Noticias de Cali, Valle y Colombia - Domingo 22 de Enero de 2017

Opinión

opinion | columna |  alfredo-carvajal-sinisterra - Enero 10 de 2017 - 23:52
  • Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error

Augurios económicos

Se afirma que las mejores observaciones de los economistas son pretéritas, analizan el pasado, entonces disertamos con autosuficiencia acerca de las causas que provocaron los hechos. Se equivocan con frecuencia cuando predicen el futuro. Son tantos y tan diversos los factores que inciden en el comportamiento económico que tenerlos en cuenta a todos es imposible. Muchos dependen de la voluble conducta humana, de acontecimientos tan impredecibles como una guerra o una epidemia. Nadie pronosticó hasta dónde descenderían recientemente los precios del crudo o el surgimiento del Sida.

Pues bien, se afirma que Colombia crecerá el 2% el próximo año, afirmación de la cual discrepo. Vamos a estar rondando el estancamiento. Crecimiento cero. Ojalá me equivoque.

Últimamente se ha producido una continua desaceleración en nuestras cifras de desarrollo. Las tendencias conservan inercia no contabilizada por los analistas. El factor primordial ocurrió debido a los altos precios del petróleo que produjo una revaluación del peso frente al dólar lo cual hirió profundamente a nuestro aparato productivo, que aún no da señales de haberse recuperado plenamente. Durante un período prolongado resultó mejor importar que producir nacionalmente. Otro ingrediente que sin duda ha incidido, sucedió con la errónea decisión del Banco Central de aumentar exageradamente las tasas de redescuento sin mayor fundamento, puesto que la inflación crecía estimulada primordialmente por la devaluación, un intenso verano y un paro camionero. No existía, entonces, una marea alta de demanda que presionara por sí misma la oferta.

En el año que se inicia continuará el déficit comercial, nuestras importaciones excederán con creces el valor de las exportaciones. El ingreso tributario que provino, en un 20% de la contribución petrolera, un aporte que no afectaba el bolsillo de las personas. Ahora con la reforma se aumentaron considerablemente los impuestos a los ciudadanos, se incrementó en tres puntos el IVA, en otras palabras, para el consumidor final los precios crecerán por este motivo en más del 18%, una suma considerable, imposible de subestimar.

El entorno externo presenta un oscuro panorama, por decir lo menos. Nuestros vecinos Venezuela y Ecuador se encuentran deprimidos, en nada nos ayudan a estimular la demanda que ahora tanto necesitamos. El señor Trump es una incógnita con signos más negativos que positivos. Europa continúa inmersa en sus propios problemas. China ya no es la locomotora del pasado.

Para fertilizar el consumo, a la vista solamente existen dos ingredientes seguros y otros poco probables. Por un lado, las inversiones en infraestructura 4G, y en otras latitudes, lo que se invertirá para honrar los compromisos adquiridos con la firma del acuerdo con las Farc, una parte de cuyo presupuesto se gastará en burocracia concentrada en la Capital, salas, tribunales, unidades de investigación, etc., seis nuevos entes, otra en los subsidios a los reinsertados. Entre los poco probables, se encuentra la recuperación de los precios del petróleo.

¿Qué hacer para que el Gobierno Nacional dilapide menos en fronda burocrática? Durante más de un lustro creció sus gastos sobre el PIB. Se ha convertido en un lastre difícil de sostener, pensando únicamente en mayor tributación.

Registro

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

  • Comentarios
  • Imprime
  • Reporta un error