Noticias de Cali, Valle y Colombia - Lunes 22 de Diciembre de 2014

¿Cuáles son las consecuencias de ser víctima de un ataque con ácido?

El caso del ataque con ácido a una mujer en el barrio Libertadores, en Cali, es uno de los tantos que se han presentado en Colombia en los últimos meses. Las consecuencias de este tipo de agresiones, en su mayoría, pueden llegar a ser permanentes.

Por: Elpaís.com.co Miércoles, Enero 23, 2013 - 11:00 a.m.
  • Comentar
    10
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
5

.348 casos de violencia física, verbal o psicológica contra la mujer se reportaron en Cali en el 2012, según datos de la Personería Municipal.

Video
¿Cuáles son las consecuencias de ser víctima de un ataque con ácido?

Una mujer fue atacada con ácido en su rostro, cuando salía a trotar hacia las 6:00 a.m. del martes 22 de enero. Por el hecho fue capturado un hombre de 19 años, quien según las autoridades es el presunto agresor.

Ampliar

Dato clave

Recuerde

Si usted es víctima de un ataque con ácido, lo primero que debe hacer es lavarse la zona afectada con agua fría, especialmente si se trata de uno de sus ojos. Es importante que no intente cortar la reacción del químico con ningún otro líquido.
La atención de emergencia por este tipo de casos es obligatoria en cualquier centro asistencial, según explican los especialistas.

 
¿Cuáles son las consecuencias de ser víctima de un ataque con ácido?

Este es el hombre capturado por, presuntamente, atacar con ácido a una mujer en el barrio Libertadores.

Elpaís.com.co | Cortesía Policía Metropolitana

El martes 22 de enero, muy temprano en la mañana, una mujer salió de su casa en el barrio Libertadores de Cali para hacer su rutina de ejercicios. Había trotado unos cuantos metros cuando, sin razón aparente, un joven le echó un líquido en la cara.

En ese momento, la mujer sintió un fuerte ardor en la cara. El hombre, de 19 años, le había rociado una sustancia que, al parecer, es un tipo de ácido. En ese momento ella se convirtió en una nueva víctima de una agresión que este año ya ha afectado por lo menos a tres mujeres en Colombia y que puede traer consecuencias irreversibles.

La primera víctima del 2013 fue una mujer de Santander de Quilichao, Cauca, que no quiso salir a bailar con un hombre. Días antes otra mujer, quien discutía con la propietaria de la casa en la que vivía, sufrió quemaduras por el ácido con agua caliente que su arrendataria le arrojó.

El caso de esta semana en el barrio Libertadores es el primero en Cali en lo corrido del año. Pero la situación no es nueva: en el 2012 cinco personas fueron atacadas con sustancias químicas en la ciudad, dos de ellas con gasolina. Y, aunque las autoridades no llevan una estadística de este flagelo, Bogotá es la ciudad más afectada en Colombia. El año pasado se registraron 17 agresiones de este tipo en la capital del país.

Estos casos, que han conmocionado a los colombianos en los últimos meses, son la razón por la que a mediados del 2013 comenzaría a aplicarse la ley que aumenta a ocho años de cárcel la pena mínima de agresiones con ácido. Actualmente los ataques con químicos son tipificados como lesiones personales, las cuales tienen penas entre 1 y 9 años de cárcel, dependiendo del tipo de incapacidad de la víctima.

Sin embargo, para muchas el daño ya está hecho. ¿Cómo afrontar este tipo de hechos violentos?

El daño físico

Desde el punto de vista médico, las ataques con químicos, ya sean ácidos o alcalinos, pueden afectar permanentemente la piel o los ojos. Incluso, en algunos casos, las quemaduras llegan hasta el tracto respiratorio y digestivo de la persona, lo cual implica un tratamiento profundo.

El médico Luis Hernando Moreno, jefe de Dermatología del Hospital Universitario del Valle, explica que las quemaduras por este tipo de sustancias pueden ser superficiales -es decir, de primer y segundo grado- en las que hay posibilidades de una buena cicatrización en cuestión de meses, a través de tratamientos con especialistas.

Sin embargo, químicos como el ácido clorhídrico pueden llegar a causar quemaduras profundas de segundo y tercer grado que comprometen hasta los músculos de la zona afectada. "La recuperación de estas lesiones puede durar años. Hay quemaduras de tercer grado que pueden hacer retracciones, es decir, destruir parte de la oreja, la comisura de los labios, la nariz, entonces se deben realizar una serie de cirugías", afirma el médico.

Pero una de las mayores preocupaciones de los especialistas cuando tratan víctimas de ataques con ácido son sus ojos. "Esto es lo primero que se afecta cuando la sustancia es arrojada en el rostro", dice el doctor Moreno. Sobre estas lesiones, el doctor Óscar Piñeros, quien lidera la unidad de Oftalmología del HUV, explica que las secuelas pueden llegar a ser permanentes, pues en ocasiones la víctima pierde la vista parcial o completamente.

"La rehabilitación de los pacientes depende de qué tan severa es la quemadura. Lo que hacen estas sustancias es dañar una estructura del ojo que es la córnea, un tejido transparente que, al sufrir un daño, se torna opaco e impide que la persona tenga buena visión", explica el doctor Piñeros.

Las lesiones más graves a la córnea pueden requerir de un trasplante de este tejido. Sin embargo, en el caso de las agresiones con ácido esta no es una solución definitiva. "Cuando la quemadura es muy severa, el pronóstico de qué tan buen resultado se logra con un trasplante de córnea no es tan bueno, pues la superficie del ojo queda muy afectada".

Actualmente, un paciente en Colombia puede demorar hasta seis meses a la espera de un donante de córnea pues, como dice el oftalmólogo Piñeros, "el suministro de donantes ha disminuido en el país en los últimos meses". Otra de las consecuencias del ataque es la afectación de los párpados. "La cicatriz puede retraer y deformar el párpado, por lo que toca hacer una serie de cirugías reconstructivas", afirma el médico.

Los dos especialistas coinciden con que lo primero que debe hacer una persona que ha sufrido una lesión con ácido es echarse agua fría en la zona afectada. El doctor Piñeros recalca que "el manejo inicial del paciente es lo más importante, pues incide profundamente en el pronóstico. Lo primero que debe hacer, si la sustancia le cae en el ojo, es lavárselo y luego dirigirse a urgencias de un hospital, para que le hagan un lavado exhaustivo y la córnea sobreviva".

Lo mismo debe hacerse cuando el químico cae sobre la piel. El dermatólogo Moreno afirma que lo primero que se debe buscar es bloquear la acción de la sustancia, "ojalá en los primeros 30 segundos, pues ésta sigue quemando hasta que sea el organismo el que la bloquee". Agrega que no se debe intentar contrarrestar el efecto con otro líquido. Por ejemplo, en el caso de la leche, que es un alcalino, la reacción puede ser adversa.

Un proceso de duelo

Al igual que cuando muere un ser querido, un ataque con ácido puede provocar un proceso de duelo por parte de la víctima, según explica el doctor Fernando Acosta, psicólogo de la Secretaría de Salud Departamental.

"La persona va a tener que hacer un duelo frente a la imagen que ha tenido de sí misma. Todos vivimos en un duelo permanente, pues todos envejecemos, pero cuando ese deterioro es de un momento a otro la persona cumple las etapas de duelo de no aceptación, rabia... y finalmente depresión", dice el especialista. Es en este momento que "va a necesitar acompañamiento familiar y psicosocial. Esta pérdida, además, se vuelve más dolorosa si ocurre en una relación de pareja o sentimental".

Por su parte, el psicoanalista Luis Sigman, asesor de la Secretaría Departamental, explica que este tipo de eventos traen efectos traumáticos a la "identidad de la persona. Se quiere afectar el imaginario de identidad física, de su amor por sí mismo. Aquí la palabra sevicia es llevada a un nivel especialmente extremo y cruel".

Ambos especialistas aseguran que lo más importante es que la víctima reciba atención psicológica, la cual está cubierta por el POS. "Las personas tienen derecho a recibir atención durante todo un año con psicólogos y trabajadores sociales. Este es un tema en el que la sociedad debe asumir una responsabilidad y contribuir al bienestar de la víctima", asegura el psicólogo Acosta.

Para él, este tipo de ataques hacen parte de la violencia de género, "que tiene un componente inaceptable, pero cultural, pues se ha crecido con la representación social de que la violencia hacia la mujer es menos grave. Este es un factor de la cultura patriarcal y machista, por lo que debe haber una sanción ejemplarizante, así como procesos de educación que permitan que esta situación se considere absolutamente grave".

Así mismo lo aborda María Eugenia Betancur, defensora de los derechos de la mujer, quien dice que este tipo de agresiones "tienen que ver con el manejo del control del cuerpo, que es un manejo del poder. Culturalmente se ha creído que los hombres tienen poder frente al cuerpo y la personalidad de las mujeres y con eso se busca diezmar su autoestima, impedirle su desenvolvimiento social".

María Eugenia Betancur indica que las consecuencias no sólo son para la víctima del ataque, sino también para su familia, por lo que "el sistema de justicia en el país debe evaluar y mirar cómo aumentar las penas a ese tipo de delitos".

  • Comentar
    10
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia