorda bella’ se transmitió en varios países y lo convirtió en un actor de talla internacional, conocido en países tan lejanos como República Checa e Indonesia.“Y de una sola novela resulté haciendo cinco novelas, cuatro películas, un matrimonio, un divorcio, amigos; resultó siendo un montón de vida en Venezuela”, sostiene Juan Pablo.A ‘Alejo’ Botero también le debe la proyección internacional que tomó su carrera. La historia del hombre que se hace pasar por gay para ser el inquilino del personaje interpretado por Valerie Domínguez, y que luego pasa a conquistarla en ‘Los caballeros las prefieren brutas’, llegó a toda Latinoamérica a través del canal Sony.En pantalla nacional se vio por última vez en ‘Pobres Rico’, comedia que se transmitió en 2012. Pero, hoy, el cine es su prioridad.La vida nómada de RabaBogotá, Buenos Aires, Madrid. De un continente a otro, de aquí para allá, transcurrió la primera etapa de vida de Juan Pablo. Gracias a esto su infancia y adolescencia es una mezcla de sabores y olores de esas tres ciudades. “Tengo muchos recuerdos de España, de lo bonito que era esperar con mis amigos que terminara el invierno para que empezara la primavera, todo sabe distinto en cada estación, eso me encantaba”, dice el hijo de la escritora colombiana María Eugenia Vidal y del empresario argentino Ricardo Raba.De ahí su debilidad por la comida española y por los perros. Recuerda el actor que en su casa paterna, en el Viejo Continente, llegaron a tener hasta doce caninos a la vez. Ese amor perruno lo llevó a convertirse, en 2012, en el vocero de una campaña en Colombia que buscaba concientizar al público sobre los cuidados de las mascotas. Antes de radicarse en Colombia fue mesero, barman y administrador de discotecas en la costa española. Empezó luego la carrera de publicidad, pero la dejó para viajar a Argentina, donde entre otras cosas fue tripulante de un velero de carreras.En Bogotá descubrió su vocación para la actuación, después de sobrevivir un tiempo como modelo. “El modelaje nunca me gustó, me ayudó a subsistir y me dio fue la oportunidad de conocer amigos”, confiesa. Como buen nómada, Juan Pablo tenía claro que en cualquier momento una buena oportunidad lo haría salir de nuevo de viaje, y así fue. Estudió arte dramático en la célebre academia de Lee Strasberg de Nueva York, para luego aterrizar en Venezuela.Allí, en el vecino país, el amor lo llevó por primera vez al altar. En 2003 se casó con Paula Quinteros, periodista caleña radicada en Venezuela. El matrimonio solo duró seis años. “Aprendí de esa experiencia que lo único que saca adelante un matrimonio es la honestidad, la claridad, la forma cómo se presentan las cosas. En ese entonces yo guardaba mucha rabia de algunas actitudes que terminan dañando la relación”, reconoce el actor.Ahora, con Mónica Fonseca, su segunda esposa y quien también es divorciada, las cosas son mucho más razonables, sin quitar la parte romántica, afectiva y bonita de una relación. Dice Raba que hoy piensa con mucho más calma las cosas, sin apasionamientos ni arrebatos de locura, y eso le ha permitido tener una matrimonio emocionalmente más estable. A la presentadora y modelo, con quien se casó en el 2011 en una ceremonia privada en Miami, la conoció a través de un amiga en común. Y lo primero que le vio fueron los zapatos. Otra confesión de Raba: “Tengo una pequeña fijación con los zapatos, un pequeño fetiche. Es que me parece que dicen mucho de la sensualidad y elegancia de una mujer”. También asegura que, a diferencia de ‘Los caballeros las prefieren brutas’, él las prefiere bien inteligentes, sofisticadas, que se luzcan en su trabajo, que se note su pasión por lo que hacen.Hace casi dos años se estrenó como papá. Y como dice Mónica: “Es más mamá él que yo, es un excelente padre.” Joaquín cambió sus prioridades, la forma de ver la vida, la manera de amar.“Esperaba ese hijo con mucho amor. Hasta bajó un programa en su celular en el que iba viendo cómo crecía el bebé en el vientre de Mónica. Llegaba a las grabaciones mostrarlo con mucha emoción”, cuenta la actriz Constanza Duque, su ‘abuela’ en la telenovela ‘Pobres Rico’. De esa misma producción, la actriz María Elena Doering se quedó con la mejor imagen de Raba: “Es un actor que no tiene ínfulas de galán, él tiene los pies bien puestos en la tierra”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad