Noticias de Cali, Valle y Colombia - Martes 30 de Septiembre de 2014

Licor adulterado, una ‘mafia’ que le cobra caro al Valle del Cauca

La intoxicación masiva ocurrida esta semana en varias poblaciones del Valle del Cauca evidenció la existencia de una especie de cartel de licores.

Por: Luiyith Melo García | Reportero de El País Sábado, Septiembre 24, 2011
  • Comentar
    11
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
 
Licor adulterado, una ‘mafia’ que le cobra caro al Valle del Cauca

Según las autoridades, a la fecha el consumo de licor adulterado ha dejado 70 personas intoxicadas y cuatro víctimas fatales.

Foto: El País

En la tarde del pasado jueves, al mayor Carlos Villafañe lo invitaron de la secretaría de Gobierno de El Cerrito a evaluar la problemática de intoxicación en el pueblo, donde el pasado fin de semana hubo un muerto y 60 intoxicados por consumir licor adulterado. Mientras el oficial, alto funcionario de la Oficina de Rentas Departamentales, estaba en la reunión, envió un grupo operativo de siete personas para que revisara algunos establecimientos.

Cuando terminaba la reunión en la Alcaldía con un grupo de comerciantes, uno de los hombres llamó al celular del mayor a informarle que habían hecho un procedimiento en el Café Continental del centro de El Cerrito y habían encontrado 85 canecas de 375 cms cúbicos y 71 botellas de 750 cms adulteradas.

En ese café hay media docena de mesas de billar y expenden aguardiente. Lo curioso es que su dueño, un hombre de unos 80 años, estaba en la reunión con el mayor Villafañe y cuando supo del operativo celebró que lo hicieran “porque –dijo--uno no sabe qué le puedan haber metido”.

El anciano había comprado el licor a un distribuidor en un furgón sin logos ni distintivos. Pero la factura sí tenía las especificaciones de un documento legal.

Al trasluz, el contenido de las botellas se veían con impurezas. La gota dibujada entre la tapa y la botella no estaba marcada con láser, sino que fue pintada artesanalmente en líneas discontinuas. El aguardiente era falsificado.

Al ver que el licor que expendía estaba adulterado, el anciano sufrió una conmoción interior, le dio una especie de preinfarto y fue preciso llevarlo al hospital donde terminó en cuidados intensivos. Como muchos de los intoxicados.

La diferencia es que estos se bebieron todo un porrón de agua cristal de 20 litros, cargado de aguardiente adulterado, en la fiesta de la familia Asprilla del viernes 16 de septiembre en El Cerrito. Una provisión clandestina que los anfitriones encargaron a una amiga de Palmira, quien sabía de ‘alguien’ que vendía aguardiente en porrones a $150.000.

Víctor Asprilla, reconoce que sospechaban que el aguardiente no era legal, pero “compramos algo por ahorrar, lo compramos en porrón, pero también en botella y venía adulterado”, dijo Asprilla.

Los efectos no se dejaron esperar. Jackeline Rivas, una de las víctimas, recuerda que “rumbeamos y tomamos, pero no sabíamos que el trago estaba malo, yo sí me sentía mal, pero pensé que era guayabo y resulta que era intoxicación”.

La peor parte la llevó Liliana Murillo, una amiga de la familia. El metanol, ese veneno que le mezclan al aguardiente, la mató en pocas horas. María del Socorro Molina, gerente del hospital local, confirmó que los intoxicados que llegaron
“son familiares y amigos entre sí y viven en uno de los barrios de El Cerrito”.

Pero la tragedia no terminó allí. En la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario del Valle terminaron tres personas más a las que, según la toxicóloga Angélica Téllez, se les practicó hemodiálisis para que superaran el envenenamiento. El jueves, el mismo gobernador del Valle, Francisco José Lourido indicó que el parte médico era que los tres pacientes tenían muerte cerebral. Y que el departamento estaba en alerta.

Estaba claro. A los alambiques clandestinos se les había ido la mano y distribuyeron aguardiente envenenado, hecho con metanol y lo estaban vendiendo por porrones. No sólo en botellas. Y las víctimas terminaron siendo los más incautos.

¿Todo un cartel?

El comandante de la Policía Valle, Julián González, ofreció $50 millones a quien denuncie a los responsables de ese ilícito. No se han ubicado aún, pero se sospecha que son alambiques ubicados en Palmira y sus alrededores que surten el mercado circunvecino.

Este año, 62 personas han sido judicializadas por fabricar o distribuir licor adulterado o de contrabando en el Valle: 15 por parte de la Policía Valle, 17 por la Metropolitana de Cali y 30 por la Oficina de Rentas del Departamento.

También se han incautado 52.147 botellas y canecas de licor falsificado y se han abierto 300 procesos que deben estar arrojando resultados en un mes, dijo el coronel Marco Aurelio Puentes, subsecretario de Rentas del Valle.

Pero el mercado del licor falsificado es muy grande. La Asociación Colombiana de Industria de Licores calcula que un 25% del alcohol que se comercializa en el país es adulterado. Eso quiere decir que si el mercado de licores en el Valle es de
27 millones de unidades en un año, casi siete millones son licor falsificado.

Porque no sólo se adultera aguardiente, sino también, ron, vino, whisky, vodka, ginebra y hasta cerveza. El mercado del alcohol parece todo un cartel que mueve miles de millones de pesos.

Por otra parte, las incautaciones que hacen las autoridades de ese licor es mínima y no parecen hacerle mucho daño a los delincuentes. De hecho el coronel Puentes señaló que en un año se pueden incautar 70.000 botellas, lo que significa apenas el 1% de todo el licor adulterado. Eso implica, que el 99% del licor falso está circulando en el mercado doméstico sin mayor restricción.

El costo de producción de cada botella de aguardiente es $4.500 y en el mercado vale $20.000. Los impuestos son de alrededor de 10.000. Si se proyecta ese valor a siete millones de botellas adulteradas, las pérdidas por este concepto para las rentas departamentales serían del orden de $70.000 millones.

En ese sentido, la concejal Clementina Vélez denunció que Rentas Departamentales no cuenta con el presupuesto, el personal, los peritos, los vehículos y los laboratorios suficientes para ejercer ese control de manera oportuna y eficiente.

Como si fuera poco, una fuente de la Industria de Licores del Valle hizo notar que mientras hace cinco años esta compañía comercializaba 20 millones de botellas, al término del año pasado con Feria de Cali incluida se fijó la meta de vender 12 millones de botellas, pero sólo se terminaron comercializando nueve millones.

Eso quiere decir que hoy se está colocando menos de la mitad del aguardiente legal que se vendía antes, lo que abre el gran interrogante sobre qué pasó con ese mercado de once millones de botellas que se perdió en el último lustro. ¿Dónde está y quién lo está surtiendo?

Como dijo el toxicólogo del HUV Jorge Quiñónez, es probable que detrás de esto haya “mafias poderosas que están controlando el mercado”, incluso con la anuencia de funcionarios corruptos de la Industria de Licores, ILV.

Bernardo Collazos, gerente de la ILV, sostuvo que esa empresa no vende licor en porrones y no descartó que detrás de la adulteración haya bandas organizadas. La Policía anuncia que está detrás de ellas. Pero el negocio parece tan grande que apenas si se rasguñan pedazos de sus tentáculos.

  • Comentar
    11
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia