Noticias de Cali, Valle y Colombia - Martes 22 de Julio de 2014

Opinión

opinion | columna |  melba-escobar - Julio 24 de 2012 - 23:59
  • 21Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Los cuentos de la gente

Desde hace diez años, Medellín ofrece un portafolio de Becas y Estímulos a la creación artística, tal como lo hace el Ministerio de Cultura a nivel nacional y a menor escala algunas ciudades intermedias. El significado de este esfuerzo es inmenso para quienes desde las artes visuales, la escritura creativa, el teatro, la danza, la música, entre otras prácticas, luchan por sacar adelante sus proyectos.

En Cali son muchos los colectivos que han manifestado el deseo de contar con un portafolio semejante, donde los recursos sean asignados de manera neutral, con el talento, el rigor y la viabilidad de las obras como únicos criterios. Pero más allá de esta consideración sobre la importancia de destinar una bolsa para entregar estímulos a las artes por medio de convocatoria pública, quisiera referirme a mi experiencia.

Además de haber participado como jurado en la categoría de literatura en esta oportunidad, lo he hecho en otras ocasiones, con participantes a nivel nacional. Al leer los textos, sorprende que se repiten continuamente los mismos elementos. Para comenzar, la gente asocia una historia -un cuento-, con hablar de muerte, asesinato, drogas, sexo casi siempre involucrando violencia, narcotráfico y desapariciones. La mayoría suele optar por este camino, o si no, por el camino de la reflexión ejemplarizante con moraleja al final, más cercana a la fábula o a la autoayuda que a la elaboración narrativa desde una propuesta estética.

¿Por qué se piensa que una historia que vale la pena ser contada debe tener como mínimo un muerto? ¿Por qué las escenas de sexo sacadas de quicio son una constante en nuestro imaginario? ¿Por qué la simple violencia sin contenido nos parece un tema en sí mismo? ¿Por qué usar 8 de cada 10 veces un narrador en primera persona, casi siempre alguien que odia al mundo y está buscando una venganza?

Detrás de estos relatos hay soledad, tristeza, muchísima desocupación e incluso una necesidad de catarsis, de confesión; detrás de los cuentos de la gente hay rabia, o bien el consuelo de la imaginación para dibujar un mundo distinto al propio, pero estereotipado y falso, como aprendido en las telenovelas del mediodía.

¿Por qué, por ejemplo, nadie escribe historias de amor, historias de familia, o de amistad? ¿Será que hemos llegado a la desviación cultural de pensar que sólo la violencia merece ser contada?

La violencia es también el jefe que maltrata a un subalterno, la alumna acosada por su profesor, el profesional que lleva cinco años buscando trabajo, la madre que pierde a su hijo por una bala perdida, en fin, las cosas que pasan todo el tiempo en cualquier parte. Y se entiende que si el contexto en el cual vivimos es violento, haya una necesidad vital de catarsis, de confesión. Al final, comunicarse es una manera de salvarse.

Detrás de los cuentos de la gente, está también la prensa amarillista, las series de televisión, el humor de Sábados Felices, los ideales de los Protagonistas de Nuestra Tele, los profesores mediocres más preocupados por las ‘competencias comunicativas’ que por la buena literatura.

Todas esas historias que consumimos a diario tienen nuestra sensibilidad aturdida.

Pero quizá buscando otras voces, desde el humor, las historias intimistas, o la violencia misma, con una elaboración que se aleje de los lugares comunes y el amarillismo, logremos poco a poco ir transformando la realidad que nos rodea.

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

cerrar Seudónimo o email: *

Contraseña: *

Dominio Público

  • 21Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Melba: bacana tu reflexión sobre los temas de los cuentos. Tu pregunta de por qué se escriben pocas historias de amor seguirá sin respuesta por mucho tiempo. Mientras nos escapemos a todos los esterotipos que mencionas. El Goni

Fuentes de sana inspiración existen muchas, lo recurrente es que siempre estamos asaltados por los noticieros amarillos que solo estrés le producen a la población que ya no piensa porque las novelas intrigantes le mantienen ocupado el cerebro con banalidades. Acontecimientos si hay para iniciar una historia de amor, la admiración que nos produce una pareja de ancianos tomados de la mano y con más de 50 años de matrimonio a cuestas, el nacimiento de una rosa con sus coloridos y sobre ella posada una abeja extrayendo el néctar como si fuese el beso de sus labios, el bello atardecer con un foco de sol en la pradera, las ovejas pastando y el canto de las aves despidiendo el día y también en las mañanas dando gracias al creador por proporcionarles un nuevo día. Me extendería toda una página citando la cantidad de material que la misma naturaleza nos proporciona para extasiarse en una narrativa exquisita en AMOR Y FIDELIDAD.

Personalmente creo que lo planteado por la columnista en lo referente a "lo que se estila",se da o se encuentra cuando los potenciales lectores nos dejamos guiar solamente por "los recomendados" de los sitios tradicionales de informacion y poseedores de gran poder para influenciar esos lectores.Asi como existe la prensa alternativa para someter a prueba el valor y la veracidad de la noticia diaria,existen posibilidades similares para el arte,literatura,poesis etc,pero lastimosamente cuando nos ofrecen por la calle un pequeño folleto sobre cine, literatura etc, lo tiramos a la basura sin siquiera escudriñarlo,quitandole todo posible valor informativo por el solo hecho de no tener "historia en nuestra memoria";recuerdo ahora, la época de los cineclubes,esa alternativa valiosa a el cine meramente comercial.se extraña,de verdad.

Ahí le copio un aparte del 1er. capítulo de mi libro, el cual creo que se ajusta a su requerimiento, porque es una HISTORIA REAL de mi familia que llegó del campo a la ciudad, pero no aquejada por la violencia, ni el desplazamiento. Todo esto lo cuento desde mis vivencias personales y empiezan por allá en el año 1956.
CAPITULO 1
¡La música es Amor y Vida!
- Foto 1912 donde aparece mi padre, 3º abajo a la derecha, y el abuelo Camilo Escobar 5º de derecha a izquierda de bigote. + Foto de boda padres del autor 18 Marzo/44.- (DESCRIPCIÓN SOBRE DOS FOTOS FAMILIARES CON QUE EMPIEZA EL LIBRO; la primera fue la inspiración que me llevó a escribirlo, porque es el origen de mis raices)
"La foto en blanco y negro, vieja, amarillenta, creo le calculo tiene más de 95 años de haber sido tomada, está rota en la punta de la parte superior derecha por lo que al leer la nota escrita en tinta china hacia el final no aparece completo el año que termina la nota, la cual dice así: “EL TENIENTE POLÍTICO Y LOS INDIGENAS DEL ORIENTE DEL ECUADOR…MARZO 8 DE 19….”., pero eso no importa, porque habiendo conocido y tratado personalmente a uno de los personajes que aparece en esa vieja foto que menciono, me es fácil deducir el año en que pudo haber sido tomada…1912 ó 1913 más ó menos. En esa foto está mi papá José Patrocinio Escobar Chávez y mi abuelo Camilo Escobar, inmigrante ecuatoriano, nacido en el año de 1872 (deducción por carta escrita a José P. desde Quito, Ecuador de fecha Noviembre 29 de 1.947 en mi poder, la cual transcribo y digitalizo al final de este capítulo*), que pudo haber llegado a Colombia hacia finales del siglo XIX y asentarse en el macizo colombiano como Teniente o Jefe de esa tribu de indígenas que aparecen en la foto de marras, son como 56 indígenas más o menos, pero por lo frio de la zona no son de la clase de indígenas que cualquiera se puede imaginar con guayucos de fique o taparrabos, plumas en la cabeza y tobilleras y manijas de pepas de colores, arcos y flechas, ¡no!, sus atuendos son totalmente diferentes están cubiertos en sus cabezas con sombreros de paja en su mayoría, algunos con sombreros negros redondos que parecen de fieltro cubriéndoles hasta las orejas, ruanas largas, escurridas que les cubren todo el cuerpo unas a rayas y otras negras y algunos hasta con zapatos y otros descalzos. Mi abuelo y mi papá están con sombrero, camisa, saco, corbata y zapatos, mi abuelo con gafas, claro no con la elegancia que cualquiera supone, la corbata de largo a medio pecho con el nudo mal hecho y torcido, el saco apretado que no les cierra bien como para poderlo abotonar y las mangas del saco difícilmente le llegan a las muñecas, es que ¡no les llegan!, los pantalones por encima de los tobillos, cortos y apretados, mejor dicho parecen dos pistoleros del viejo oeste norteamericano que aparecen en esas películas viejas y pasadas de moda, pero sin las pistolas y los atuendos de cuero propios de esos personajes, yo diría que parecen más bien como dos pobres gambusinos ó sea buscadores de oro también de ese viejo oeste que tienen cierta autoridad entre los que los rodean. Ahora, calculo que la foto fue tomada en 1912 ó 1913, justo por la época en que el famoso Transatlántico Titanic naufragó (madrugada del 15 de Abril de 1912, 2:20 a.m.) y estaría recién en el fondo del océano Atlántico Norte, porque la apariencia de mi papá en esa foto parece la de un muchacho de 15 ó 16 años ya que por el documento que poseo de Él, la fe de bautismo, se deduce que nació en el municipio de la Unión, Nariño, Colombia el día 16 de Julio de 1897, hijo de otra indígena un poco más civilizada de esa región llamada María Ignacia Chávez Rodríguez (hija de Álvaro Chávez y María Rodríguez, mis bisabuelos paternos por línea de mi abuela paterna, datos que están en la misma fe de bautismo mencionada), Presidente de Colombia en ese año Don Miguel Antonio Caro periodo de 1892-1898.
De cómo conoció el inmigrante ecuatoriano llamado Camilo Escobar, mi abuelo paterno, a María Ignacia Chávez Rodríguez, mi abuela…..¡no tengo ni idea!, lo cierto es que las fotos del viejo álbum familiar en poder de mi madre Aura Gutiérrez Vda. de Escobar hablan por sí solas y ahí se encuentra la vieja foto en blanco y negro, amarillenta y deteriorada descrita anteriormente, quise sacarla, desprenderla de ese viejo álbum para guardarla en otro dizque mejor sitio para que no se fuera a “perder” y “protegerla”, porque para mí personalmente esta foto es muy valiosa ya que es el comienzo de cómo empecé a descubrir mis raíces desde hace años por cosas que me inquietaron estando niño, las cuales le pregunté a mi papá y otras historias que él me narraba de los indios de la tribu donde pasó sus primeros años, historias que entre otras cosas aburrían a mí mamá, supuestamente más civilizada que él, cuando mi papá empezaba a hablar de los indios de su tribu, pero me pregunté…¿si se ha conservado por tantos años esta foto, más de 95 hasta nuestros días y permanecido desde hace mucho tiempo en nuestro viejo álbum familiar, a donde más podría guardarla?, entonces resolví dejarla en su sitio, y ahí está." (Continuará la próxima semana en la columna de SIRIRí)

La escuela actual como que solo sirve para domesticar espíritus. Después de pasar por ella la imaginación escasea. Gracias Melva

No sueñe estimada periodista, en colombia Solo algunas regiones gozan de la bendicion estatal y desafortunadamente ni cali ni el valle estan en ese paquete. Para nosotros solo producir los mayores ingresos para las arcas del pais y recibir desprestigio y persecuciones. Nuestros dirigentes no ayudantampoco, solo les interesa su lucro personal.

definitivamente ud es una soñadora,dice que poco poco podremos ir cambiando la realidad que nos rodea?.para que esta sociedad funcione con acciones mas nobles requerira un altisimo grado de SUFRIMIENTO de tal forma que comprendan lo maravilloso que es el mundo y que dejamos de gozarnolo por darle cabida a emociones perturbadoras tales como la envidia,la ira,el orgullo y el querer tener siempre la razon!.
EUROPA ES UN EJEMPLO CLASICO de transformacion de las sociedades,despues de haber soportado dos guerras mundiales y haber padecido altisimo grado de sufrimiento permitio que estas sociedades se dedicaran a cosas mas nobles y humanas huyendole a los actos violentos ,no fue exactamente la filosofia ,ni las religiones las que generaron este cambio de actitud frente a la vida,fue el gran maestro llamado sufrimiento!!.
en nuestro pais se SUFRE pero no toda la poblacion.lamentable que los seres humanos optemos por el cambio a traves del sufrimiento y dejemos de lado el camino menos doloroso como es el de la consciencia.

Apreciado Oxígeno, Muy interesante su comentario. Los europeos tuvieron su cuota de sufrimiento primero que nosotros. Ahora se encuentran de nuevo ante un cataclismo político y económico. Será que acaso el sufrimiento es cíclico? Y a nosotros más jóvenes como continente que estamos padeciendo por similares causas y otras adicionales cuánto más sufrimiento entonces hasta que los dirigentes del mundo tomen conciencia? Mientras tanto, quienes propendamos por un mundo mejor, sembremos con actitudes positivas, con recuperación de valores, con respeto y con dignidad por los principios que deben regir las sociedades. Feliz día.

Me pregunto:
Quien va a escribir un poema, una novela, un ensayo, un cuento cuando a su alrededor solo ve degradacion humana?.
Quien se inspira cuando al levantar la mirada ve a 4 "camajanes" hurtando con violencia?
Quien se ilumina cuando lee y ve noticias, novelas y editoriales que solo hacen aopologia al crimen?
A quien le entran ganas de escribir cuando hay ciudadanos que se hurtan el Estado a pedacitos y con cinismo?
De verdad son muy pocos los escenarios donde el artista se puede inspirar. Para la muestra un boton, la columna de Arbelaez venido en desgracia porque vive en ambiente de la nada de nada.

Tiros Flojos. Es difícil sustraerse al medio, pero se puede, para la muestra lo que sucede los jueves en este diario con las mejores plumas, junto con la de Melba y Maria Elvira Bonilla por supuesto. Saludos amigo.

le asiste la razon respetado Gines de Pasamonte, solo me falto escribir que son muy pocos los artistas que superan dicho entorno para brillar con luz propia, tal como nos lo demuestra hoy don Andres con su poema de mas abajo.

¡Vaya vaya! Nos resultó poeta Andrés..., y de los buenos. ¡Felicitaciones!

Pocos autores escriben para si mismos. Casi todos escriben para que los lean y para eso necesitan llegar a los sentimientos, instintos, acciones o pensamientos mas impactantes y salidos de lo normal.
Te comparto un escrito personal:

> Una sonrisa, un amanecer.
>
> Era una sonrisa con mujer. La olvidaré pronto, quizá.
> Su cara me podrá parecer absolutamente desconocida
> dentro de unos días, como tantas veces sucede con
> miles de personas con quien nos encontramos en una
> ciudad.
>
> Mas, su sonrisa es imborrable. Son mil curvas de la
> boca, todas en armonía para decir: ¡sonrío!. Nada más.
> Tan simple y tan escasa esa expresión.
>
> Expresión suave, tranquila, con ojos vivos. ¡Estoy
> viva y sonrío!. Sigue gritando con su sonrisa.
>
> La miro con fascinación, como me detuve esta mañana a
> esperar a que el sol sobrepasara la montaña en el
> amanecer hasta que me cegara.
>
> La miro sabiendo que puedo ser molesto.
>
> Su sonrisa es imperturbable, como el amanecer. Sus
> gestos no se inmutan por una mirada.
>
> ¿Acaso una mirada puede cambiar el rumbo del sol?. Ni
> la sonrisa de esa mujer.

Andrés. me perdonas el error de mi comentario pegado al de Tiros Flojos. Involuntario. De nuevo felicitaciones amigo.

Uy! Andrès Felipe! Què refrescante! què bello comprobar que sí hay personas a quienes inspira lo sencillo de la vida como la admiración por una mujer, el amor, la sonrisa de un niño, la madre, los amigos, en fin. Si hay, porque estos sentimientos están en el ser humano nunca morirán, aunque traten de imponernos el morbo, la violencia y las bajas pasiones. Felicitaciones!

¡Vaya vaya! Nos resultó poeta Andrés..., y de los buenos. ¡Felicitaciones!

Gracias Gines. No soy poeta, solo escribo lo que siento en momentos en que las palabras expresan urgentemente lo que mis sentimientos no pueden contener. Son escritos a una respiración, sin técnica literaria.

¡Ay bella Melba! Te “veo” un tanto desfasada en tu argumentación. Vamos por partes. Hace dos o tres años, un amigo que vive en suiza, me comentó que hubo un asesinato en ese país el año anterior a su comentario y eso significó un escándalo mayúsculo. ¡Aquí como lo sabes, no hablamos de un crimen al año sino de cientos al mes!

Así las cosas, no es de extrañar que el crimen, la violencia, se reflejen en casi todos por no decir todos los escritos.
Pero está bien, digamos que hay poca imaginación, digamos que hay que salirse de esos parámetros, entonces se estrella uno contra la corrupción que incluso ha permeado hasta la literatura. ¡Plop!
Lo digo con conocimiento de causa. Hace pocos años en mi Universidad, Univalle, hubo un concurso abierto de cuento sobre el constructo social. ¿El ganador? ¡Amigo íntimo del “jurado”. ¡Ja!
El cuento en cuestión sobre la criminalidad en Siloé, nuestro barrio de ladera, de una pobreza argumental, de una manejo del idioma tan pobre que causaba indignación el fallo.
Que tristeza que hasta en algo tan de suyo limpio, cristalino como el arte, haya sido también mancillado por nuestro eterno flagelo: ¡la corrupción! Así las cosas mi cara periodista, no te extrañes tanto por lo que sucede, pues cuando hay voces que pretenden hablar de poesía por ejemplo, son acalladas o tiradas al cesto de la basura sus escritos. Por ello, quien quiera descollar en las letras debe indefectiblemente enviar sus escritos a concursos internacionales. ¡Nada de Colombia!

Su columna es un llamado de atención muy importante. El espectador y en este caso el lector se ha convertido en cómplice de las producciones y relatos sobre las diferentes formas de violencia, porque aparentemente existe una relación subjetiva entre estos dos elementos: lo veo, o lo leo, pero no lo comparto. Y es lo que más vende. En los últimos años ha sido un tema recurrente, a pesar de las críticas que tambièn ha padecido.Sinembargo, las bellas historias de amor, de familia, de amistad, de ciencia ficción ocupan un lugar especial en el gusto de un gran público y en la vida real, prevalecen el amor, la familia, los amigos y todas las cosas bellas que nos brinda la vida.

ENTONCES PODEMOS DECIR:
Lo que se ve es lo que se escribe, ni que decir que poco se escribe sobre la corrupcion de nuestros politicos.Tambien tratamos de escribir sobre la vida de los personajes malos que tuvieron que ver con nuestra violencia, para tratar de convertirlo en heroes nacionales.
No creo que sea una desviacion cultural, no vemos otro tipo de cultura que no sea: corrupcion,violaciones, violencia, injusticia, por nombrar algunas.
Entonces, ?leeriamos las novelas de amor,familiar?.
Seria como vender cholados en el Polo Norte, ?QUIEN LOS COMPRARIA?.

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia