ENTRETENIMIENTO

La historia del hombre que todos los días revive a Piper Pimienta en Cali

Mayo 12, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Gabriela Cárdenas y Mario Perlaza / Semillero de Periodismo UAO-El País
Piper Pimienta

Edulfamid Molina Díaz estará siempre presente en los afectos musicales de los caleños que disfrutaron de sus temas y de sus espectáculos. Entre sus éxitos están: A la Memoria del Muerto,A la Loma de la Cruz, La Fruta Bomba y Las Flores.

Rodrigo Trejos / Especial para El País

“Las caleñas son como las flores que vestidas van de mil colores, ellas nunca entregan sus amores si no están correspondidas”... este es uno de los pregones con el que Edulfamid Molina Díaz, recordado en el mundo artístico como ‘Piper Pimienta’, quedó paralizado en el tiempo a partir del año 1998, inmortalizado en la historia musical de Cali, incluso de Colombia, luego de que le propinaran varios disparos que apagaron la voz que entonaba las esquinas de una ciudad rumbera.

Cercano a cumplir 20 años de fallecido, ‘el Showman de la salsa’, vuelve a recorrer las calles de esta capital que emana sabor y alegría como él, esta vez reencarnando en Héctor Rodríguez, un actor caleño que todas las tardes se pasea por la Sucursal del Cielo poniendo a vibrar cuerpos con un performance (una muestra escénica, en la que la provocación, el asombro y el sentido de la estética, juegan un papel definitivo), a través de este personaje mítico de la capital salsera.

“Nació de un taller de teatro dirigido por el maestro Misael Torres, un dramaturgo con más de 40 años de trayectoria, en el que debía apropiarme de un lugar no convencional para hacer teatro a partir de un personaje. Pensé en Piper Pimienta porque más allá de ser un personaje icónico para nuestra ciudad, es un hombre que le pone picante a todo, como yo”, dice Héctor, con emoción y con una gran sonrisa.

Tan impecable como el mismo Piper. El pantalón, chaleco y sombrero negro que lleva consigo contrastan perfectamente con el rojo vivo de su camisa. Luce lentes oscuros, para lucir elegante. Cada día es una oportunidad para Héctor convertir las calles en su escenario principal y así ponerse en los zapatos de este salsero inolvidable. Rodríguez no tuvo inconveniente alguno para encontrar las prendas que hacían de Edulfamid, un hombre que al caminar atrapaba miradas por su particular estilo y por su manera de andar.

Héctor Rodríguez

“Salgo a las calles, me monto en el MIO, bailo en lugares como el Boulevar del Río y el Centro, me la paso alegre y sonriente, porque así era ‘Piper’”, dice Rodríguez.

Elpaís.com.co

Dentro de esta recopilación de información para este taller-laboratorio denominado ‘La dramaturgia del teatro abierto’, no solo se ubica a Piper Pimienta, sino también a personajes representativos de la ciudad como nuestra ‘reina eterna’, Jovita Feijoo, El Loco Guerra y Enrique Buenaventura.

Edulfamid Molina Díaz fue un hombre de carácter descomplicado, de figura alargada, cabello tupido, con un tono de piel similar al de la pimienta negra, de espíritu rumbero e impregnado
de un swing incomparable.

Revivir a un personaje como Piper es una tarea compleja, pues él terminó convirtiéndose en la musa de muchos cantantes, en el maestro de la salsa.

Tal como lo manifiesta Benhur Lozada, “fue pionero en la industria de la salsa en Cali. Era un gran intérprete, le entregaban una canción y la convertía en un éxito, el mayor ejemplo es el himno de esta ciudad ‘Las caleñas son como las flores’, compuesto por Arturo J. Ospina, canción que primero pasó por Alfredito Linares; luego llegó la versión que compuso el pianista que tenía Piper en su grupo, pero lo hizo solo para trombones. En ese momento fue para Latin Brothers, pero seguía siendo un tema más de la lista. Sin demeritar el trabajo de nadie, cuando Edulfamid la interpretó, él mismo se encargó de ponerle, como dicen coloquialmente, ‘pimienta a la cosa’”.

Además, difícil hallar a alguien como él. Que se le diera eso de la ‘improvisación’ con alguna canción sobre la marcha respetando las normas de la cuarteta, sin pasarse las normas del soneto. Para Piper nada era imposible, se montaba en una tarima y revolucionaba todo, de manera innata. Lo aprendió en la escuela de la vida.

Piper era el hombre que se robaba el show, rememora la periodista
Lucy Libreros, al evocar lo que sentía la gente cuando este salía a la tarima con The Latin Brothers.

Así lo hizo en el año 1978. Benhur viaja casi 40 años atrás y recuerda cuando crearon El Festival de Soneros. “Nadie sabía qué era eso, pusimos en tarima a Ismael Rivera, Héctor Lavoe y por supuesto, Piper Pimienta, en el Coliseo del Pueblo. Solo asistieron 200 personas porque los caleños no tenían idea de lo que estábamos haciendo, pero fueron privilegiados con un espectáculo inolvidable”. Ese día Piper se convirtió en el monstruo de la salsa para los caleños.

Un sonero que no podía quedar en el olvido. Por eso este licenciado en arte dramático, le viene ‘marcando el paso’ a Piper hace más de 5 meses. El tono de piel, la manera de bailar, de expresarse y la estatura (mide 1,86 m), hacen de Rodríguez, la persona perfecta para interpretar a este personaje que, según su esposa, Alba Inés Astudillo, nunca morirá mientras sus canciones sigan sonando en la memoria musical de Cali.

“La idea es que este maestro de la salsa continúe estando presente en la memoria de Cali, por eso al proyecto le denominé ‘Piper Pimienta Presente’. En diciembre del año pasado tuve la fortuna de hablar con la familia de este personaje en el Encuentro de Melómanos y Coleccionistas y me dieron la confianza para seguir interpretando a Piper. Salgo a las calles, me monto en el transporte masivo MÍO, bailo en lugares públicos como el Boulevar del Río y el Centro, me la paso alegre y sonriente, porque así era él y así lo debemos recordar”, relata este joven de 25 años.

Lucy Libreros, la mujer a quien su olfato periodístico la llevó a recopilar toda la información posible sobre este personaje cuando se cumplían 15 años de la muerte del artista, expresa con un tono de voz inspirador: “Vale la pena recordarlo y qué bueno que este actor haya tenido el valor de interpretarlo porque Piper dejó plasmado un estilo musical que en la época que él apareció, no existía y ahora se ha olvidado un poco. Por algo le decían ‘El Showman de la salsa’, porque no solo cantaba, era todo un espectáculo verlo en vivo.”

Incluso, recuerda que fue un personaje que tuvo una vida muy difícil, “mucha gente que lo conoció, siempre traía a colación un concierto muy especial justamente en el ocaso de su carrera, pues estaba muy afectado de la voz. Fue en la Plaza de Toros, donde le hicieron un homenaje e incluso, se reunieron recursos para que lograra solventar gastos en medicamentos. Había una canción que le exigía mucho musicalmente, ‘Buscándote’, y fue justo en ese momento cuando muchos caleños guardamos en nuestra memoria, ver a Piper esforzándose por lograr alcanzar la tonalidad de siempre.”

Dentro de todo el performance creado por Héctor e inspirado en la obra pictórica del maestro Diego Pombo, existe un gran ejercicio de memoria. En las manos de este actor se encuentra un personaje lleno de vida y de sabrosura.

Piper Pimienta dejó escrito en sus canciones que nunca quiso que le hablaran de pena ni de sufrimiento, por eso, después de casi 20 años de fallecido, Héctor Rodríguez insiste en que este sonero será siempre recordado como aquel hombre que vivió su vida, alegre, feliz, contento.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad