360°: Yeymy Paola Vargas, a prueba de críticas
ENTRETENIMIENTO

360°: Yeymy Paola Vargas, a prueba de críticas

Septiembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | El País
360°: Yeymy Paola Vargas, a prueba de críticas

Yeymy Paola Vargas, ex virreina nacional de la belleza.

La ex reina Yeymy Paola Vargas admite que es celosa, pero no tanto como su personaje de Adela Martelo en ‘El Joe, la Leyenda’. Intimidades de la hoy modelo, actriz y empresaria.

Yeymy Paola habló con El País desde su natal Cartagena, donde estuvo esta semana (ella reside en Bogotá) por el fallecimiento de una tía, para luego acompañar el miércoles en Barranquilla a su esposo Jair Romero, que tenía una presentación musical en esa ciudad. ¿Usted es celosa como Adela?Como el personaje no soy, de pronto en lo amorosa, en lo de luchar por el hombre que ama sí nos parecemos. Pero no puedo decir que no soy celosa, creo que todas las mujeres lo somos cuando sentimos que nos están engañando, pero ya de ir a agredir a alguien y esas cosas no, no. Yeymy definitivamente así no es. ¿Le resultó muy complicado grabar esas escenas de desnudos con Jair?(Risas) Recuerdo que perdí la pena desde el principio porque en el casting, de una, me tocó darme besos con él, era una escena apasionada. Y cuando vi en él esa confianza y seguridad que me transmitió de ahí en adelante surgieron las cosas muy tranquilamente, todo con mucho respeto. Jair es respetuoso, por eso nuestro trabajo nunca se ve morboso. Entonces para las escenas después fue fácil.¿Si le proponen un desnudo completo para Soho u otra revista lo haría?Por ahí me lo han propuesto (risas) pero no, no, a mi mamá le da algo. Lo he pensado, pero pienso en ella y digo no. Cuando fue reina le aconsejaron que aumentara el tamaño de sus senos...Sí, me ofrecieron muchas operaciones. Yo quedé en shock. Por ese tipo de cosas es que pienso que en esta etapa de reina juegan con uno, pues le hieren los sentimientos. Porque le dan a entender que uno como reina no tiene nada, que necesita un cambio radical. Entonces, me preguntaba: ¿Yo definitivamente qué, soy fea? Me dijeron que me tenía que hacer la nariz, los senos, que me tenía que hacer no sé qué, pero me paré firme y dije: yo voy a ser Señorita Cartagena así, no me voy a hacer absolutamente nada. Me sentía bien, contenta con lo que tenía y así fue. Leí en una revista que luego del reinado se había aumentado los senos para llegar a talla 37D.No, nunca, jamás. Eso es mentira. ¿Qué fue lo mejor y peor de ser reina?Esa es una experiencia linda, única, de mucho aprendizaje, que uno tiene que aprovecharla al máximo. Y la parte más dura son las críticas, uno nunca se prepara para que lo critiquen tanto. La gente no entiende que todas las reinas no somos brutas; que apenas somos niñas de 18, 19 años a las que los nervios nos pueden jugar una mala pasada y no se dan cuenta de que es un ser humano que está ahí parado en medio de mucha gente que lo está viendo. Las críticas lo dejan a uno mal, porque lo afectan emocionalmente.Dicen que era tan flaca que en el barrio la llamaban ‘Día de hambre’.No, no era en el barrio. En el barrio me llamaban era ‘puyanube’. Un primo era el que me decía ‘Día de hambre’, todavía lo hace. Ayer nos vimos y me dijo: ‘¿Día de hambre y qué?’. Y le dije: ¿oye, tú todavía con la misma vaina? Y por lo grande también me decían oblea. Eso a mí me daba risa, porque qué va uno a ponerse a pelear. Yo me ponía a pelear era cuando estaba chiquita.¿Yeymy es vanidosa?Si hablamos de tener perfumes y ropa de moda sí considero que soy vanidosa. Dentro de mi estilo tranquilo y sencillo me gusta estar siempre con los colores, los zapatos que estén a la moda. Soy vanidosa en los tacones, ahí sí.A Jair le da rabia porque cuando me pongo los tacones (risas) me dice: pero es que tú te ves muy grande. Pero yo le digo, ay, eso es elegancia, no es por vanidad, eso es por elegancia. Y él me dice, pero es que tú te ves más grande que yo, ¿y entonces qué hago? (risas). ¿No le sigue gustando sentirse atrapada entre las paredes de un gimnasio?La verdad es que todavía el cuento de estar metida en un gimnasio es complicado. Voy una semana, dos semanas y ya después me aburro y no voy más. La profesora que entrena a las candidatas (su socia en la escuela de reinas que tienen), que me da clases a mí también, me dice que soy indisciplinada, pero yo le digo, ¡ay!, es que yo no me hallo. ¿Tiene alguna excentricidad? No, nada, sólo los zapatos. Perdí la cuenta de cuántos tengo. Cuando ya no los utilizo lo que hago es regalar. Los que están de moda se quedan conmigo.Lea más sobre este especial 360° de Yeymy Paola Vargas en los enlaces de abajo:360°: Yeymy Paola Vargas, talento y belleza morena360°: Yeymy Paola Vargas, reina morena

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad