Noticias de Cali, Valle y Colombia - Jueves 24 de Julio de 2014

Opinión

opinion | columna |  medardo-arias-satizabal - Septiembre 07 de 2011 - 23:53
  • 16Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Se acaban las mujeres

Mientras observo la desafiante belleza de Amparo Grisales, ahora como jurado de ‘Yo me llamo’, su cuerpo dorado y firme ya en los 50 –se da el lujo de no llevar brasier-, y después de escuchar algunos cantes flamencos, “esta es la calle del aire/ la calle del remolino/, donde se remolinea tu corazón con el mío”, recibo la infausta noticia de que se acabarán las mujeres.

La voz sigue cantando: “Quién hará tu trabajo debajo de mi falda, la boca que era mía , de qué boca será… corazoncito herido en el combate con las entrañas… antes de que me quieras como se quiere a un gato, me largo con cualquiera que se parezca a ti”, todo esto en la radiola de Asomacho.

A las tres de la tarde del jueves 20 de enero del año 5000 no habrá mujeres en el planeta, según la muy seria y responsable revista ‘The Economist’. No obstante la predicción de una canción muy popular en Colombia, según la cual “la cosecha de mujeres nunca se acaba”, es claro que conforme pasan los años, decrece el índice de natalidad femenina.

Preocupante; aunque en el 5000 ya no estaremos, el panorama se ve desolador. “El hombre sin la mujer es como un marino sin goleta”, decía el filósofo puertorriqueño Ismael Rivera.

O sea que la predicción ‘científica’ contradice aquello de que “los hombres se subirán a los árboles huyendo de las mujeres…”, una supuesta frase bíblica que no he hallado por ninguna parte. Ya casi culmino mi lectura juiciosa del Viejo Testamento, y no encuentro esta joya en ninguna página. Voy en Ezequiel.

Preocupado, salí a la calle para constatar que las mujeres se están extinguiendo, pero, ¡oh sorpresa¡, comprobé que muy por el contrario, abundan más que nosotros. Al menos en Cali, donde superan anualmente en natalidad a los varones. Cada año nacen en Cali 4.500 niñas, en una proporción que preocupa, pues, de verdad, ¿quién podrá amarlas? Los varones estamos cada vez más escasos, y con la proliferación homosexual se acentúa esa sequía.

Por lo anterior, recientemente, me uní al club que pretende volver a los viejos valores de la especie, -los que van quedando- para preservar un poco de los tiempos clásicos. Pagué mi afiliación a Asomacho, donde nos comportamos como en tiempos de Humphrey Bogart, es decir, con un Bourbon permanente en la diestra, al atardecer, y una displicencia, notoria, por los blandengues.

En contra del enfisema, hemos vuelto a posar con un Lucky Strike, cinco letras, entre los dedos, y somos lacónicos de respuesta. En asuntos de mujeres, es mejor el silencio y un tosco desenfado. En cuestión de aromas, hemos vuelto al Vetiver y al Roger Gallet, y por la percha, elegimos corbatines y anillo con calavera.

Dicen que el hábito no hace al monje, pero como he vuelto a cultivar una frondosa barba, encargué ya bigoteras y una navaja de arco para la rasurada. Varón que se respete, a la antigua usanza, usa brocha y navaja. Nada de cuchillitas desechables.

En esto de acentuar la varonía no se deben escatimar esfuerzos. Acabo de vender el auto y ensillé bestia, para ir por la ciudad como a fines del Siglo XIX, en potro galopero, enjaezado como un andaluz.

Es probable que se acaben las mujeres, pero la que trepó en un árbol siendo niña, para mirar el velorio de un pariente desde ahí, y contarles a los de abajo, en una novela de Faulkner, no desaparecerá, como tampoco se irá Juana de Arco, a caballo; Lady Godiva, Carla Bruni, Scarlett O´Hara, con su traje de cortinas verdes; Luz Casal con los ojos cerrados, mientras canta ‘Piensa en mí’. O Lola Flores, arrebatada en una zambra, cuando todavía los viejos puñales tiritaban bajo el polvo.

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

cerrar Seudónimo o email: *

Contraseña: *

Castillo de Proa

  • 16Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Chévere la columna, lástima el ejemplo de Amparo Grisales: Fiel muestra del pésimo gusto que tenemos los colombianos.

tenía que ser poeta para ver en amparito una escultura movil, pero "fria?", émula de SAFO?; menor que "la venus de milo", pero adorable, para qué?, no lo se pero adorable, recuerdo mis solitarios hace muchos años, uf...pero bueno, cada cual con lo suyo, como cantaba MAGALDI, "quien dice que venus es la perfección, no ha visto tu talle ni oido tu voz", no es mi venganza de iluso, es la realidad, amparito siempre fue una escultura ambulante con la diferencia que va marcando el tiempo...será como el divino, de GARDEAZABAL, el que no gobernó con el ...solo recuerdos.

De verdad refrescante leer a alguien que, como Medardo, nos distrae de la dura realidad que ofrece el mundo, para meterle literatura a lo cotidiano, con tres ingredientes que encantan: imaginación, humor y buen uso del idioma.

Si, Gines Pasmonte. Medardo nos demuestra una vez más que para ser competitivo, hay que ser muy elegante, con clase, y tener mucha seguridad del tema tratado.
La literatura colombiana debe mucho al maestro. A mí particularmente me encanta esta frase del escritor del Misisipi:
“Lo más triste del amor es que no sólo no puede durar siempre, lo demás es una obsesión, sino que las desesperaciones son también olvidadas pronto. Yo hasta tanto me muera o te mueras, contigo estaré, si tu me lo permites”

Guaraguao:
Maelo, el compatriota filósofo cantó: "Dale pa' ‘ante que nací pa ser feliz a como dé lugar/ ya cantan los ruiseñores/ y ya se acerca de nuevo el día/ y para mí todo es alegría/ está contento el corazón porque me ama/ y si tú me colmas de besos oye cosita linda/ y me llenas de caricias no hay malicia que me atormente/ el mundo lo tengo a mis pies/ y por eso soy millonario en amor…”
Abrazotes alados, tu Pitirre,

Es este un mensaje Homosexual?

Un gay en potencia. Un macho no necesita escribirlo, sino comprobarlo.

Tienes razón Gines. Esa es la palabra “magistral”. El público no espabilaba. Invitamos a quienes deseen asistir en las próximas conferencias:
http://ntc-eventos.blogspot.com/2011/08/seminario-sobre-autores-afroamer...

Isa 4:1 Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio.
Isa 4:1 »En aquel día quedarán tan pocos hombres, que siete mujeres se pelearán por uno de ellos. Las mujeres les dirán a los hombres: “Si te casas conmigo yo me compraré mi propio pan y también mi propia ropa; por favor, cásate conmigo para que no me muera de vergüenza”».

Isa 4:1 En aquel día, siete mujeres agarrarána un solo hombre y le dirán:«De alimentarnos y de vestirnosnosotras nos ocuparemos;tan sólo déjanos llevar tu nombre:¡Líbranos de nuestra afrenta!»

Isa 4:1 En aquel día, siete mujeres agarrarána un solo hombre y le dirán:«De alimentarnos y de vestirnosnosotras nos ocuparemos;tan sólo déjanos llevar tu nombre:¡Líbranos de nuestra afrenta!»

Que risa. No tiene usted de que preocuparse, ni ahora ni en 5000 años. Las mujeres si escaseáramos con las pocas que quedemos, habrá para mucho rato.
Finalmente, no sé qué harían los hombres sin el parque de diversiones, sin la que besa, la que abraza, la que calla,la que aporta, la chofer, el reloj despertador, la secretaria, la cocinera, la ternura con falda, sin el taconeo por la casa apurando las causas, la mucama, la maestra, la contadora, la cantante, la risueña, la secretaria, la niñera, la enfermera, la entrenadora, la oficial de seguridad, la “calmadora” (de ánimos), la entendedora,la cobijadora oficial, la bombero (apaga todos los incendios), la psicóloga, la recicladora, el GPS (encuentra todo), la guardiana (cuida hasta el bolsillo). En fin, ¿Qué harían sin la remadora por todas las causas? porque eso y mucho más, somos las MUJERES. ¿Qué harían señores las 24 horas, los 365 días del año? Me re-muero de la risa allá en el infinito. Oren hombres porque el poeta hubiese leído mal las estadísticas. Buen día y nada de nervios.(mucha risa)

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia