Noticias de Cali, Valle y Colombia - Jueves 19 de Enero de 2017

Así le fue a Dilian Francisca Toro en su primer año como Gobernadora

| Autor:
Así le fue a Dilian Francisca Toro en su primer año como Gobernadora
Dilian Francisca Toro, gobernadora del Valle del Cauca.
Archivo Elpaís.com.co

La capacidad de trabajo de la Mandataria, su poder de convocatoria y las buenas relaciones con el Gobierno Nacional son lo que más destacan los analistas del primer año de mandato de Dilian Francisca Toro.

En eso coinciden analistas políticos, directores de gremios, diputados e incluso sus opositores, quienes aseguran que el balance para la Gobernadora es positivo.
 
Pero lo que más resaltan es el Plan de Desarrollo que fue aprobado por la Asamblea del Valle del Cauca  con un presupuesto de seis billones de pesos.
 
En palabras del diputado del Movimiento Mira, Ramiro Rivera, este es uno de los mejores del país.
 
El asambleísta destaca que  los temas en el Plan son “transversales”, se le dio amplia participación a las comunidades afros, a los adultos mayores y a los jóvenes y que se creó un capítulo especial para los indígenas, “cosa que nunca había ocurrido”.
 
Sostuvo que con una hoja de ruta clara para el Departamento, el 2017 tiene que ser el año de las ejecuciones. 
 
“Solo al finalizar este año podremos decir si la Gobernadora se equivocó en algo o si le quedó faltando. Por ahora, podemos decir que hizo un buen trabajo”, afirmó.
 
Una apreciación similar tiene la diputada de Cambio Radical, Mariluz Zuluaga, quien sostuvo que “el Plan  de Desarrollo logra una verdadera intersectorialidad con proyectos macros e importantes en educación, empleo y desarrollo económico del Departamento, por ello fue calificado como uno de los mejores del país”.
 
Agregó que a la Mandataria  “indudablemente” hay que reconocerle su gran capacidad de trabajo. “Es una Gobernadora cercana a la gente y eso se evidenció  en la visita a todos los municipios  del Valle a través de los consejos comunitarios”.
 
También — a juicio de Zuluaga— el Departamento le dio apoyo al deporte  a través de la campaña Valle Oro Puro, que logró recuperar a 35 deportistas que estaban en otras ligas del país.
 
Precisamente, Germán Jaramillo, líder intergremial, dijo que la Gobernadora ha estado presente en los temas más importantes de la región.  
 
“Creo que ha tomado decisiones importantes: el apoyo a la Región Pacífico, haber logrado movilizar recursos de la Nación para la reestructuración del Departamento y poder concretar  la sobretasa a la energía para evitar que fuera un cobro regresivo son hechos para destacar. Además, ha demostrado una gran dinámica y  presencia en el territorio”, indicó Jaramillo.
 
Mientras, el politólogo Alberto Ramos Garbiras resaltó que el  papel que jugó la Mandataria  durante el proceso de paz fue fundamental en la región porque  no solo asistió a todos los eventos que organizó el Gobierno Nacional y apoyó abiertamente las negociaciones con la guerrilla de las Farc, sino que, a través de la Secretaría de Paz y Reconciliación, a cargo de Fabio Cardozo,  hizo pedagogía y aterrizó muchos temas que eran importantes y no estaban  claros para los ciudadanos.
 
Por su parte, el líder del Centro Democrático en el Valle del Cauca, Christian Garcés, destacó que Toro “busca recoger todos los sectores del departamento en un liderazgo regional para poder gobernar con el respaldo que no tiene y la confianza que no genera”.
 
Y es que pese a sus acciones de gobierno, en las encuestas Dilian Francisca Toro no logra llegar al 50% de aprobación entre los vallecaucanos.
 
En febrero pasado,  con dos meses de estar en el cargo, según la encuesta de la Firma Gallup, un 43% de los encuestados  aprobaba su gestión y 35 % la desaprobaba.
 
Diez meses después (en diciembre), la percepción de que las cosas se están haciendo bien fue del 49 % sobre un 42 % de quienes que no aprueban esa labor.
 

El Hospital Universitario es el gran pendiente

<br>


 
El manejo del Hospital Universitario del Valle, HUV, en los primeros 365 días  deja un sabor agridulce en el departamento.
 
Mientras algunos consideran que la reestructuración que se implementó por parte de la gobernadora Dilian Francisca Toro, que permitió acogerse a la Ley 550 le dio un nuevo aire al centro asistencial; otros sostienen que fue la peor decisión y que a estas alturas no se sabe si la principal casa de salud de la región terminará liquidada para el final de la presente Administración.
 
Entre quienes piensan que el trabajo hecho hasta ahora en el HUV es positivo, está el politólogo Alberto Ramos Garbiras.
 
“La Ley 550 es una forma de evitar que  los acreedores embarguen las cuentas del hospital y acaben con la funcionalidad y fluidez de caja”, explicó.
 
Sin embargo, precisó que lo ocurrido con el despido de los trabajadores que tuvieron que ser reintegrados puede afectar las cuentas de la entidad.
 
Y es que según el balance  de la Gobernación, se hicieron acuerdos de pago con más de 700 acreedores y “las acciones necesarias para devolverle al HUV su naturaleza de alta complejidad”, con 400 camas y una producción mensual promedio de $14.000 millones, para “sacarlo de la profunda crisis que lo tuvo a punto de cerrar sus puertas para el suroccidente colombiano”.
 
Sin embargo, la diputada de Cambio Radical, Marliluz Zuluaga, dice que fue un error no haber agotado “una verdadera concertación con los trabajadores del HUV y así haber  evitado la situación que hoy se está presentando”.
 
Su homólogo Ramiro Rivera destaca que se haya fortalecido la red pública de salud en la región, aunque considera que “hay cosas a las que hay que darles más fuerza” y sobre el HUV dijo que la dificultad es que las finanzas no estén dando para su sostenibilidad.
 
“Hay trabajo por hacer para que todo funcione como se debe. No vaya a ser que  se tenga que liquidar el hospital porque sería una de las cosas más nefastas que pudieran ocurrir”,  advirtió el diputado del Movimiento Mira.
 
Además, Christian Garcés, dirigente político del Centro Democrático, recordó que los “inmensos recursos” para el HUV que daría el presidente Juan Manuel Santos, gestionados por la Gobernadora,  nunca llegaron. “Los niños con cáncer ya no los atienden en el HUV y los adultos tienen mala atención”.
 
Así mismo, indicó que la crisis del HUV continúa y se quiso solucionar sacando los médicos cuando lo que se debió lograr, en su opinión,  fue aumentar el servicio de salud.
 
“Endeudar de nuevo la Gobernación  con $350.000 millones dejándole el pago a los próximos gobiernos”, no fue una buena decisión, a juicio de Garcés.
 
Pero la situación con el hospital no es el único lunar, a juicio de las fuentes consultadas.
 
El exsecretario de Planeación del Valle también dijo que otra cosa que quedó faltando fue el mejoramiento de la Oficina de Pasaportes.  “Ella dijo que en el primer año iba a mejorar esa oficina, pero continuó en el mismo lugar, con mejor atención, pero en un sitio inapropiado”.
 
Para la diputada Zuluaga, otro tema pendiente es la realización de la doble calzada Cali-Candelaria,  ya que se ha demorado el inicio  de la construcción por la dificultad con la compra  de algunos predios y es una vía de alta accidentalidad en el departamento.
 

Lo que no arrancó en 365 días de gestión

Con la puesta en marcha de estos retenes, el Dagma pretende que elementos como estos destinados a la minería, no lleguen a los Farallones de Cali. <br>Foto: Elpais.com.co | Archivo

Con la puesta en marcha de estos retenes, el Dagma pretende que elementos como estos destinados a la minería, no lleguen a los Farallones de Cali.
Foto: Elpais.com.co | Archivo

Pese a la buena gestión bajo la administración de Dilian Francisca Toro en su primer año,  a juicio de muchos el manejo de algunos temas no llenó las expectativas de los analistas.

Uno de ellos fue el de la reforma administrativa, que permitió la creación de tres secretarías (Desarrollo Económico y Competitividad; Paz y Reconciliación; Movilidad y Transporte) además de la Dirección Técnica para la Población Indígena, que “buscará generar trabajo y bienestar”, según el Plan de Desarrollo.
 
Sin embargo, Germán Jaramillo, líder intergremial del Valle, dijo que la reestructuración pudo “haber ido mucho más allá” y sostuvo que el Departamento requería una “reingeniería completa” y no unas modificaciones para crear más dependencias.
 
“Realmente la reforma se quedó corta”, agregó Jaramillo.
 
Y es que para muchos esta sirvió para pagar favores burocráticos. Incluso Christian Garcés cuestionó que en entidades como Interdavalle se “hayan llenado de “contratistas sin el perfil para pagar favores políticos”.
 
También criticó que se  detuviera la construcción de la segunda línea eléctrica a Buenaventura y se parara el Tren del Pacífico “por falta de liderazgo local, departamental y nacional”.
 
Para el politólogo Alberto Ramos lo malo en este primer año de gobierno fue la falta de gestión del suelo en el Valle del Cauca.
 
Tampoco se reglamentaron los manejos de las cuencas hidrográficas en los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas; se mantuvo la depredación de la minería legal e ilegal, que causa efectos de contaminación, y “eso puede hacer pensar que la gente no está conforme con la gestión de la Gobernación respecto del  uso de suelo”.
 
Ramos también dijo que hubo un manejo “errático” de la agricultura en la ladera: “La diversidad agrícola se acabó. Hay muchos productos que tienen que importarse mientras continúa el monopolio en la agricultura  y si seguimos así, no vamos a tener ninguna posibilidad de seguridad alimentaria”.
 
La diputada Mariluz Zuluaga dijo que no  haber articulado a tiempo entidades como Acuavalle y la Corporación Autónoma Regional del Valle, CVC, para la rehabilitación de los cuatro pozos que se requerían durante el Fenómeno del Niño y cuya ausencia ocasionó altas horas de racionamientos de agua en los municipios del norte del Valle fue una de las malas decisiones en el año que terminó.
 
 

Continúa leyendo

Publicidad

Comentarios