Noticias de Cali, Valle y Colombia - Miércoles 17 de Diciembre de 2014

Legalizan captura de presuntos implicados en 'carrusel' de armas en la Tercera Brigada

En la tarde de este jueves se retomarán las audiencias, en las que la Fiscalía imputará cargos de concierto  para  delinquir  agravado,  fabricación,  tráfico  y  porte  de  armas  de  fuego y peculado por apropiación en grado de tentativa.

Por: Redacción de El País Jueves, Diciembre 19, 2013 - 9:16 a.m.
  • Comentar
    12
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
Video
Legalizan captura de presuntos implicados en 'carrusel' de armas en la Tercera Brigada

Cuerpos de inteligencia descubrieron en la Tercera Brigada un cartel que robaba armas, que habían sido incautadas a la guerrilla y a otros delicuentes, para venderlas en el mercado negro.

Ampliar
Legalizan captura de presuntos implicados en 'carrusel' de armas en la Tercera Brigada

Entre los cuatro detenidos por el 'carrusel' de armas en la Tercera Brigada del Ejército hay dos militares activos.

Elpaís.com.co | Jorge Orozco

El Juez 28 de Control de Garantías de Cali legalizó la captura de cuatro personas, entre ellas dos militares activos, que presuntamente están vinculadas con el robo de armas del almacén de evidencias de la Tercera Brigada del Ejército, que luego eran vendidas a organizaciones sicariales de la ciudad.

Durante las audiencias preliminares, realizadas el miércoles en Cali, fueron legalizados los allanamientos hechos en el sur de la ciudad, los elementos decomisados por las autoridades y las capturas de los cuatro indiciados. En la tarde de este jueves se retoman las audiencias, en las que la Fiscalía les imputará cargos y solicitará medida de aseguramiento.

A los detenidos se les acusa de concierto  para  delinquir  agravado,  fabricación,  tráfico  y  porte  de  armas  de  fuego y peculado por apropiación en grado de tentativa.

La captura de las cuatro personas fue realizada en la madrugada del miércoles por miembros del CTI de la Fiscalía y del propio Ejército. Hasta el momento no se ha podido establecer la cifra de armas que se han desaparecido en el almacén, ya que los investigadores del CTI siguen realizando el inventario. Inicialmente, el número de pistolas y revólveres desaparecidos llegaba a 200, aunque se calcula que son más.

Un reporte de la Fiscalía indica que el   CTI, tras meses de investigación, ha logrado establecer que “las  armas  decomisadas  se  extraían  de  dicho  depósito con la ayuda de una mujer quien las camuflaba en su cuerpo y luego eran vendidas a terceros que las comercializaban, al parecer, a organizaciones delictivas dedicadas al sicariato, en la capital vallecaucana”.

La investigación

Según la Fiscalía, la investigación por la pérdida de armas comenzó en marzo pasado. La primera sospecha se originó en el interior de la misma Tercera Brigada, a raíz de un derecho de petición de un ciudadano que solicitó la entrega de su arma con la orden judicial, pero esta no apareció en el almacén de evidencia, que era donde había sido entregada.

Asimismo, el Juzgado de Instrucción Penal Militar No. 50 ordenó un peritaje de las armas en custodia, pero éste no se realizó. Por esa razón se inició otra investigación.

Pero el hecho que prendió las alarmas ocurrió el 16 de agosto pasado, cuando una mujer fue sorprendida al intentar salir de las instalaciones del Cantón Nápoles de la Tercera Brigada con siete revólveres adheridos a la cintura. Los soldados sospecharon de la extraña actitud de la mujer, por lo que fue requisada. Al revisar sus documentos de identificación, se descubrió que la mujer era la esposa de un sargento retirado del Ejército.

Luego de estos cuatro meses de investigación la Fiscalía pidió órdenes de captura para el esposo de la mujer detenida, un civil y dos suboficiales, quienes eran los custodios del deposito de evidencias.

“Se trata de un sargento viceprimero, que era el encargado del almacén desde hacía un año aproximadamente, y un cabo primero, que también trabajaba ahí desde hacía dos años”, explicó el comandante de la Tercera Brigada del Ejército, general Luis Fernando Rojas. El oficial agregó que, por protocolo, estos dos militares eran los únicos autorizados para ingresar al almacén de evidencias.

Cómo operaba la banda

La Fiscalía ha podido establecer que la red funcionaba de la siguiente forma: Alias El Profe -el sargento retirado- era el enlace para conseguir las armas con los dos suboficiales del almacén de evidencias.

Su esposa ingresaba a la sede de la Tercera Brigada, aprovechando que, al ser esposa de un militar retirado, tenía un carnet de servicios médicos y sacaba las armas de fuego.

Otra de las piezas de este rompecabezas es que el sargento retirado figura en una base de datos como el representante legal, en el 2004, de una empresa de seguridad, conformada por retirados. El militar, señalado por las autoridades como el intermediario, era quien vendía las armas por encargo. La otra persona detenida es un civil, quien, presuntamente, era el comprador de los siete revólveres.

Este hombre era quien había encargado las armas de fuego que, según las pesquisas de los investigadores, planeaban entregarse el 18 de agosto (entrega que no pudo realizarse porque la mujer fue sorprendida con las armas).

Aunque el civil detenido no figura con antecedentes penales ni anotaciones de inteligencia, las autoridades investigan si tiene relación con alguna banda delincuencial de la capital vallecaucana.

  • Comentar
    12
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia