Noticias de Cali, Valle y Colombia - Wednesday 16 de April de 2014

Opinión

opinion | columna |  victor-diusaba-rojas - April 07 de 2013 - 23:42

Menos armas y más cerebro

Algún día, ojalá, esta imagen será un pliegue en la historia de la humanidad. Casi salidos del libreto que los ata a unos mínimos de compostura, la inmensa mayoría de los presentes el pasado martes en la Asamblea General de la ONU, rompen a aplaudir y no faltan quienes celebran con gestos de haber alcanzado una conquista sin antecedentes.

Tenían razón. Por primera vez el mundo, para decirlo en términos no absolutos pero sí evidentes, se ponía de acuerdo para, en la realidad, cerrarle las puertas al comercio de armas, eso sí, con la convicción de que el camino para llegar a ese sueño será largo y culebrero. Pero comienzo tienen las cosas y esos 154 votos a favor de la resolución presentada por Costa Rica tienen un enorme significado si se parte de dos hechos contundentes. Uno, el - con matices - sorprendente sí de los Estados Unidos. Y dos, la inmensa minoría que significa la negativa de Irán, Corea del Norte y Siria.

Claro está, esas cuentas alegres parecen pasar de largo el hecho de que tres potencias armamentísticas del tamaño de China, India y Rusia se abstuvieron (junto a veinte naciones más), pero, más allá de su peso específico en el concierto mundial y en el negocio en sí, vale recordar que el poder de veto había sido desmontado meses atrás y en consecuencia, más que nunca, el voto de los estados miembros valía por igual. Aunque, y esto no es cualquier cosa, cada uno de naciones queda en libertad de firmar o no el tratado y de ratificarlo.

Entonces, ¿cuáles son las razones para echar campanas al vuelo? La primera, sin duda, el hecho de que les quedará cuesta arriba tener más armas a quienes anden en plan de destinar millonarios presupuestos a esa ruina que es la guerra, más aún, como suele suceder, si hay evidencias de que violan los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario. Es decir, quien quiera hacerse a, por ejemplo, aviones de combate, helicópteros artillados, misiles, tanques y demás, no dependerá de su chequera sino del visto bueno de la comunidad internacional.

Segundo, las armas ligeras, esas que alimentan nuestro conflicto y la violencia cotidiana, entraron en el tratado. Son ellas, en particular en América latina, las mayores causantes de las tasas de crimen, que además significan el 42% de los homicidios del mundo aunque apenas seamos el 8% de la población (Moisés Naím). Sí, ya sabemos que hecha la ley hecha la trampa. Los traficantes buscarán nuevas vías para sus mercados malditos, pero resulta improbable que algún Estado quiera correr el riesgo de verse castigado por violar lo que van a vigilar no solo los organismos internacionales sino millones de personas.

De hecho fue la sociedad civil la que impulso sin descanso durante la última década eso que ahora cristalizó la ONU. Y si partimos de que hoy los Estados Unidos proveen el 40% del armamento mundial (el año pasado vendió 6.864 millones de euros en instrumentos de muerte, seguida por Rusia, 6240 millones, y China, 1.400 millones), pues da para creer que esa fiscalización en algo le pegará al negocio. Al menos esa es la esperanza. La otra ilusión es que no se dispare, nunca mejor dicho, el mercado de aquello que no quedó cobijado en el tratado, como material antidisturbios y munición, entre otras piezas sueltas, a la larga ‘micos’ de la buena noticia.

Este Barack Obama que nos gusta (no el que mantiene Guantánamo abierto y funcionando o el hombre de mano débil con los enemigos de los inmigrantes, como lo es el criminal Sheriff Joe Arpaio, de Phoenix), cumplió y prometió. Y además, en la misma semana, el Presidente destinó 100 millones de dólares para estudiar eso que llamó “el misterio de las tres libras de materia que tenemos entre las orejas”: el cerebro. Aunque no será la única partida tendiente, en principio, a dar con las causas de Parkinson, Alzheimer, esquizofrenia y epilepsia que, sumados, padecen mil millones de personas. ¿Coincidencia? No, coherencia: a menos armas, más cerebro.

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

cerrar Seudónimo o email: *

Contraseña: *

Pizarrón

Mas columnistas

Alberto Valencia Gutierrez Alberto Valencia Gutierrez

Sociólogo. Profesor Departamento de Ciencias Sociales Universidad del Valle e investigador del Cidse desde 16 de mayo de 1977. Fue director Programa de Sociologìa y Maestrìa en
Sociología. Escribe para El País desde 1998.

Melba Escobar Melba Escobar

Melba Escobar estudió Literatura en la Universidad de los Andes. Se desempeñó como editora, profesora y gestora cultural siendo asesora del Ministerio de Cultura por cuatro años. En la actualidad colabora para distintos medios impresos nacionales con artículos, crónica y reportaje. En 2010 publicó su novela "Duermevela" y en 2007 el libro de testimonios periodísticos "Bogotá Sueña, la ciudad por los niños" proyecto ganador de una Beca de Creación del Ministerio de Cultura en 2004. Su trabajo periodístico y literario, lo combina con la enseñanza de periodismo narrativo en la Universidad del Rosario en Bogotá.

Carlos Mejia Gomez Carlos Mejia Gomez

Abogado y economista ha sido director de Planeación, secretario de Gobierno y secretario general del Valle del Cauca. Fue gerente de El País, representante a la cámara y senador. Escribe para El País dsde 1965.

Hoy se celebra un ano mas del asesinato de Jorge Eliecer Gaitan ocurrido cerca del medio dia en la ciudad de Bogota, hasta la fecha sin culpables directos pero ocurrio durante la Presidencia de Mariano Ospina Perez conservador y pocos dias despues de la Oracion por la Paz discurso pronunciado por el caudillo pero que segun la historia el asesinato fue premeditado seis mese antes como lo prueba su hija en un segundo tomo de memorias escrito por Gloria Gaitan Jaramillo.

las armas y la resolución de conflictos atraves de las armas me indignan!

don oxigeno tenemosque empesar por desrmar tantos corazones vengatibos y el lenguaje, su mercè escribe rerebonito. saludo bien aletosito.

A menos guerra, mas cerebro...a las calles en Bogota a apoyar el proceso de paz con los rebeldes...a terminar un conflicto de mas de cincuenta anos que ha dejado victimas de lado y lado y civiles inocentes... A marchar es la consigna, llenar las calles en demostracion de apoyo a un logro que va a beneficiar a Colombia. A respaldar la Paz, a pacificar nuestro Pais, a MARCHAR, A GRITAR, A APOYAR, A SACUDIRNOS DE LA VIOLENCIA, A SALVAR LA PATRIA DE LOS QUE QUIEREN LA GUERRA Y LAS ARMAS, A MARCHAR, MARCHAR, A MARCHAR HASTA EL CANSANCIO..........

Alfredo Molano Bravo en 4/7/2013 escribio en el Espectador:
NUEVE DE ABRIL: ! SESENTA Y CINCO ANOS !
" En visperas de una enorme manifestacion por la paz, quizas tan grande como la que convoco, Jorge eliecer Gaitan hace 65 anos, leo y reescribo: Llevamos 65 anos clamando, gritando, delirando y matando por la paz. El pais esta de acuerdo con ella, unos por el camino largo y escabroso de la palabra, otros por el expedito y sangriento de las armas. Esta dividido- peligrosamene - entre estas vias.
Por eso el pais entero debe salir este 9 de abril /2013, dia de las victimas a defender la posibilidad de la paz anhelada por todos.
y repetir como el pueblo gitano .." Somos un espiritu errante al que basta el cielo y la tierra para caminar; no nos apropiamos del fulgor de una estrella ni del viento que mueve las hojas. No tenemos reglas, respetaremos los acuierdos ".

de acuerdo ing. Luis Borrero, a marchar para respaldar las negociaciones de PAZ, ya es hora de conciliar diferencias y así evitar que el suelo patrio se siga anegando de sangre.

Gracias Oxigeno disuelto por su forma inteligente de pensar y entender las situaciones que vivimos dia a dia sin fanatismos torpes. Usted mismo en el cercano futuro sentira una mejoria para su familia y su entorno comparado con lo que vivimos hoy, y eso es lo que deseamos usted y yo con muchos otros que nos acompanan permanentemente. Le deseo lo mejor.

Para Oxigeno y don Luis:
Así como lo hice para protestar por la reforma a la Justicia, hoy estoy viajando a la Capital para unirme a la multitudinaria manifestación por la PAZ, porque entiendo que en Cali, son un poco "flojongos" para estos desfiles y además porque son expertos en inclinarse ante el mesías empezando por Sirirí que se resiste a la iniciativa de la PAZ.

Felicitaciones mil, Merlin III, usted da un ejemplo de colaboracion para que la paz en Colombia sea un hecho. Usted seria otro ciudadano ejemplar para integrar el proximo Concejo Municipal de Cali. No se preocupe por Siriri que el se defiende solo o los duenos del Paraiso ejidal de Cali lo ayudaran porque parece que en el Club Campestre ha caido en desgracia ultimamente. Todos sabemos o intuimos porque Siriri no le jala a la Paz concertada, y el es conocedor de esas causas muy bien. Merlin, le deseamos un feliz viaje a la capital de Colombia y un feliz regreso con miles de satisfacciones.

Buen titulo para la columna, pero esto no pasará, de ser una mera ilusión. Colombia nos ha enseñado, que todo lo que se reglamenta en leyes, es solo un sofisma. En nuestro país existe una tupida red de protección al ciudadano en todos los aspectos, se garantizan los derechos: De los niños, de las mujeres, los indígenas, discapacitados, los animales, en fin de todo lo habido y por haber. Pero de allí a que se cumpla existe un abismo.Las leyes se expiden, su espíritu generalmente es progresista, pero, tenemos siempre el pero: No existen los mecanismos para que lo expuesto en el papel se cumpla en la practica. La justicia se politizó, y solo cumple los mandatos del jefe de turno. Los órganos de control, solo son entes burocráticos: Buenos cargos, excelentes sueldos y prebendas, apoyos corrupcionales y cuando toca investigar desaparecen en la practica y solo se convierten en retorica amplificada por los medios masivos de desinformación.Estos controles a las ventas de armas siempre han existido, pero nunca se han cumplido. No olvidemos, que las grandes empresas de los países llamados "desarrollados", son la fabricación y venta de armas, producen mucho dinero y generan bastantes empleos.Siempre se critica públicamente a quienes usan las armas, pero jamas se dice nada de quienes las fabrican y venden. Por esa razón hay conflictos permanentes en todo el globo. El ejemplo de las Coreas, un país absurdamente dividido, a quien quieren poner nuevamente a pelear para ellos hacer su gran negocio.No son las resoluciones de la ONU, las que cambiaran las cosas en este planeta; eso solo se logrará, con la cultura. Cuando el ciudadano entienda que debemos comportarnos como raza y no como enemigos. Esta el verse si un loquito soberbio, de estos que hoy tenemos, llenos de armas nucleares, no destruya antes nuestro bello planeta azul, y nos permitan llegar a ese grado de desarrollo espiritual.

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia