Noticias de Cali, Valle y Colombia - Sábado 10 de Diciembre de 2016

Reducción de la pobreza en América Latina se frenó por la crisis económica

| Autor:
Reducción de la pobreza en América Latina se frenó por la crisis económica

Para ganar la lucha contra la pobreza en América Latina y el Caribe, los niños deben tener un mejor acceso a oportunidades básicas (educación y servicios),  según afirman expertos del Banco Mundial.
 
Entre 2000 y 2014, la pobreza extrema (personas que viven con menos de US$2,5 al día) en América Latina y el Caribe se redujo de 25,5 % a 10,8 %, pero desde 2012 el ritmo de esa reducción ha sido mucho más lento debido a la desaceleración económica. Lea también: Más de 200 mil colombianos han salido de la pobreza extrema este año: DPS.
 
Simultáneamente, la desigualdad descendió de manera marginal, aunque sigue siendo elevada. Asimismo, la región avanzó significativamente en términos de ampliar el acceso a oportunidades, especialmente servicios básicos como electricidad y educación. Sin embargo, la continuación de estos avances está siendo empañada por la actual desaceleración económica, que ya frenó la expansión de la clase media, aseguraron.
 
“Para que la región continúe avanzando en la gran transformación social en la que se embarcó a comienzos de este siglo, debemos asegurarnos que cada niño tenga una oportunidad razonable de alcanzar su verdadero potencial”, dijo Jorge Familiar, vicepresidente del Banco Mundial para la región. 
 
“En un contexto de desaceleración económica, se torna aún más importante mejorar las oportunidades de los niños provenientes de entornos desfavorecidos, tal como el acceso a una buena educación”. Se estima que 385 millones de niños viven en pobreza extrema en el mundo.
 
 Óscar Calvo, gerente de la práctica de pobreza para América Latina y El Caribe del Banco Mundial, dijo ayer  durante la conmemoración del  Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que si la región mantiene su desempeño en términos de ampliar el acceso a servicios (electricidad, agua, saneamiento, internet), la mayoría de estos probablemente logren una cobertura universal para el año 2030. 
 
 “Desafortunadamente, el tener padres con un nivel bajo de educación e ingreso, así como el vivir en un área rural, siguen siendo barreras importantes en términos de acceso a oportunidades y movilidad económica intergeneracional”, dijo.
 
En la actualidad, alrededor de 1000 millones de personas en el mundo  viven en la pobreza extrema y más de 800 millones de personas padecen hambre y malnutrición. “Sin embargo, la pobreza no se mide solamente por la insuficiencia de ingresos; se manifiesta en el acceso restringido a la salud, la educación y otros servicios esenciales y, con demasiada frecuencia, en la denegación o el abuso de otros derechos humanos fundamentales”, destacó Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas.
 
Agregó que todos los Gobiernos y sociedades tienen la obligación de abordar las desigualdades socioeconómicas sistémicas y facilitar la participación de todas las personas que viven en la pobreza extrema para que puedan ayudarse a sí mismas.
 
 

Continúa leyendo

Publicidad

Comentarios