Noticias de Cali, Valle y Colombia - Sábado 1 de Noviembre de 2014

Opinión

opinion |  editorial - Agosto 28 de 2010 - 00:08
  • 2Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Imagen de Colombia

Cincuenta años después de su creación, Juan Valdez es más que la marca que representa el café colombiano en el mundo: es el símbolo de los caficultores, y el de la Colombia trabajadora, honesta, sencilla, auténtica y solidaria. El país que somos.

En la historia de la publicidad colombiana no hay una campaña tan exitosa como la de este personaje de sombrero, carriel y poncho, que cumplió medio siglo recorriendo el planeta con su mula Conchita. Su imagen tiene tal reconocimiento que en una encuesta en internet realizada durante la Semana de la Publicidad de Nueva York en el 2005 fue escogida como el ícono más recordado del mundo entre 24 marcas. De la mano de Juan Valdez, el del “100% Café Colombiano”, viaja una Colombia positiva.

Pero más allá de su valor como una buena imagen internacional, el cafetero representa la economía asociativa y solidaria. Cuando se creó hace 81 años la Federación Nacional de Cafeteros, dueña de la marca Juan Valdez, su objetivo fue contar con una asociación en la que se reuniera a los pequeños y medianos caficultores del país para trabajar en un solo frente la comercialización del grano y obtener así mayores ventajas competitivas.

La Federación reúne hoy a 500.000 familias caficultoras. Ha contribuido de manera constante al desarrollo económico, social y cultural de una porción importante de Colombia y ha mantenido una colaboración permanente con el Estado siempre en busca de brindarle estabilidad al sector cafetero. Lo ha hecho a través de sus comités departamentales y locales que supieron brindarles calidad de vida no sólo a sus asociados cafeteros sino a las comunidades de sus áreas de influencia.

En estas ocho décadas el café ha cambiado la vida de los campesinos colombianos, y su cultivo, que sigue siendo una actividad artesanal de mano de obra intensa y permanente, es una opción clara para derrotar al narcotráfico en departamentos como Nariño e impedir que se siga apoderando del campo. De ahí la importancia que tiene el proyecto de renovar 60.000 hectáreas de cultivos del grano en todo el país, incrementar para el año 2014 la producción y alcanzar los 17 millones de sacos de café.

El negocio del café ha pasado por épocas buenas, regulares y malas, y siempre ha podido salir de afugias. Y aunque en la actualidad hay inquietudes por el funcionamiento de la Federación y por el centralismo que parece apoderarse de sus destinos en desmedro de sus comités regionales, es una organización consolidada que mantiene el respeto de colombianos y extranjeros.

En estos 50 años, Juan Valdez ha contribuido a su consolidación. El reconocimiento del símbolo cafetero llevó a crear las tiendas y los productos con su nombre, que se encuentran en América, Europa y Asia y son adquiridos por más de 40 millones de personas. Es un sello de calidad, un valor agregado al negocio cafetero, que le aporta el 30% de sus ingresos por exportaciones. Más importante aún, es que Juan Valdez es un ejemplo de cómo a través del trabajo conjunto y la solidaridad, una nación se puede labrar un futuro basado en el trabajo honrado.

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

cerrar Seudónimo o email: *

Contraseña: *

  • 2Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia