Noticias de Cali, Valle y Colombia - Jueves 23 de Octubre de 2014

Conozca el rompecabezas que rodeó la muerte del excongresista Octavio Zapata

Paso a paso los investigadores del Gaula desenredaron el misterio por la desaparición del excongresista. Un robo que se salió de control.

Por: Redacción de El País Domingo, Julio 14, 2013
  • Comentar
    28
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter

Dato clave

Sobre Marisol Wong

Marisol Wong, la mujer señalada de servir de señuelo para engañar al excongresista Octavio Zapata, es una joven de 25 años de edad que estudió locución en un instituto de la ciudad y trabajó en varios programas de radio.
Según el director del Gaula, Marisol es una mujer que estudió en un buen colegio de Cali, pero no era buena estudiante de acuerdo a lo que cuentan las personas que la conocieron.
De esta mujer también se sabe que es madre de un niño de 5 años de edad y que se realizó varias cirugías estéticas antes y después del caso del excongresista Zapata.
Incluso, el día que la presentó la Policía tras su detención, Marisol estaba fajada ya que estaba recien operada.

Conozca el rompecabezas que rodeó la muerte del excongresista Octavio Zapata

Marisol Wong, la mujer que presuntamente engañó a Octavio Zapata.

Elpais.com.co

A 24 horas de la desaparición del excongresista del Valle Octavio de Jesús Zapata los investigadores del Gaula de la Policía empezaron a encontrar pistas para esclarecer este caso, que se ha convertido en toda una novela que no deja de asombrar a el país. Una desaparición que terminó siendo un robo que se salió de control y se convirtió en un asesinato.

Todo empezó mal desde el momento en el que, el lunes 24 de junio pasado, Zapata, de 74 años, le dijo a su conductor que no lo acompañara más y que lo dejara en la Avenida 6 con Calle 37, norte de Cali.

Desde ese momento no se volvió a tener noticias de él. Sólo se tuvieron noticias el 3 de julio pasado, cuando fueron capturadas seis personas, presuntamente, relacionadas con su desaparición. Las autoridades descubrieron que el excongresista Zapata había caído en manos de una banda que lo drogó, lo robó y lo lanzó al río Cauca.

Las piezas del rompecabezas

La primera pieza de este rompecabezas fue descubierta el martes 25 de junio, un día después de la desaparición de Zapata.

Los investigadores del Gaula llegaron a Bogotá luego de rastrear una compra que se había hecho con la única tarjeta de crédito que no alcanzó a bloquear la familia de Zapata luego de reportar su desaparición. Ese día, la compra fue por once millones de pesos en un local de un centro comercial del norte de la ciudad.

De acuerdo con uno de los investigadores del caso, la persona que hizo la transacción utilizó los documentos personales del excongresista Zapata para dicha transacción.

“En Bogotá pudimos identificar a la persona que había adquirido varios computadores gracias a un video del local del momento de la compra: era un hombre que luego se identificaría como Luis Fernando Wong”, dijo el investigador.

Los datos que el comprador entregó en el negocio llevaron a los investigadores a un local de computadores de La Pasarela, en Cali. Según la Policía, el local es propiedad de los Wong.

Mientras en la capital del país se encontró una pieza de este rompecabezas, en Cali las autoridades seguían otras pistas. El coronel Javier Navarro, comandante del Gaula Valle, explicó que la noche del 24 de junio pasado alguien realizó una llamada desde el celular de la víctima a una vivienda en la capital vallecaucana.

Los investigadores llegaron hasta la casa, allí una mujer les dijo que esa llamada había sido de una conocida suya, de nombre Marisol, a quien le estaba cuidando su hijo de 5 años.

La madeja empezó a desenredarse. Una de las hermanas de Luis Fernando se llamaba Marisol. Esta mujer es señalada de ser la persona con la que se encontró Zapata el día de su desaparición en la Avenida 6, así como de entrar y salir en el norte de Cali de un motel y luego de un restaurante bar con el político.

Este seguimiento y rastreo a las primeras pistas del rastro de Octavio Zapata le fueron permitiendo a los investigadores del Gaula armar la novela de lo que había pasado desde la desaparición del excongresista. Los policías y un fiscal especializado analizan las otras propiedades de la familia Wong. Y una de ellas es una finca en el corregimiento La Dolores, en Palmira. Justamente, la llamada que hicieron desde el celular de Zapata fue realizada en esa zona.

Ya con esas evidencias, hace dos semanas el Gaula obtuvo varias órdenes de allanamiento y de captura en Cali y La Dolores. En la finca del corregimiento de La Dolores detuvieron a cinco personas, entre ellas cuatro miembros de la familia Wong. La otra captura se realizó en el local de computadores.

En la finca, a uno de los investigadores le llamó mucho la atención el nerviosismo de Ruperto Vélez, mayordomo de los Wong. “Él estuvo muy dispuesto con las autoridades desde el principio, pero sus expresiones me dejaron claro que sabía algo más de este hecho, así que lo convencí para que hablara”, afirmó el oficial.

A partir de ese momento, Ruperto se convirtió en el testigo estrella de las autoridades: confesó que la noche del 24 de junio a la finca de los Wong llegó Zapata en la parte de atrás de un taxi, al parecer, muy borracho.

“Al excongresista en la finca lo despojaron de todas sus pertenencias”, le dijo Ruperto al Gaula.

Pero el testigo estrella también relató que en días pasados en un hotel de Cali había conocido a Zapata por intermedio de Marisol, porque el político le iba a ayudar a conseguir un nuevo trabajo.

Ruperto, además, aseveró ante las autoridades que Marisol le confesó que planeaba robar “a ese señor” días después.

Incluso, el mayordomo, le entregó al Gaula un billete de un dólar con una marca que dice “T. A. Papá” y dos frascos con medicamentos. “Zapata cargaba el dólar en su billetera ya que era un regalo que le había dado su hija y cuando los implicados en el caso le pidieron a Ruperto que quemara las pertenencias del excongresista, éste decidió guardar algunas”, indicó el investigador.

En la finca también estaba Héctor Fabio Agualimpia, quien es señalado de manejar el carro del político. Agualimpia se convirtió en el segundo testigo de la Fiscalía.

El País conoció fragmentos de su declaración, en la que revela que se les fue la mano con la escopolamina y deciden lanzarlo al río Cauca. “...Vamos ahí, dice Lucho vamos a llevarlo donde les dije, al puente del Cauca yendo para el aeropuerto. Entonces me dice chino camine llévelo y de ahí se lleva el carro, yo les dije yo no voy...

“Lucho me dijo camine que no se demora yo me asomo y el señor está en la parte de atrás, le han amarrado los pies y las manos, yo les digo no lo llevo si no lo sueltan, yo les dije que así no les llevo el carro, me dijeron tranquilo y lo desamarraron Lucho y el otro. Después Lucho me dijo que me fuera con Magali, que los siguiera, salgo de la finca y me dirijo a coger la vía recta Cali-Palmira, me voy atrás de ellos que iban en dos motos, adelante iba Lucho y atrás el otro muchacho”.

“Cogimos la vía a Yumbo por Sameco y al llegar al puente del Cauca la moto que iba adelante apaga las luces y se orilla en el puente del río Cauca, eso fue como entre las 11:20 y 11:30 de la noche, yo me parqueo, Lucho y el acompañante abren la puerta de atrás del lado derecho, el señor estaba roncando, roncaba y se quejaba, lo bajan y yo me voy para la finca. Cuando yo doy el retorno para la finca, Magali me dice que la lleve a la finca que iba a recoger un maletín, llegamos a la finca y lo recogió...”.

Con la información de Agualimpia los investigadores empezaron a buscar el cuerpo del excongresista en las aguas del Cauca.

El pasado 3 de julio, el propio director de la Policía, reveló que Zapata podría estar muerto. Al día siguiente los seis capturados fueron llevados ante un juez de Control de Garantías. La Fiscalía les imputó los cargos de desaparición forzada y hurto agravado. En ese momento no había sido encontrado el cuerpo del político.

Agualimpia y Luis Fernando Wong aceptaron los cargos imputados. El resto: Jhonatan Wong, Fabián Javier Wong, Marisol Wong y Leidy Magali Ruíz se declararon inocentes. Al parecer, la familia Wong negociará con el ente acusador en las próximas semanas, según reveló un abogado que los está asesorando.

Pero la historia aún no ha terminado. El viernes pasado, el director del Gaula, general Humberto Guatibonza, reveló que se cree que esta no fue“ni la primera ni la segunda vez que cometieron este delito, el hurto. Y seguramente cada vez le entraba un buen dinero por su accionar. Esta familia tiene negocio de computadores en el norte de Cali, una finca a las afueras de la ciudad. Estamos frente a una banda muy organizada, que tenía buenas conexiones, que trabajaba con escopolamina, que sabían lo que estaban haciendo”.

  • Comentar
    28
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia