Noticias de Cali, Valle y Colombia - Jueves 8 de Diciembre de 2016

Paintball, el deporte extremo que toma fuerza en el Valle

| Autor:

En video: así se vive una simulación militar en Paintball

En el Valle del Cauca, Beheader Paintball Team se consolida como un equipo que promueve la amistad y el trabajo en equipo en este deporte extremo. Así se vive una de las experiencias, conózcalo.
Reportería: Manuela Rubio Sarria / Videógrafo: Álvaro Pio Fernández

A 50 minutos de Cali, subiendo y zigzagueando montaña hacia el occidente del Valle, está Tocotá, uno de los corregimientos de Dagua donde hay un bosque de aproximadamente siete hectáreas que se ha convertido en un espacio de simulación militar para deportistas que practican Paintball. 

Este lugar tiene todos los ‘juguetes’ para transportar a cualquier persona hacia el mundo militar porque es un precioso bosque de niebla, con miles de árboles de guayabas, enredaderas, maleza, mucha tierra, cultivos de sábila y casetas.

Antes de entrar al terreno, lo primero que hay que hacer es tener bien puesta la vestimenta que consta de  un pantalón militar, chaleco, botas, rodilleras, guantes, careta y casco, esenciales para vivir una aventura segura.Todo el traje pesa, además de que hay que llevar las marcadoras de aire y los maletines. Ahí ya hay aproximadamente unas 20 libras con las que hay que cargar encima. Por eso no es un deporte para flojos, ni para egoístas porque aquí se trabaja en equipo siempre. 

Las marcadoras son las mal llamadas ‘pistolitas’ y como su nombre lo indica sirven únicamente para marcar, no son para “acabar con el enemigo”, ni mucho menos “matar al oponente”. Los pensamientos bélicos no deben existir en el terreno, lo que hay es camaradería y compañerismo, así lo demuestra el grupo ‘Beheader Paintball Team’, que inauguró el terreno y a través del deporte elimina el estrés con trabajo en equipo. 

Este equipo nació hace cinco años en el Valle del Cauca, fue al principio una reunión de amigos con la motivación por practicar este deporte extremo, considerado así por el tipo de contacto y el ambiente en el que se desarrolla. Su líder es Paulo César Pardo también fundador del Club De Paintball Milsim De Colombia,  PMCC, una organización sin ánimo de lucro con el único objetivo de construir una cultura Milsim en Colombia, con base en la honestidad y el realismo, sin olvidar que es un deporte y que se practica por diversión. 

El domingo 30 de octubre en el campo de Tocotá hubo una misión militar: recuperar a una mujer. Todos estuvieron perfectos en su rol, se dividieron en dos grupos y cada uno con su radio se comunicaba con los de su equipo.

- “Ya estamos avanzando, dónde está el equipo contrario?”, dice Fanny, una de las integrantes del grupo que tenía a la mujer.

- “Cuidennos la espalda!”, responde alguien.

Trsh trshh, suena el radio. 

- “Ya viene el equipo contrario”

Y entonces empieza a correr el tiempo, el primer grupo que tiene a la mujer la lleva por una larga caminata en la montaña, donde hay que pasar por enredaderas, esquivar ramas con espinas y embarrarse los pies, pero también el bosque permite apreciar mariposas de todos los colores, las hermosas plantaciones de sábila, aves, loros, guacharacas, carpinteros y hasta monos. El cuidado por la naturaleza es primordial a la hora de realizar la misión, porque la idea es no marcar los árboles sino a la persona, jugar limpio siempre.

Cuando el trazado del camino en la montaña empieza a desvanecerse es cuando aparece una cuerda para escalarla, ahí es cuando los guantes juegan un papel muy importante porque aún con ellos puestos, la subida se hace muy difícil, esquivando ramas y pasando entre grandes cantidades de barro para poder huir del otro equipo que iba a recuperar a la mujer; en ese momento la adrenalina sube por todo el cuerpo, comienzan a sonar las marcadoras, ¡Bang!, una tras otra mientras el corazón se acelera. 

En ocasiones hay que acuclillarse, hacer mucho silencio y saber esperar, tener paciencia es una cualidad importantísima en el campo para lograr un perfecto momento de desplazamiento, huir del equipo contrario y salir victorioso. 

Ya en la cima de la montaña se escuchan las marcadoras del equipo contrario, entonces es hora de bajar, pero sin ayuda de las cuerdas; entonces todo el mundo termina completamente embarrado porque en la bajada mantener el equilibrio no es una tarea fácil y la gente comienza a tambalearse hasta caer pero hay que levantarse de inmediato, no perder el objetivo del juego, proteger a la mujer, no dejar que el equipo contrario la rescate y esquivar las marcadoras. Hay estrategia y esfuerzo físico.

Al llegar de nuevo al campo liso, hay casetas que fueron construidas por el mismo equipo, porque detrás de su traje militar, hay arquitectos, ingenieros y hasta médicos y abogados, que se salen de la vida cotidiana para vivir un momento lleno de adrenalina y diversión.

Se acerca el final de la misión porque el equipo contrario logra 'derrumbar' a todos los del equipo que tenían a la mujer, que pudo ser finalmente rescatada. Mauricio Alberto Novoa, uno de los operadores estándar del grupo, cuenta que para él lo mejor de jugar Milsim es la posibilidad de poder interactuar en diferentes ambientes.

A diferencia de lo que en ocasiones se piensa erradamente sobre el paintball, es en realidad un deporte muy seguro mientras se cumplan las normas que están establecidas como usar la protección facial y no disparar muy cerca al oponente,

“La idea de esta misión no era solo enfrentarse al equipo contrario sino también con el terreno y el contacto con la naturaleza”, dice Paulo, quien en compañía de su esposa Fanny Enriquez le ha dado vida al grupo 'Beheader Paintball Team'. 

Ambos tienen dos hijas y la mayor de 16 años ya piensa en hacer parte del equipo, aunque es menor de edad poco a poco se va metiendo en el cuento, entendiendo siempre que el Paintball no es peligroso, ni bélico, aquí el trabajo en equipo es lo más importante.

Fanny asegura que hoy en día el Valle del Cauca es el  segundo departamento de Colombia con mayor proyección en Paintball. El grupo de ellos ya ha educado a varias personas enseñándoles desde el trabajo en equipo que el Paintball no es peligroso y que la amistad es más importante a la hora del juego.

Los roles militares
 
El francotirador o sniper: es el jugador que se camufla y está encargado de hacer la avanzada dentro del juego. Tiene una munición limitada, solo 100 bolas de  paintball y otras  30 de su marcadora secundaria.
Artillero: es la persona  del armamento pesado que tiene 1.000 paintballs y ofrece el cubrimiento al equipo para que pueda desarrollar la avanzada más las 30 adicionales de la marcadora secundaria.
Médico: es la persona encargada de habilitar los jugadores que han sido impactados en brazos y piernas, aplicando el procedimiento estándar que consiste en  limpiar la herida, aplicar el coagulante, una inyección que hace las veces de morfina, y colocar una venda que cubra la extremidad dos veces, que le de dos vueltas a la herida.
Prisionero: es cualquiera de los roles anteriores, pero es la persona que es atrapada y no marcada, entonces cambia su estado de jugador a prisionero; debe mantenerse quieto y esperar a que lo rescaten para  poder volver a jugar.
Granadero: encargado de disparar las granadas con una marcadora especial.
Operadores estándar: es el encargado de cubrir al artillero.
La avanzada: como su nombre mismo lo dice es el momento de avanzar sin ningún tipo de incidentes, con el terreno limpio.
Si desea ponerse en contacto con 'Beheader Paintball Team'
Puede comunicarse al 310 3705620
 

Continúa leyendo

Publicidad

Comentarios